You are here:Artículos y Documentos por Temas |Adicción

Adicción

INTRODUCCION

La dependencia de la droga ha sido considerada, en diversas ocasiones por el Santo Padre, en su solicitud pastoral. La asignación del fenómeno de la droga, como competencia específica, al Pontificio Consejo para la Familia, subraya la atención con la cual la Iglesia mira tales problemáticas y a sus funestas y dramáticas consecuencias para la vida de la familia y para el crecimiento de los jóvenes.

Actualmente la palabra droga suele reservarse a las sustancias que producen en el hombre un estado físico o psíquico que subjetivamente resulta placentero y que lleva progresivamente a la habituación y a la subsiguiente necesidad de suministración en dosis cada vez más altas: en este sentido se habla de un adicto a las drogas, cuando se utiliza la palabra droga como sinónimo de narcótico o estupefaciente. Por extensión se aplica también el nombre de droga a todos los medicamentos que ejercitan unos efectos sobre las facultades sensitivas e intelectuales de hombre.

Carta a los Gálatas 5:13-15, 19-24.

Actualmente, el problema de la violencia doméstica contra la mujer se compara con el problema del SIDA que es un problema bien serio. De 2 a 4 millones de mujeres anualmente son asaltadas, o sea atacadas, agredidas, por sus compañeros, bien sea esposo, novio, o amante. De esos millones, entre el 15 y el 25 % están embarazadas, lo hace a esta violencia más grave aún.

¿Desde qué edad deben los padres preocuparse por las drogas?

Los padres deben preocuparse por las drogas, en relación con sus hijos, desde antes de que éstos entren a la escuela. Según se les enseña que la leche, las frutas y la comida sana los ayudan a crecer fuertes y sanos, puede enseñárseles que los alimentos sin valor nutritivo, los contaminadores ambientales, el alcohol y las drogas no son buenas para la salud. Más tarde, según van creciendo, pueden y deben ser más específicos.

No cabe duda de que la educación de los hijos y el establecer con ellos una relación adecuada no es una tarea fácil. La clave no está muchas veces en lo que se dice y explica, sino en el ejemplo que les dan, día a día, sus propios padres.

Tres son los jinetes que reemplazando al de la guerra encabezan la moderna cabalgata de la muerte: El aborto, el SIDA y la droga. La segunda guerra mundial dejó en seis años (1939-1945) un saldo de 50.000.000 de muertos; se estima que en un solo año se producen 55.000.000 de abortos. El SIDA se duplica anualmente, lo que permite conjeturar que, de continuar a ese ritmo, los 566 casos registrados en la Argentina hasta 1989, se convertirán en 1.000.000 al finalizar el 2000. La droga es más peligrosa que las anteriores porque ejerce una gran atracción sobre niños y jóvenes y porque alimenta todos los males y vicios.

Hoy, cuando lloraba por mi hijo drogadicto, pensé lo triste que es que para que algunos tengan mucho más, otros lo dan todo, hasta su propia vida. Si sólo pudieran oir ustedes por un instante, el llanto de incontables madres como yo; vislumbrar cómo viven hijos como el mío.

Enlaces en Inglés:  Pro Life Movement and other Links



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia