ELIGE SUB-SECCIONES en "Anticoncepción"

La píldora anticonceptiva

Wednesday, 24 August 2011 15:36

Consecuencias sociales de la anticoncepción

El Padre Paul Marx, OSB, fundador y director ejecutivo de Human Life International, también señala: "La evidencia es gigantesca: la he visto en más de 30 países. En todos esos países sin excepción, la anticoncepción ha llevado al aborto, el aborto al infanticidio, y este es el preludio de la eutanasia... Una vez que el propósito de la relación sexual se separa de la procreación y de la familia, surge la fea inclinación hacia la homosexualidad.

Testimonios de expertos:

 

La anticoncepción ha tenido una secuela de consecuencias nefastas para la sociedad desde que se hizo común a principios de este siglo. Personalidades de distintos campos así lo atestiguan. Por ejemplo, Valerie Riches, experta en esta materia y secretaria de la organización "Family and Youth Concern" ("Solicitud por la Familia y la Juventud) en Inglaterra, afirma que "es un fenómeno universal que, una vez aceptada la anticoncepción y que los propósitos de la relación sexual se separen de la procreación y el matrimonio, la esterilización y el aborto lleguen a ser aceptables, y en consecuencia, también el infanticidio, precursor de la eutanasia. Mas aún, la homosexualidad y las actividades sexuales no naturales, llegan a tomarse como "normales y naturales", las enfermedades venéreas se vuelven incontrolables, los divorcios y los matrimonios ilegítimos aumentan y la familia se desintegra rápidamente".

El Padre Paul Marx, OSB, fundador y director ejecutivo de Human Life International, también señala: "La evidencia es gigantesca: la he visto en más de 30 países. En todos esos países sin excepción, la anticoncepción ha llevado al aborto, el aborto al infanticidio, y este es el preludio de la eutanasia... Una vez que el propósito de la relación sexual se separa de la procreación y de la familia, surge la fea inclinación hacia la homosexualidad. La actividad sexual se convierte en un juego y en una diversión; pronto se hace la distinción entre el sexo para la procreación o para recrearse, aumentan vertiginosamente los embarazos de jovencitas menores, el índice de abortos y enfermedades venéreas, y el número de divorcios. El índice de nacimientos declina, el enfoque `tipo veterinario' (la esterilización para controlar la natalidad) se hace común... Pronto se observa la rápida desintegración de la familia... El aumento de las actividades sexuales irresponsables en las personas solteras o casadas cuando la anticoncepción y la esterilización se convierten en estilos de vida, hace que cada vez aumenten más las enfermedades venéreas, los nacimientos ilegítimos entre los adolescentes, los abortos, y el número de mujeres que tienen bloqueadas las trompas de Falopio, la causa eficiente del mayor índice de esterilidad en la historia de los Estados Unidos.

"Ahora los llamados expertos médicos dicen que debemos de tener centros de fecundación in vitro en toda la nación, para que las mujeres que lo deseen puedan quedar embarazadas. Lo promueven a pesar de que la concepción de un bebé por este método, significa múltiples actos de masturbación, abortos y otros males. Inclusive la madre tiene que dar su consentimiento al aborto si algo no marcha bien en el proceso o en el desarrollo del diminuto bebé implantado... En resumen, no hay en este momento ningún país del mundo que practique en masa la anticoncepción y tenga una vida familiar activa y sana. Por supuesto, hay más de una razón o factor por el cual las familias se disuelven, pero dada la universalidad de las causas y los efectos, la anticoncepción es indudablemente el principal y más importante factor, por no decir la causa primordial y directa".

Esta última afirmación, de que la anticoncepción es hoy la causa principal de la desintegración de la familia, parece atrevida. Pero hay otras personalidades que opinan lo mismo. Por ejemplo, el Dr. Rudolf Ehmann, a cargo del departamento de ginecología y obstetricia y superintendente de medicina del Hospital Kanton en Suiza, ha afirmado que en teoría se creía que la promiscuidad sexual y la creciente primacía del placer sobre la procreación eran el resultado de la revolución sexual y de la pornografía, cuando en realidad la causa de todas estas cosas fue la diseminación de la mentalidad anticonceptiva y de la conversión de la anticoncepción en "asunto médico".

El Dr. Ehmann continúa diciendo que como fruto de la medicalización de la anticoncepción se comenzaron a cuestionar y a echar a un lado los valores morales en torno al matrimonio y la familia. El próximo paso fue crear una medicina sin valores morales. El médico se convirtió en un ingeniero social, en un proveedor de "servicios" a gusto del consumidor, no importando si dichos "servicios" son abortos, esterilizaciones, fertilización in vitro, eutanasia o la misma anticoncepción, sea esta abortiva o no.

Ya desde 1929, un conocido escritor, Walter Lippman, culpaba al uso de anticonceptivos por la creciente licencia sexual de su día. "Lippman también criticó el concepto de 'matrimonios' a prueba, sin hijos, o por `compañía', que se proponían como un adelanto hecho posible por la separación anticonceptiva del coito y la formación de una familia".

Aldous Huxley, en su libro Brave New World ("Mundo feliz"), relata cómo toda la sociedad del futuro estará fundada en la separación de la procreación del matrimonio por medio de la tecnología, y si la anticoncepción falla, se soluciona con el aborto. Inclusive los niños podrán ser producidos en probetas y luego ser encargados al Estado para su cuidado, haciendo innecesaria la familia y facilitando así el matrimonio temporal con fines de tener compañía. Todo esto parecía una fantasía cuando Huxley escribía su libro en 1931, pero los hechos de hoy demuestran que no estaba lejos de la realidad.

