Thursday, 14 April 2011 13:49

El trauma de un aborto inducido : Controversia, diagnosis y reconciliación

Por el Dr. Vincent Rue y la Dra. Susan Stanford-Rue del Institute for Post Abortion Recovery and Research - Instituto de Investigaciones para la Recuperación Post Aborto, cuyo nombre es ahora Institute for Pregnancy Loss, 1591 Scottridge Lane, Jacksonville, Fl, 32259. Fax: 904-342-0353.

Seminario presentado para el Instituto de la Familia Universidad de la Sabana. Santa Fe de Bogotá, Colombia. 25 de Septiembre del 1997.

I. Introducción

El duelo es una respuesta universal a la pérdida y/o a la muerte. La etapa de luto es el proceso por el cual el duelo es resuelto. Las reacciones de luto a la pérdida y muerte, sin embargo no son universales, y están sujetas a considerables diferencias culturales, familiares e individuales. En la cultura occidental hay tabús alrededor del tema de la pérdida del embarazo que incluyen el aborto inducido, el aborto espontáneo, la muerte prenatal, el dar al niño en adopción y la muerte postnatal.

Tanto las mujeres como los hombres experimentan el duelo de la muerte pre y postnatal en la pérdida del embarazo. Aún si la pérdida del embarazo es intencionada o no (parto provocado o espontáneo), estos padres han sido dejados solos en su duelo sin apoyo o validación de su pena. Acorralados por el silencio, la sociedad típicamente falla en reconocer o legitimar la pérdida. La pérdida de un embarazo es generalmente difícil de hablar porque no hay funeral, no hay certificado de defunción o alguna designación de estatus de duelo.

En Estados Unidos, en el caso de un aborto espontáneo o provocado, legalmente el feto nunca fue un ser humano. Sin embargo, los psicoterapistas Rando y Worden han descrito que en cualquier tipo de aborto, de todas maneras "está envuelta la pérdida de un niño" y porque esto compromete "la pérdida de una persona, el duelo debe hacerse". Los esposos, la familia, los amigos, los médicos y los consejeros profesionales muchas veces encuentran dificultad en entender cómo una pérdida tan temprana puede tener este enorme impacto emocional. Cuando una pérdida del embarazo es traumática y no puede ser abiertamente expresada haciendo un duelo público o recibiendo apoyo social, el duelo es "disenfranchised" . Es decir, pasado por alto y no validado.

El proceso de resolución para este tipo de duelo se describe como una "etapa de luto complicado" y puede ser después intensificado por una reacción traumática de reexperimentación y recuerdos recurrentes seguidos de un esfuerzo para negar y evitar darle un significado al embarazo, o tener recuerdos de apegamiento afectivo al niño. Ya sea preparto o postparto, voluntaria o involuntaria, la pérdida del feto/niño/infante puede ser traumática y tener para toda la vida un significado que hace aflorar reacciones de duelo.

II. El trauma de la pérdida de un embarazo y el aborto inducido

Mujeres y familias que han experimentado el Síndrome de la muerte súbita, prenatal o neonatal, han recibido generalmente más compasión y sensibilidad a su pérdida, que aquellas mujeres que han experimentado un aborto provocado o espontáneo. Este grupo contrariamente no ha recibido el mismo tratamiento, aunque hay mucha evidencia que sugiere que las mujeres forman un apegamiento afectivo con el niño muy temprano en la gestación. Las investigaciones recientes sugieren que la reacción de duelo por la rotura de este apego afectivo ocurre temprano (antes del aborto) y ocurre irremediablemente aunque la mujer lo quiera o no. Cuando la pérdida del embarazo ocurre, ambos padres comienzan un tipo de relación que es única y que puede alterar la vida de ellos en diferentes y profundas maneras.

El duelo es reconocido en la depresión, la tristeza,la insensibilidad y hasta la negación, teniendo todos estos una asociación temporal con la pérdida del embarazo. La insensibilidad se convierte en un sufrimiento intenso seguido de un sentimiento de vacío y distanciamiento de la gente. La pérdida es repetidamente reprocesada durante las horas de vigilia y vuelta a experimentar en sueños y pesadillas. Los síntomas físicos son también : debilidad, perturbación del sueño, pérdida del apetito, dolores de cabeza, dolores de espalda, indigestión y ataques de ansiedad.

