ELIGE SUB-SECCIONES en "Métodos de Aborto"

¡ADVERTENCIA!

 


 

FOTOS QUE MUESTRAN LA VIOLENCIA DEL ABORTO

La mayor parte de la cultura actual vive en un estado de negación respecto del aborto. Ha convertido este crimen en una abstracción, para luego hablar o debatir acerca de él de forma displicente. Llegó la hora de acabar con esa indiferencia. Llegó la hora de sacudir las conciencias.

Por otro lado, no estamos aquí para rechazar a nadie. Nuestro objetivo no es condenar a nadie que de una forma u otra se haya involucrado en un aborto. Condenamos el acto; no a la persona. Sabemos que muchas mujeres, y hombres también, se han arrepentido y sufren a causa del síndrome postaborto. A esas personas les ofrecemos humildemente los medios para alcanzar la curación, a través de la reconciliación con Dios y con ellas mismas. Las invitamos a visitar, en el portal de VHI, el enlace a “Postaborto” en:http://vidahumana.org/temas-de-ayuda/ayuda-postaborto.

Precisamente para cumplir con estos dos objetivos, mostrar lo horrible que es el aborto y al mismo tiempo dar esperanza a los que se han involucrado en él pero están arrepentidos, tenemos en línea esta sección que muestra fotos de bebitos abortados y la sección"Postaborto".

A los que verán estas fotos, les advertimos que es posible que después sientan una gran indignación por este crimen que se realiza legalmente en no pocos países del mundo, cuya legalización es objeto de promoción en muchos otros, incluyendo los de América Latina. Reiteramos, como tantas veces hemos dicho antes, que la respuesta a esta abominación, no es la violencia, ni verbal ni física contra nadie, sino la oración, la educación y el servicio a las mujeres embarazadas e, incluso, el ofrecimiento de la misericordia de Dios y el Sacramento de la Confesión a las  personas que se han involucrado en un aborto.

Las imágenes que usted verá a continuación, muestran la monstruosidad del aborto y, por tanto, no son aptas para menores.

Si las mostramos es por la misma razón por la que se justifica publicar imágenes de las víctimas del holocausto nazi o de las bombas napal de la guerra del Vietnam: llaman la atención sobre una realidad que no se debe tolerar. Las fotos que verá a continuación muestran víctimas inocentes del holocausto más grande de la historia en EEUU, donde cada año son sacrificados más de un millón y medio de seres humanos, a quienes no se les permite nacer.

Si la foto de una criatura abortada es tan horripilante; ¿acaso no será mucho peor tolerar que se permita esta cruda realidad?

Categoría relacionada: Fotos de bebés abortados.

Estas aqui:Aborto|Métodos de Aborto|HLI

HLI

Lcda. Marlene Gillette Ibern
Asesora Legal de VHI

Las causas de la homosexualidad

Son muchos los estudios sobre las causas de la homosexualidad. A continuación se ofrecen algunas de las categorías básicas que recogen estas causas:

o El homosexualismo compulsivo

Se ha determinado que la identidad individual está íntimamente vinculada a la identidad de género. Cuando no hay una sana relación afectiva por parte del padre hacia el hijo o por parte de la madre hacia la hija, estos hijos e hijas se ven emocionalmente impedidos de identificarse con el género respectivo de su padre o de su madre, debido al rechazo activo o pasivo, o de ausencia en sus vidas por parte del padre o de la madre. Por su parte, estos hijos e hijas desarrollan una ansiedad grave debido a la marginación paternal o maternal que sufrieron. A partir de la adolescencia, estos hijos e hijas comienzan a buscar esa identificación con su género que ansiosamente saben que necesitan. Esa gran ansiedad puede culminar en la búsqueda de una relación sexual con personas de su mismo sexo para así intentar terminar con su sentido de aislamiento. Es tan grande esa necesidad de afirmación y aceptación por parte de su género que es por eso que se les escucha decir a menudo: “esto es algo que necesito” o “me voy a morir si no lo tengo” [11].

o El homosexualismo sintomático

Bajo esta categoría se ha determinado que el homosexualismo es síntoma de otros problemas de la personalidad, lo cual puede tener distintas modalidades:

- Una necesidad de afecto o afirmación – Son aquellos que no recibieron apoyo ni afecto en términos generales, por ejemplo, de aquellos de su género y edad en la escuela o del padre o la madre que hubiesen deseado un hijo del sexo opuesto, por lo que buscan ese apoyo y afecto desesperadamente a través del sexo con personas de su mismo género; entonces la actividad homosexual se torna obsesiva para poder llenar ese vacío.

Equipo educativo
Human Life International

1. ¿Qué es el Depo-Provera? La inyección Depo-Provera es un tipo de fármaco hormonal anti-fertilización que a veces funciona como un anticonceptivo, pero a veces, funciona como un abortivo. El ingrediente activo es el depósito de acetato de medroxiprogesterona (DMPA), una forma sintética de la hormona natural progesterona, desarrollada originalmente para el tratamiento del cáncer uterino durante la década de 1950. Una mujer que ha ingerido este tipo de fármaco recibe cada tres meses una inyección de 150 mgs de DMPA, por vía intramuscular profunda. Aunque todavía está bajo investigación, existen también otros métodos de aplicación de este fármaco, incluyendo la aplicación inyectable directamente por la misma paciente de forma subcutánea, la cual está siendo comercializada en África como “Sayana Press.”

