Estas aqui:Artículos y Documentos por Temas |Experimentación con seres humanos|Clonación|La postura de HLI sobre la clonación

ELIGE SUB-SECCIONES en "Anticoncepción"

La píldora anticonceptiva

Error
  • JUser::_load: Unable to load user with id: 66
Martes, 12 de Abril de 2011 11:29

La postura de HLI sobre la clonación

Human Life International se opone a la clonación de seres humanos. Esta postura está en armonía con la enseñanza de la Iglesia Católica: "La clonación es la peor deshumanización de la reproducción humana", afirma un documento sobre este tema, publicado por el Consejo Nacional de Obispos Católicos de EE.UU., en julio del 2001. "Se producen nuevas vidas humanas en el laboratorio, planeadas de modo que estén de acuerdo con previas especificaciones; para que tengan rasgos genéticos que otros consideran útiles." Puesto que la nueva vida surgiría de la manipulación de una célula del cuerpo en lugar de la unión de un espermatozoide y un óvulo, ni siquiera aplicarían los términos ‘madre' o ‘padre'. Este procedimiento no respeta la dignidad del niño que de él se crea, quien tiene derecho a nacer de una madre y un padre, puesto que es una nueva y valiosa persona, con su propio futuro." Una vez creado, aunque haya sido de esta manera, su vida debe ser respetada y protegida.


 

Clonar a un ser humano significa crear en un laboratorio un gemelo genético idéntico de una persona. La reproducción no tiene lugar mediante la relación sexual, sino que se transfiere una célula del cuerpo al óvulo tomado de una mujer, al cual se le ha retirado el núcleo. Después se estimula a la célula mediante un impulso eléctrico para que comience a desarrollarse. No ocurre la fecundación; no se unen un espermatozoide y un óvulo. Se trata de una reproducción asexual.

"Si una mujer se clonara a sí misma, su esposo no tendría absolutamente ninguna parte en ello", ha declarado el Secretariado de Actividades Provida del Consejo Nacional de Obispos Católicos. "Y genéticamente, el resultado sería un niño o niña que no sería su hijo o hijo sino su hermano o hermana, nacido (a) decenas de años después que ella. A los niños se les fabrica en laboratorios según las especificaciones; no surgen, se les fabrica."

Otro mal que trae el clonar seres humanos es que se destruyen incontables embriones. Por ejemplo, cuando los científicos clonaron a la oveja "Dolly", produjeron artificialmente 277 embriones de ovejas, de los cuales 276 murieron o los echaron a la basura para lograr una sola oveja mediante la clonación. Con respecto a los seres humanos, la clonación implicaría la posible destrucción de decenas de miles de embriones, que son pequeños seres humanos en desarrollo.

"Estos embriones humanos - producidos sin verdaderos padres y por tanto sin nadie que les proteja - realmente serían creados con el único propósito de experimentar con ellos y destruirlos después", declaró el Cardenal William Keeler (arzobispo de Baltimore, Maryland), durante su testimonio ante el congreso en 1998. Aunque aparenta ser un modo de crear vida, la clonación humana en realidad "constituye una falta de respeto por la vida humana, debido al propio acto que la crea".

Fabricar seres humanos en un laboratorio reduce a la persona - la vida humana- a un material biológico; el equivalente de las perversas acciones del Dr. Frankenstein.

Otros males asociados con la clonación humana que fueron citados por el Consejo Nacional de Obispos Católicos de EE.UU.. son los siguientes:

  • Del 95 al 99% de los embriones producidos mediante la clonación morirán.
  • La mayoría de los embriones que sobrevivan y lleguen hasta las últimas etapas del embarazo, nacerán muertos o morirán poco tiempo después de nacidos.
  • Algunos embriones podrían sobrevivir, pero con devastadores e impredecibles problemas de salud.
  • Algunos científicos quieren clonar grandes "grupos de control" para probar fármacos tóxicos.
  • Algunos científicos quieren producir masivamente células madres embriónicas a través de la clonación, para experimentar con ellas.
  • Otros científicos y compañías quieren clonar embriones para producir niños para los matrimonios que no pueden tenerlos.
  • Algunas personas apoyan la clonación porque quieren producir copias de ellas mismas (y partes para sus cuerpos), para poder vivir artificialmente "para siempre".

El Papa Juan XXIII dijo en Mater et Magistra :

"La naturaleza le confía la transmisión de la vida humana a un acto personal y consciente y como tal, sujeto a las santas leyes de Dios: leyes inmutables e inviolables que deben ser reconocidas y obedecidas. Por esta razón, uno no puede llevar a cabo acciones o usar métodos que quizás serían lícitos en lo que concierne a la transmisión de la vida en las plantas y los animales." Se pueden clonar plantas o animales pero no seres humanos, quienes fueron creados a imagen de Dios.

El hombre es la única criatura en la tierra que Dios ha "querido por sí mismo" y el alma espiritual de cada hombre es "inmediatamente creada" por Dios (Papa Pío XII, Humani Generis). El hombre refleja la imagen del Creador en todo su ser.