Lo mencionado no es la consecuencia marginal y exagerada de ciertos casos de anticoncepción, sino la consecuencia lógica e inexorable de aceptar la separación de la procreación de la relación sexual del matrimonio y de la familia. Todo ello hoy en día se está convirtiendo en una realidad maciza. Los mismos promotores de la anticoncepción aceptan estas conclusiones. En efecto, el escritor "Robert Francoeur describe unas veinte posibilidades de diversas relaciones sexuales, solamente una de las cuales es el matrimonio permanente y monógamo, el cual, piensa él, solamente una minoría de personas aceptarán en el futuro...[Francoeur añade que:] 'Como ya no podemos restringir la relación sexual a una función procreativa, tampoco podemos condenar la homosexualidad como inmoral o antinatural meramente porque no es procreativa'". Es evidente la lógica sexual de alguien que acepta la separación de la procreación del acto conyugal.

Esta lógica sexual anticoncepcionista encuentra su máximo exponente en los escritos de Michael Valente, quien se llama a sí mismo un "teólogo católico radical y revisionista". Valente acepta sin ambages las consecuencias lógicas de aceptar la anticoncepción: el sexo antes o fuera del matrimonio, la actividad homosexual, el onanismo, la masturbación y sodomía conyugales y hasta la misma bestialidad. Inclusive llega a afirmar que la aceptación de la anticoncepción lleva no solamente a encontrar una excepción a la ley natural, sino a destruirla. Valente elimina también la enseñanza bíblica en torno a la sexualidad humana como algo que simplemente refleja las opiniones del autor y su cultura judeo-cristiana.

Por otro lado, la feminista radical Shulamith Firestone también "tiene interés en una revolución de hombres y mujeres que incluiría la abolición de la familia tal y como la conocemos hoy en día... y considera la reproducción y anticoncepción tecnológicas como medios necesarios para un desfasamiento revolucionario de la familia... En el sistema que ella prevee, la capacidad reproductora de una mujer actúa como un tirano, y las mujeres deben liberarse de ella por todos los medios...las mujeres y los niños [afirma ella] deben tener y tendrán la libertad de hacer todo lo que deseen hacer sexualmente, porque sencillamente no habrá razón alguna para que se abstengan de satisfacer sus diversos instintos".

Pero las consecuencias de la anticoncepción no han sido solamente objeto de reflexión por parte de aquellos que están en contra o a favor de ella, sino que se pueden percibir en la misma realidad social. En efecto, "...los casi dos millones de abortos que se llevaran a cabo este año en los Estados Unidos, los varios millones más de abortos "silenciosos" provocados por el DIU (dispositivo intrauterino) y por la píldora, la revolución sexual entre los jóvenes y los no tan jóvenes, el aumento del adulterio, los ocho millones de parejas voluntariamente esterilizadas (alrededor del 24% de todas las parejas fértiles), la plaga de embarazos juveniles ..., el número récord de más de un millón de divorcios anuales [cuya tasa ha aumentado más de un 200% desde que se empezó a generalizar la aceptación de la anticoncepción], las incontrolables enfermedades venéreas y un montón más de fenómenos relacionados con el sexo, son un elocuente testimonio del desconcierto en el manejo de la sexualidad humana".

Valerie Riches muestra cómo desde la aprobación de la anticoncepción por parte de la Conferencia Anglicana de Lambeth en 1930 se ha ido desmoronando la moral familiar y juvenil en Inglaterra y en todo el mundo. Se comenzó permitiendo "excepciones" a las parejas casadas, y ahora el gobierno inglés les permite el uso de los anticonceptivos y del aborto aún a los adolescentes no casados sin el consentimiento de sus padres.

Todas estas nefastas consecuencias de la anticoncepción confirman la verdad de la Encíclica Humanae vitae de Pablo VI. Así nos lo dice el Dr. Ehmann al afirmar que los hechos indican que la Humanae vitae, lejos de ser una carga para la Iglesia y el mundo, fue para su beneficio.

FUENTES: Valerie Riches, La herencia de los anticonceptivos, Human Life International, 1984; Rev. Paul Marx, O.S.B., Ph.D., De la anticoncepción al aborto, Human Life International, 1983; Rudolf Ehmann, M.D., "Consequences of Contraception and Abortifacient Birth Control" (Resumen editado por los Padres. Paul Marx, O.S.B, Ph.D., y Matthew Habiger, O.S.B., Ph.D.), Human Life International; John y Sheila Kippley, El Arte de la Planificación Natural de la Familia, (Cincinnati, Ohio: The Couple to Couple League, 1984), 44, 57-59; Papa Pablo VI, Encíclica Humanae vitae, 25 de julio de 1968, número 17.

Véanse: Consecuencias del aborto \ Para la sociedad.

Conexión entre la anticoncepción y el aborto.

Efectos abortivos de algunos anticonceptivos.

Educación sexual \ Fracaso de la "educación" sexual.

Last modified on Tuesday, 10 April 2012 15:07
Artículos y Documentos por Temas  » Anticoncepción » Consecuencias sociales de la anticoncepción » Consecuencias sociales de la anticoncepción
Enlaces Externos sobre Anticoncepción

  • One More Soul (en español)
  • Enlaces en Inglés:  Pro Life Movement and other Links



    Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia

    Consecuencias del aborto

    Enseñanzas de la Iglesia