2. El Depo-Provera tiene efectos anticonceptivos y abortivos. El Depo-Provera tiene tres efectos, dos de los cuales son anticonceptivos. Como tantos fármacos hormonales, puede de igual manera impedir la ovulación y engrosar la mucosa cervical, haciendo de esta manera difícil para el espermatozoide llegar al óvulo. En ambos casos se impediría la concepción, de ahí que estos efectos sean anticonceptivos. La información suministrada con el Depo-Provera también menciona que “inhibe la secreción de las gonadotropinas, lo cual, a su vez, impide la maduración folicular y la ovulación y como resultado el adelgazamiento del endometrio”. Cuando el endometrio, el revestimiento interior del útero, se adelgaza, se comporta de forma hostil a la implantación. Esto significa que el Depo-Provera actúa a veces como un abortivo, puesto que termina con la vida de un nuevo ser humano después de la concepción.

Abby Johnson

Las mujeres de hoy en día estamos convencidas de que nuestra fertilidad está “fragmentada”, ya que si está “fragmentada”, tenemos que “repararla” con una pastilla anticonceptiva. Creemos que el haber podido concebir es una “carga” o un “problema”. Por eso “reparamos” algo que está fragmentado.

En ningún otro caso esto es considerado una buena idea. No perdemos el tiempo reparando algo que está funcionando apropiadamente. Eso es contraproducente. Si me tomara el tiempo para retirar las piezas de un automóvil nuevo que no tiene problemas mecánicos, eso sería muy tonto. No solo sería una gran pérdida de tiempo, sino que me estaría prestando para averiar algo que anteriormente estaba funcionando perfectamente.

Esto es lo que las mujeres hemos hecho con nuestros cuerpos. Al “reparar” algo que no está averiado, lo que hemos hecho es crear más problemas para nosotras mismas. Tomamos anticonceptivos para “arreglar” nuestra fertilidad, la cual funciona plenamente, y haciendo eso hemos visto un dramático crecimiento del cáncer de seno y de los órganos reproductivos. Si nos ponemos a pensar, nos daremos cuenta de que eso no tiene ningún sentido.

Estuve usando métodos de control de la natalidad durante 15 años. He sufrido físicamente debido al uso de esos métodos, incluyendo un periodo largo de infertilidad. Y con esto no quiero ser una aguafiestas, pero literalmente espero el día en que sea diagnosticada con cáncer del seno. No solo tengo antecedentes de familia, si no que he ido incrementando mi propio riesgo al usar durante 15 años anticonceptivos hormonales y haber llevado a cabo dos abortos.

Denise Hunnell, M.D.

Leemos en el Génesis que Dios creó un hombre y una mujer. Escuche cómo Adán habla de Eva: “Al fin esta es huesos de mis huesos y carne de mi carne; ella se llamará Mujer porque fue tomada del hombre” (Génesis 2:23). Y luego, Adán le da el nombre de Eva a su esposa, que significa “Madre los Vivientes” (Génesis 3:20).

Desde el principio, nunca ha habido el temor de que la mujer fuese una creatura inferior al hombre. Adán y Eva eran de géneros distintos, pero iguales en dignidad. Ambos fueron creados plenamente a imagen de Dios.

Desafortunadamente, la cultura actual rechaza esta igualdad y percibe la plenitud de la femineidad como si fuese una maldición. Para lograr el éxito, a las mujeres se les presiona a que rechacen su propia constitución biológica e intenten parecerse más a los hombres. Nunca ha sido ello más evidente que en la manera con que hoy día se aborda la fertilidad y la maternidad.


Por el personal de Human Life International


Un informe que se funda en una nueva investigación realizada en Chile demuestra que los abortos legales no son más “seguros” para la mujer que los abortos ilegales.


Los investigadores del Instituto MELISA han analizado datos que muestran “que no solamente la mortalidad vinculada a los abortos continúa su tendencia a disminuir en Chile, luego de la aprobación, en 1989, de la ley que los prohíbe, sino también que las dadas de alta de pacientes de los hospitales debido al aborto han disminuido significativamente  durante la última década”.


Un estudio en curso de este instituto también sugiere que las mujeres embarazadas que se sienten presionadas y temerosas tienen un riesgo más elevado de abortar a sus bebés por nacer. Estas mujeres constituyen, en este estudio, el 70% de más de 3,000 que tienen un embarazo no planeado. Para impedir el aborto, los datos sugieren que se desarrollen y promuevan programas de apoyo maternal para abordar las necesidades de mujeres vulnerables,  lo cual ha dado como resultado que del 69 al 94% de estas mujeres ha dado a luz a sus bebés al final de un embarazo completo.

Brian Clowes, PhD
Director de Capacitación Provida
Human Life International

Los nueve mitos acerca del “matrimonio” homosexual.

Mito #2: “El matrimonio heterosexual se ha vuelto un desorden, de manera que el matrimonio gay está bien”.

Los activistas a favor del homosexualismo dicen que no se debe criticar el concepto de “matrimonio homosexual”, porque hay muchos matrimonios heterosexuales que han fracasado. Si algún famoso de la farándula o político que se considera a sí mismo “favorable a la familia” ha estado casado varias veces y ha sido sorprendido en adulterio contra su cónyuge actual, claro, sería un acto de hipocresía si condenara el “matrimonio” homosexual.

En este caso, los activistas a favor del homosexualismo están intentando practicar un viejo truco. Estos activistas señalan a las personas que no tienen un verdadero compromiso con el matrimonio, personas que se han casado varias veces, personas que no tienen lugar en su corazón para los niños, personas que han sido sorprendidas en adulterio varias veces, y entonces dicen que el compromiso de ellos es mejor que el de esas personas.

Ese “argumento” es ridículo. Para poder obtener una mejor comparación, los activistas a favor del homosexualismo deberían compararse con las personas que toman en serio el matrimonio. Pero, desde luego, estos activistas no hacen eso, porque saben que siempre quedarán en segundo lugar.

El Sacramento del Matrimonio no tiene ningún problema. Los que tienen un problema son las personas cuyo compromiso matrimonial es débil. Ello es culpa, en parte, de la cultura en que vivimos, la cual comenzó promoviendo la promiscuidad a través de los medios de entretenimiento, hizo posible esa conducta sexual irresponsable por medio de la anticoncepción, y luego legalizó el divorcio exprés y el aborto.

Las consecuencias de todo este desorden son terribles. El 60% de las parejas que se casan viven juntas antes de la boda y la mitad de los matrimonios termina en divorcio. Más del 40% de los niños nace fuera del matrimonio y el 35% de los niños vive en familias monoparentales. Los niños que viven en familias monoparentales constituyen el 63% de todos los suicidios juveniles, el 70% de todos los embarazos en adolescentes, el 71% de todos los casos de abuso de sustancias prohibidas en adolescentes, el 80% de todos los jóvenes encarcelados y el 90% de todos los niños desamparados o que han abandonado su casa [7].

Las iglesias también merecen una gran parte de la culpa, ya que son pocos los ministros que tienen el valor de hablar en contra de males como la anticoncepción, el divorcio o aún el aborto.

Pero, más que todos, nosotros el pueblo tenemos la culpa, pocos de nosotros se han puesto en pie y han luchado contra estos males.

Hoy en día, aproximadamente la mitad de las personas, en vez de presentar a su cónyuge, se refieren a quien las acompaña como su “compañero de vida”, “persona significativa”, “amigo o amiga con beneficios”, “mi pareja”, mi amigo nocturno”, “mi socio amoroso” o toda una plétora de otros términos que se refieren a una relación de segunda o tercera clase que puede ser descartada a capricho.

El diluir el sentido del matrimonio no va a lograr que la situación mejore un ápice.

Usemos una analogía, los activistas a favor del homosexualismo dicen que nosotros los “héteros” poseemos un auto con los cuatro neumáticos desinflados, el motor hecho un bloque sólido oxidado y cada pieza plana de metal magullada y sucia. De manera que, dicen ellos, para terminar, debemos hacer estallar los cristales.

¿Y cómo es que eso va a ayudar a que el auto vuelva a funcionar?

Es ridículo considerar el matrimonio como muchos lo viven: usando anticonceptivos, cometiendo adulterio, divorciándose y consumiendo pornografía. Debemos considerar el matrimonio como este debe ser vivido: con unos esposos que son mutuamente fieles y están abiertos a la transmisión de la vida. Ese es el ideal, y debemos comparar el “matrimonio” homosexual con eso, y no con el “matrimonio” de alguna estrella de cine que aparece en los tabloides y que se hace famosa video-grabando sus relaciones sexuales, durmiendo con docenas de hombres o mujeres diferentes y luego divorciándose después de un “matrimonio” de unos cuantos días.

Continuará.


Nota:
[7]. Véase: William J. Bennett, The Index of Leading Cultural Indicators, Nueva York: Broadway Books, 1999,www.broadwaybooks.com.

Comunicado de prensa de la Administración del American College of Pediatricians (“Colegio de Pediatras de EEUU”, traducción libre).

La Academia de Pediatría de EEUU (AAP, por sus siglas en inglés), en su declaración “La anticoncepción para los adolescentes” [1], promueve el mito del “sexo seguro” al mismo tiempo que hace caso omiso de las graves consecuencias que la actividad sexual temprana puede tener en la juventud. Aun cuando se usan anticonceptivos, el comenzar a tener relaciones sexuales a una temprana edad ha sido vinculado con consecuencias negativas, como la multiplicidad de compañeros sexuales, las infecciones de transmisión sexual (ITS), el aumento de la probabilidad de daños psicológicos (sentimientos de pesar, depresión, intento de suicidio), el aumento del abuso de sustancias y una disminución en el desempeño académico. Por otro lado, el postergar la actividad sexual, sobre todo hasta el matrimonio, ha estado vinculado a una mejor salud emocional y física, un mejor desempeño y un matrimonio más estable.