Sobre las células madres embrionarias ("embryonic stem cells")

Human Life International (HLI) se opone al uso de células madres provenientes de embriones asesinados para ser usados en investigaciones científicas o para cualquier otro propósito. Esta postura está en armonía con la enseñanza de la Iglesia Católica. La Congregación para la Doctrina de la Fe declaró en la Instrucción Donum vitae, emitida en 1987, que: "El uso de embriones o fetos humanos como objetos de experimentación constituye un crimen contra su dignidad como seres humanos, los cuales tienen el mismo derecho a que se les respete, que tiene un niño ya nacido o cualquier otra persona humana...es un deber el condenar la gravedad específica de la destrucción voluntaria de embriones humanos obtenidos ‘in vitro', solamente para investigar con ellos" (Parte 1, q. 4, 5).

Debido a esto, HLI condenó la decisión del Presidente George W.Bush en el 2001, de permitir el uso de fondos federales (provenientes de impuestos), para investigaciones en 60 "líneas" de células madres embrionarias. Después de la decisión del Presidente Bush, el Padre Thomas Euteneuer, presidente de HLI, explicó la postura de dicha organización a los reporteros del National Press Club: "La vida humana comienza en el momento de la concepción, señor presidente. ¡La vida humana es valiosa! Y aunque el gobierno no está sufragando la matanza de estos embriones, les está dando dinero a los que los matan...La vida humana constituye un bien en sí misma, no hay mayor bien que protegerla; no es algo que se puede usar aunque sea por los más compasivos motivos...por esta razón, no podemos apoyar ninguna decisión que otorgue fondos a la investigación con seres humanos, aunque esta sea limitada. La decisión del presidente de sufragar la investigación con embriones, aún de un modo limitado, socava el principio fundamental del carácter sagrado de la vida humana y devalúa las propias vidas que se pretende ayudar mediante la ciencia."

El Consejo de Obispos Católicos de EE.UU., el cual está de acuerdo con Human Life International, también hizo notar que "en este caso el acto de matar vidas humanas se llevó a cabo precisamente para proporcionar células para la investigación (y en algunos casos precisamente para poder obtener fondos federales). ..El uso de células embrionarias para el exitoso tratamiento (de las enfermedades), aumentará la demanda para que se destruya en el futuro a los embriones, con el objeto de tener una cantidad adecuada de tejido para miles o millones de pacientes."

En resumen, el uso de células madres embrionarias - aún aquellas que ya están muertas - falta a la ética tanto como el uso de las partes del cuerpo de una persona asesinada. Ese tipo de investigación fue condenado durante los Juicios de Nuremberg y es igualmente inmoral hoy en día.

HLI también se opone a las investigaciones con células madre embrionarias basándose en hechos científicos. Los que apoyan estos estudios afirman que llevarán a grandes progresos en los conocimientos de la medicina, los cuales beneficiarán a la raza humana. Alegan que tales investigaciones proveen curas para una gran cantidad de enfermedades: Parkinson's, Alzheimer, Síndrome de Down, leucemia, cáncer, lesiones de la espina dorsal e inclusive el SIDA. Sin embargo, la evidencia no es concluyente. De hecho, existen abundantes pruebas de que las investigaciones sobre las células madres embrionarias han fracasado y no han producido los resultados prometidos.

Por ejemplo, el New England Journal of Medicine (3-8-01), reportó que a algunos pacientes que tienen la enfermedad de Alzheimer se les inyectó en el cerebro células madres embrionarias, con la esperanza de que éstas crearan nuevas células neuronas. No sólo esto no sucedió, sino que a muchos pacientes se les presentaron violentos e incontrolables temblores espásticos. Una vez que han sido implantadas, las células madres embrionarias no pueden ser retiradas.

Por otro lado, los principales medios de comunicación han dado una falsa imagen sobre la controversia de las células madres embrionarias, enfocándola como si se tratara de un argumento entre la ciencia razonable y las personas provida extremistas. Dichos medios no han informado bien al público sobre los peligros en lo que concierne a las células madres embrionarias. Tampoco han informado sobre las diversas alternativas a estas investigaciones.

HLI apoya las investigaciones mediante el uso de células madres de adultos, como una alternativa ética y científicamente aceptable, para reparar los tejidos dañados o necesitados de restitución. Existen terapias exitosas que se basan en el uso de células madres del cordón umbilical o de la médula de los huesos. La placenta y la sangre del cordón umbilical de un niño recién nacido puede ser una rica fuente de estas células. Se han tomado dichas células de personas que han muerto, hasta 20 horas después de su muerte. La grasa humana también podría ser una posible y nueva fuente de células madres. Del mismo modo, la médula ósea desde hace mucho tiempo ha sido una fuente para los transplantes, y las células madres que ésta contiene han sido utilizadas clínicamente. El enfocar las investigaciones en este sentido y apoyarlas con fondos, es una alternativa compasiva para aquellos que ansían tener acceso a nuevas terapias.

Sin embargo, todo este debate científico le resta atención al problema principal en lo que concierne a las investigaciones con células madres: el hecho de que a los seres humanos que no han nacido pero que fueron creados a imagen y semejanza de Dios, se les reduce a un material biológico que utilizan otros para manipularlo y disponer de él como quieran.

 

Artículos y Documentos por Temas  » Experimentación con seres humanos » Clonación » La postura de HLI sobre la clonación
Enlaces Externos sobre Anticoncepción

  • One More Soul (en español)
  • Enlaces en Inglés:  Pro Life Movement and other Links



    Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia

    Consecuencias del aborto

    Enseñanzas de la Iglesia