La AAP erróneamente transmite la impresión de que las relaciones sexuales son actividades en las que los adolescentes inevitablemente se van a involucrar y que la anticoncepción es la respuesta. Los autores declaran que la anticoncepción es un “pilar en cuanto a la disminución de las tasas de embarazos”. Pero el convertir este tipo de aseveraciones en la característica principal de cualquier mensaje relacionado con la prevención de embarazos está condenado al fracaso y, como la historia ha demostrado, es menos eficaz que el mensaje a favor de la abstinencia sexual. Si bien es cierto que la anticoncepción puede evitar el embarazo, no mitiga las consecuencias negativas señaladas arriba.

La declaración proclama con entusiasmo que la anticoncepción farmacológica es más eficaz que el uso de condones, al mismo tiempo que descaradamente pasa por alto los daños que causa la promiscuidad sexual. El enfoque de este lineamiento parece facilitar sutilmente un comportamiento dañino fundado en los méritos de disminuir (no eliminar) el riesgo de daño. El mensaje implícito en esta promoción de la anticoncepción es que la actividad sexual temprana es inocua siempre y cuando se utilicen condones y anticonceptivos.

Además, al enfatizar la disminución de los riesgos (por medio de la anticoncepción), la declaración echa a un lado el evitar los riesgos (por medio de la abstinencia sexual). La declaración les dice a los médicos que animen a los adolescentes a “postergar el comienzo de la actividad sexual hasta que estén listos”. No menciona, sin embargo, el postergar dicha actividad hasta el matrimonio ni tampoco el involucrar a los padres en esta decisión tan importante para la vida. De hecho, la declaración hace todo lo posible por enfatizar la exigencia legal de que el médico mantenga toda la historia sexual del adolescente lejos del conocimiento de sus padres. Dadas las consecuencias tan negativas de la actividad sexual temprana, que hasta pueden arruinar la vida del adolescente, el prohibir a los padres formar parte de ese diálogo constituye una burla a la autoridad paterna. La investigación ha demostrado que los adolescentes se benefician mucho de la supervisión y vigilancia de sus padres y de la rendición de cuentas ante ellos. Los adolescentes cuyos padres se involucran en sus vidas son más propensos a postergar el inicio de la actividad sexual.

El Dr. Den Trumbull, presidente del Colegio de Pediatras de EEUU, declara: “Nuestro mensaje a los pacientes que son adolescentes no debe ser el usar anticonceptivos, sino los tremendos beneficios físicos, psicológicos y aun conyugales (en un futuro matrimonio) que se derivan de esperar a tener relaciones sexuales hasta después de la boda. Cualquier cosa menos que eso es hacer componendas con la verdad”.

El Colegio de Pediatras de EEUU es una asociación nacional de médicos y profesionales de la salud, debidamente licenciados, que se especializan en el cuidado de recién nacidos, niños y adolescentes. La misión del Colegio es hacer que todos los niños sean capaces de alcanzar, en grado óptimo, su salud física y emocional, así como su bienestar. Para obtener más información acerca del Colegio, visite, por favor, nuestro sitio cibernéticowww.Best4Children.org [2].

 

Notas:
[1]. Véase: http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2014/09/24/peds.2014-2299.
[2]. Este documento, en su versión original en inglés, se encuentra en: http://www.acpeds.org/promoting-the-myth-of-safe-sex.

A continuación reproducimos en español la declaración que emitió el Padre Shenan J. Boquet, Presidente de HLI, el 29 de septiembre, el mismo día en que la Academia de Pediatría de EEUU (AAP, por sus siglas en inglés), publicó un anuncio por medio del cual recomendó que las niñas de 18 años para abajo usaran anticonceptivos de larga duración, como los dispositivos intrauterinos y los implantes.

Con el anuncio de hoy de que la AAP ha aprobado para menores de edad el uso de peligrosos fármacos hormonales que fomentan una conducta sexual arriesgada, contemplamos la más reciente evidencia de cómo una ideología sexual extremista ha infectado la que antes era una prestigiosa entidad de la medicina en esta nación. Esta academia les acaba de decir a las hijas jóvenes de EEUU que el involucrarse en conductas sexuales arriesgadas no constituye un problema de falta de seguridad y que pueden usar fármacos  que de ninguna manera mejoran su salud, sino que de hecho las ponen en riesgo de sufrir una miríada de graves efectos secundarios [1].

¿De qué otra manera se puede explicar una declaración tan atolondrada por parte de la AAP, que contiene solamente un reconocimiento superficial del comportamiento más seguro y ético para los adolescentes, que es la abstinencia sexual? Ninguno de los médicos de esta academia puede mirarlo a usted a los ojos y decirle que una jovencita que se involucre en una actividad sexual arriesgada, mientras usa estos fármacos hormonales, va a obtener mejores resultados que otra joven que se abstiene de la actividad sexual y evita estos fármacos.  Ni uno. Sin embargo, los que dirigen esta organización están recomendando que las jovencitas y sus padres escojan el camino más peligroso y destructivo; y ello viene nada menos que de las “autoridades” que tienen la obligación de proteger la salud y el bienestar de los menores de edad.

Y ello no es todo. La autora del artículo reimpreso y muy difundido del sitio web de noticias acerca de la salud y la medicina, www.healthday.com, que dio a conocer las recomendaciones de la AAP, utiliza solamente fuentes de Planned Parenthood, sin mencionar los intereses económicos que esta organización abortista tiene en este asunto [2]. Planned Parenthood quiere que los legisladores fortalezcan el mandato anticonceptivo de la ley de “salud” de Obama y obligar a que estos peligrosos métodos anticonceptivos reversibles de larga duración sean dispensados gratuitamente. En el artículo, la autora trata a Planned Parenthood como si fuese una autoridad desinteresada, y presenta a dos médicos vinculados a Planned Parenthood como si fuesen voceros revestidos de objetividad y autoridad. Uno esos médicos es el director de medicina de Planned Parenthood del Estado de Missouri, aunque no es identificado como tal. El otro médico es un representante del Instituto Alan Guttmacher, que fue fundado por Planned Parenthood y continúa apoyando su agenda por medio de investigaciones sesgadas. Al mismo tiempo, la autora del artículo desestima de manera ridícula las serias reservas acerca de la seguridad de estos métodos que tienen los cerca de 10,000 pediatras de EEUU.

En realidad, se trata de un comunicado de prensa de Planned Parenthood. Se trata solamente del dinero y, concretamente, se trata de la que antes era una prestigiosa academia de la medicina sirviendo de anunciante para los mercaderes de la industria de los anticonceptivos, para Planned Parenthood y para todos los que lucran cuando las jovencitas se entregan a las relaciones sexuales antes de que estén listas para el matrimonio.

La promoción de esta conducta insalubre para menores de edad no es simplemente una imprudencia, es un acto de maldad. Los padres de familia tienen que despertar y ahora mismo. Esta ideología está corrompiendo nuestras escuelas y cada una de las instituciones que antes defendía a los menores. Los padres deben exigir, en los términos más contundentes que les sea posible, que esta propaganda no influya en las leyes, ni a nivel local ni nacional, so pena de que sus hijas jóvenes sean tratadas como animales en quienes no se puede confiar la toma de decisiones correctas acerca de su sexualidad y su salud. Hagan lo que deben hacer para proteger la inocencia y la pureza de sus hijas, y no se dejen intimidar por los que lucran con la destrucción de la salud de las jóvenes.

Finalmente, imploro a mis hermanos sacerdotes y a nuestros fieles pastores que prediquen acerca de los males de la anticoncepción, especialmente cuando algunas autoridades de la medicina presentan estos peligrosos fármacos como si fuesen esenciales para la salud de las jovencitas. Nada podría estar más lejos de la verdad, ya sea que hablemos acerca de su salud física o espiritual. Como pastores, tenemos la obligación de decir la verdad con amor.

 

Notas:
[1]. Véase: “Efectos negativos de la píldora anticonceptiva”, Temas para el Diálogo Provida, Vida Humana Internacional, 2009. Totalmente documentado. Disponible gratuitamente en las oficinas de VHI: 305-260-0525;  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . Véase también: “American Academy of Pediatrics Favors Drugs and Risky Behavior Over Abstinence,” 3 de octubre de 2014.http://www.hli.org/2014/10/american-academy-pediatrics-favors-drugs-risky-behavior-abstinence/.
[2]. Véase: Amy Norton, “IUDs, Implants Endorsed for Teen Birth Control,” WeMD News from HealthDay, 29 de septiembre de 2014, http://teens.webmd.com/girls/news/20140929/pediatricians-endorse-iuds-implants-for-teen-birth-control.

Kirsten Andersen

La Academia de Pediatría de EEUU (AAP, por sus siglas en inglés) ha actualizado sus lineamientos en relación con los anticonceptivos para menores de 18 años y ha recomendado que la primera línea de “defensa” ante el embarazo para las adolescentes sean los anticonceptivos implantables, como el dispositivo intrauterino (DIU o IUD), o los implantes sub-dérmicos hormonales.

La AAP dice que debido a que no se puede confiar en que las adolescentes se van a abstener de relaciones sexuales, ingerir habitualmente la píldora anticonceptiva o lograr que sus compañeros sexuales usen condones, que entonces la mejor manera de asegurar que no queden embarazadas es colocarles un “anticonceptivo reversible de larga duración” – un dispositivo que, una vez instalado, suministrará continuamente una dosis de hormonas que impiden la ovulación o que impiden que un óvulo fecundado se implante, causando así un aborto temprano. El grupo dice que aún a las niñas muy jóvenes que todavía no se han involucrado en la actividad sexual se les pueden colocar estos dispositivos, como una medida preventiva.

Gina Sucato, miembro de Physicians for Choice (“Médicos a favor de la Opción”, traducción libre) fue una de las autoras de estas recomendaciones. Apenas publicadas el pasado 29 de septiembre, las recomendaciones enfrentaron una mezcla de reacciones.

“Me siento muy contenta”, dijo Ana Radovic, una médica del Center for Adolescents and Young Adult Health (“Centro para la Salud de los Adolescentes y Jóvenes Adultos”, traducción libre), una “clínica” sexual para niños y jóvenes adultos entre las edades de 12 a 21 años. Su organización suministra DIUs y otros anticonceptivos a menores de edad de hasta solamente 12 años, sin ni siquiera exigir que se notifique a sus padres ni se obtenga su consentimiento. También remite a una similar “atención confidencial” en un hospital cercano en el cual se cometen abortos.

Radovic dijo al rotativo “Pittsburgh Post-Gazette” que ansiaba ver a más médicos implantarles el DIU a jovencitas. “Ello les dará a los médicos de cabecera y a los pediatras la información que tanto necesitan de que se trata de un procedimiento seguro, aún para chicas muy jóvenes que nunca han tenido relaciones sexuales”, dijo.

Por su parte, Hearther Boonstra, directora de políticas públicas del Instituto Alan Guttmacher, dijo que “las recomendaciones de la AAP serán de gran ayuda. Se trata de intentar cambiar la mentalidad de los que proporcionan [servicios de salud], quienes cada vez más reconocen que las adolescentes son usuarias apropiadas del DIU”. El Instituto Alan Guttmacher se dedica a la investigación proaborto y tiene vínculos con [la abortista] Planned Parenthood (“Paternidad Planificada”, traducción libre).

Sin embargo, los que defienden la seguridad de los menores de edad y observadores provida dijeron que las recomendaciones de la AAP envían un peligroso mensaje y hasta podrían causar problemas de salud de por vida.

“Como padre de familia que soy, me siento particularmente horrorizado que esta recomendación venga de un grupo de médicos”, dijo Eric Scheidler, director ejecutivo de la Pro-Life Action League (“Liga para la Acción Provida”, traducción libre), en una entrevista concedida a LifeSiteNews. “Todo el mundo sabe que las relaciones sexuales entre los adolescentes es una mala idea, y una recomendación como esta envía un doble mensaje. Por un lado, están intentando animar a los adolescentes de que se abstengan de relaciones sexuales, pero, por el otro, les están dando las herramientas para no abstenerse”.

“Sabemos que la preocupación más grande que tienen los adolescentes, en cuanto a las relaciones sexuales, no son las enfermedades de transmisión sexual, ni los corazones rotos que resultan de ellas, ni el daño que las mismas causan a la capacidad de establecer vínculos duraderos más adelante en la vida, sino los embarazos. Al quitar esa preocupación, los adolescentes inevitablemente tomarán decisiones irresponsables”.

Scheidler dijo que también estaba preocupado por el énfasis tan grande que la AAP le daba a la “confidencialidad”, lo cual, aseguró, se trata en realidad de “darles la espalda a los padres” en cuanto a las actividades en que sus hijas se puedan involucrar o están ya involucradas.

“La recomendación de la AAP sugiere de una manera no tan oblicua que aún en aquellos estados donde a los médicos no se les prohíbe hablar con los padres, que no lo hagan de todas maneras”, añadió.

A Scheidler le preocupa que darles a las chicas que no tienen todavía la edad del consentimiento un acceso sin barreras a los anticonceptivos, facilitará a los violadores esconder el abuso sexual de ellas.

“Se trata de otro ejemplo más del doble mensaje y de la contradicción inherentes a todo esto”, dijo Scheidler. “La primera contradicción es decir que no quieren que los adolescentes se involucren en relaciones sexuales, que deben animarles a que se abstengan de ellas, pero entonces los desaniman de la abstinencia sexual dándoles anticonceptivos. Asimismo, les dicen a los médicos que la ley les exige reportar los casos de abuso sexual de menores, pero también les exigen no decirles nada a los padres acerca de la actividad sexual en que sus hijas menores de edad están involucradas – actividad que, en muchos casos, puede ser, por definición legal, una actividad criminal”.

Aparte de las implicaciones morales de colocarles anticonceptivos de larga duración a chicas menores de edad, Scheidler dijo que también le preocupaba mucho la seguridad de estas jovencitas.

Hay dos tipos de DIUs actualmente en el mercado de EEUU: hormonales y de cobre. El DIU hormonal, que se comercializa con los nombres de marca Mirena y Skyla, suelta una dosis constante de hormonas que engañan al organismo femenino haciéndole creer que hay un embarazo, para que así no suelte un óvulo. Si ese mecanismo no funciona, entonces el dispositivo hace que el útero se vuelva hostil a la nueva vida humana que se desarrolla en él, causando un aborto temprano. Mirena tiene unan duración de 4 a 5 años; mientras que la de Skyla, que se utiliza en niñas más jóvenes, es de 3. Skyla es nuevo en el mercado, pero su hermano mayor, Mirena, ha sido el blanco de miles de demandas por parte de las usuarias, quienes han sufrido complicaciones catastróficas. Actualmente, Mirena es objeto de una demanda grupal.

Los efectos dañinos del DIU Mirena son numerosos. Pero el principal es la perforación de la pared uterina. Ello puede ocurrir en hasta 1 de cada 1,000 colocaciones, según su fabricante, Bayer. La perforación uterina puede causar daños en los intestinos, la vejiga u otros órganos. También puede causar infecciones, cicatrices, infertilidad y aún la muerte por septicemia. Además, las sustancias químicas que suelta este dispositivo han sido clasificadas por la Organización Mundial de la Salud [que nos es una organización provida] como carcinógenos clase 1, es decir, agentes causantes de cáncer.

En cuanto al DIU de cobre, este comporta los mismos riesgos de perforación uterina que tienen sus homólogos hormonales, pero sin el mismo elevado riesgo de cáncer y otros efectos causados por el componente químico. Sin embargo, la desventaja es que no funciona hasta que la mujer o la jovencita no esté ya embarazada. Por ello es que, en efecto, funciona como una diminuta “máquina de abortos”, asegurando que ningún óvulo fecundado (un nuevo ser humano) se adhiera a la pared uterina.

Ninguno de los implantes anticonceptivos que la AAP promueve ofrece protección alguna ante las enfermedades de transmisión sexual.

“Yo mismo tengo tres hijas”, dijo Scheidler a LifeSiteNews. “Pensar que las pueda aconsejar un médico diciéndoles que consideren usar el DIU o uno de los implantes anticonceptivos es bastante chocante.”

Hace algunos años, el DIU carecía de aceptación popular debido a su costo (entre $800 y $1,000 cada uno). Sin embargo, desde que el Obamacare (la ley de “salud” de Obama) se hizo vigente, todos los proveedores de seguros están legalmente obligados a proporcionar el DIU gratuitamente a petición de sus pacientes del sexo femenino.

Además, las clínicas que son financiadas por el gobierno federal proporcionan estos dispositivos gratuitamente a chicas menores de 18 años, aún en el caso de que la cobertura sea dada por parte del seguro de salud de sus padres, para de esa manera ayudarlas a evitar darles a conocer a sus padres las actividades sexuales en las que están involucradas.

Fuente: Kirsten Andersen, “IUD best choice for underage girls: American Academy of Pediatrics,” LifeSiteNews.com, 30 de septiembre de 2014.https://www.lifesitenews.com/news/iud-best-choice-for-underage-girls-american-academy-of-pediatrics?utm_source=LifeSiteNews.com+Daily+Newsletter&utm_campaign=b4b760a53b-LifeSiteNews_com_US_Headlines_06_19_2013&utm_medium=email&utm_term=0_0caba610ac-b4b760a53b-326205922.

Brian Clowes, PhD
Director de Capacitación Provida
Human Life International

Los nueve mitos acerca del “matrimonio” homosexual.

Los grupos que promueven el homosexualismo y los medios seculares de difusión venden nueve mitos en sus intentos por hacer lucir el “matrimonio” homosexual como algo benigno e inofensivo. Debemos familiarizarnos con estos mitos y con la manera de refutarlos, si vamos a convencer a la gente que conocemos de que el “matrimonio” homosexual es dañino y no debe ser fomentado.

Mito #1: “¿Cómo es que el matrimonio gay le hace daño a usted?”

El mito que más está de moda es el que vemos en los carteles de protesta: ¿Cómo es quemi matrimonio entre personas del mismo sexo le hace daño a su matrimonio entre personas de sexo opuesto?” No debemos sorprendernos del hecho de que estos carteles no comprendan para nada el tema en cuestión. El tema real no es cómo el “matrimonio” de cualquier pareja podría afectar el matrimonio de otra pareja particular. El asunto es cómo la aprobación de toda una nueva clase de “matrimonio” cambiaría la institución social del matrimonio natural como la conocemos.

El matrimonio, como parte de su significado histórico, le otorga plena legitimidad moral a la relación sexual entre un hombre y una mujer. Admitir que el “matrimonio” homosexual es posible significa que la sociedad le da su total aprobación tanto a las relaciones homosexuales como a las heterosexuales.

El “matrimonio” homosexual no daña simplemente al matrimonio natural. Si es aceptado, el matrimonio natural sencillamente dejará de existir como política pública. ¿Cómo podría ser de otra manera, si se considera que los papeles que desempeñan el sexo y el género carecen de sentido?

Consideremos un caso paralelo. ¿Cómo le causa daño a usted, si yo imprimo mis propios billetes de $20? Bueno, al principio no le causará ningún daño, pero si más y más personas comienzan a imprimir sus propios billetes de $20, menos valdrán todos los billetes de $20, incluyendo los verdaderos, aquellos que el gobierno ha impreso. Si un número lo suficientemente grande de personas imprime su propia moneda, eventualmente todos los billetes de $20 (y todas las demás monedas) perderán todo su valor.

El “matrimonio” homosexual, como todas las falsificaciones, rebaja y degrada al matrimonio real.

Como en el caso de las falsificaciones, el daño al matrimonio natural es acumulativo y no aparente de manera inmediata. Mientras más falsificaciones haya, más pierde su valor lo que es real. Al final, no hay ejemplos de sociedades que hayan dejado de regular el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer que hayan sobrevivido [6].

También se da el daño a los derechos más fundamentales. Canadá legalizó el “matrimonio” homosexual en 2005 y, desde entonces, ha habido más de 300 enjuiciamientos de oponentes al matrimonio entre personas del mismo sexo. En ese país, ninguna persona puede negarse a hacer negocios con homosexuales, ni tampoco un ministro religioso puede negarse a “casarlos”. Los padres de familia tampoco les pueden enseñar a sus hijos la doctrina de la Iglesia acerca del homosexualismo. Cuando el obispo católico de la ciudad de Calgary simplemente escribió una carta explicando la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, fue acusado de violar los derechos humanos.

En EEUU, los Boys Scouts (Niños Guías) han sido retirados de los capítulos de la United Way y se les ha negado financiamiento por parte de las empresas. Ha habido alcaldes de ciudades importantes que le han dicho a la cadena de comida rápida Chick-Fil-A que es “malévola”, porque su fundador cree que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer. La organización que trabaja a favor de la familia, Family Research Council (FRC), apenas pudo evitar asesinatos en masa por parte de un pistolero, quien dijo que su motivo para atacar a esta organización había sido el hecho de que el FRC había sido catalogado por el Southern Poverty Law Center (“Centro Sureño para las Leyes sobre la Pobreza”, traducción libre) como un “grupo de odio”, simplemente porque se opone al “matrimonio” homosexual.

Una vez que el gobierno legaliza el “matrimonio” homosexual, el sistema legal no reconoce ninguna razón legal que justifique el oponerse a él. De hecho, el sistema legal sencillamente supone que cualquier oposición a dicho “matrimonio” es el resultado del “odio” o la “intolerancia” hacia los homosexuales, como hemos visto en varias decisiones que han tomado ciertos tribunales federales recientemente.

Cuando la gente nos pregunte “¿Cómo es que el ‘matrimonio’ homosexual nos causa daño?”, podemos mostrar que los activistas a favor del homosexualismo están intentando obligarnos, no solamente a aceptar ese “matrimonio”, sino también a respaldarlo y apoyarlo, bajo amenaza de castigo, en caso de que no consintamos. Los activistas a favor del homosexualismo no reconocen el principio de la libertad de conciencia. Les importan un bledo los derechos de los demás.

Cuando les concedemos a las relaciones homosexuales un trato igualitario o preferencial bajo la ley, ello da como resultado que la moral cristiana sea expulsada y castigada. Hemos visto esto en todas las naciones donde el 2% es considerado un grupo especial con “derechos” especiales, y que además puede imponer su falta de moral al 98% restante.

Para decirlo con toda simplicidad, la libertad religiosa y el “matrimonio” homosexual no pueden coexistir.

Continuará.

Nota:

[6]. Pitirim Sorokin. The American Sex Revolution [Boston:  Peter Sargent Publishers], 1956, págs. 77-105.

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Pág. 2 de 104



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia

Consecuencias del aborto

Enseñanzas de la Iglesia

  • La Iglesia Católica, el aborto y la política
    1. ¿Tiene derecho la Iglesia a pronunciarse sobre el aborto en el ámbito político? ¿No sería eso meterse indebidamente en la política por parte de la Iglesia?   Primero que todo, el aborto causa la muerte de un ser humano inocente. Y el deber y el derecho de la Iglesia…
  • Sobre los niños que mueren sin bautismo
    Comentario del padre Raniero Cantalamessa -predicador de la Casa Pontificia- a la liturgia del domingo de la Natividad de San Juan Bautista. Isaías 49, 1-6; Hechos 13, 22-26; Lucas 1, 57-66.80. Juan es su nombre En el espacio del XII domingo del Tiempo Ordinario, este año se celebra la Natividad…
  • Los católicos y la defensa de la vida humana
    Por la Conferencia Episcopal Española Puntos principales del documento Introducción: El Comité Episcopal para la Defensa de la Vida estaba persuadido de que la legislación en materia de aborto provocado viene a consentir una injustísima muerte de inocentes cuyas motivaciones principales son la comodidad, la ignorancia, la soledad y la…
  • Ampliada la definición del aborto
    A la luz de los nuevos fármacos y procedimientos quirúrgicos con respecto al aborto, de lo que sabemos acerca de la concepción y de las enseñanzas de la Iglesia Católica en lo referente a la santidad de la vida humana, surgió la pregunta de si "la definición legal que utiliza…
  • Aborto: Falacias y refutaciones a los argumentos de los "católicos" disidentes
    Aborto: Falacias y refutaciones ¿Cuál es la verdadera doctrina de la Iglesia Católica? Hay personas que se llaman "católicas" pero que no aceptan la doctrina de la Iglesia con respecto a la defensa de la vida humana ante el crimen del aborto e intentan confundir al pueblo católico sobre este…