Las reacciones de estrés pos-traumático y pena se entremezclan e interactúan con el dolor de la pérdida del embarazo y el aborto inducido: shock e insensibilidad emocional con la experiencia del descubrimiento de la muerte del feto. Lo abrupto de la pérdida sobrepasa las habilidades de afrontamiento, lo que trae como resultado la ruptura del esquema cognitivo del mudo sujeto que experimenta esta reacción. (Por ejemplo: "Generalmente me siento a salvo del peligro. No siento que merezca mucho. Muchas veces pienso lo peor de la gente. No se puede confiar en nadie.") El sentimiento de culpa del que sobrevive, secundariamente, el abuso de substancias tóxicas para reducir el dolor de la experiencia de la pérdida; la revivenciación crónica de la muerte fetal del niño, los sentimientos de desarraigo o enajenación con respecto a los otros ; la pérdida de los sentimientos de ternura y de afecto; los trastornos del sueño y la pena misma que se manifiesta en explosiones desproporcionadas de ira; todas estas reacciones se entremezclan.

Las reacciones de estrés pos-traumático han sido identificadas tanto en los hombres como en las mujeres que han tomado la decisión de un aborto provocado o inducido. (Speckhard & Rue, Post abortion syndrome: An emerging public health concern, Journal of Social Issues, 1992, 48:3, 95-119). Se ha informado sobre reacciones similares en relación con el aborto espontáneo, la pérdida prenatal y cuando un niño se da en adopción.

III. La estrategia de intervención

La estrategia de intervención que se usa en el Instituto de Investigaciones para la Recuperación postaborto incluye:

 

(1) Reconocimiento de la pérdida
(2) Reconocimiento del propio papel en la pérdida
(3) Personificación de la pérdida
(4) Procesamiento del trauma a partir del trabajo de duelo
(5) Reconstrucción ritual y reconciliación

 

Sanación del recuerdo de un aborto

Por lo general comienzo la experiencia de sanar los recuerdos pidiéndole a la paciente- Juana en este caso- que se siente cómodamente, cierre los ojos, incline la cabeza y se relaje de tal manera que pueda traer a la memoria todos los detalles del aborto. Inicio el proceso manifestando el deseo y el poder de Dios para sanar nuestros pecados y nuestro dolor. Después utilizo la técnica psicológica de la reflexión dirigida para llevar a la paciente al recuerdo doloroso del aborto y comienzo con esta oración:

"Padre celestial te damos gracias por tu promesa de estar entre nosotros cuando haya uno o más reunidos en tu nombre. Agradecemos tu presencia y te pedimos que nos guíes en nuestro viaje para la sanación de Juana. En el nombre de Jesús conmino a los espíritus de la oscuridad que pudiesen perturbar el proceso de sanación para que se alejen. Jesús, sé que eres el único y verdadero Redentor de quien proviene toda sanación total, sea a través de la medicina, la psicología o la sanación divina. Guíanos ahora, Espíritu Santo, de manera que Juana reciba el perdón por su aborto y sane totalmente para gloria tuya."

"Juana, ahora déjate llevar hacia la época en que ocurrió el aborto. Permite que el Espíritu Santo proyecte la película de tu recuerdo. Es probable que recuerdes un aspecto en particular, como la clínica o el sitio donde te encontrabas cuando tomaste la decisión de abortar, o quizás tus sentimientos después del aborto. Para cada persona es diferente. Sencillamente abre tu mente y visualiza tus recuerdos." Tras una pausa breve le pregunto: "¿Podrías decirme lo que ves en tu mente en este momento?"

Pausa para que la paciente comparta el recuerdo que le ha venido a la mente.

"Bien, Juana: muy bien. Ahora quisiera que te permitieras no solamente ponerte en contacto con los hechos y las circunstancias que rodearon tu decisión, sino, lo que es más importante, comenzaras a sentir todos los sentimientos de ese momento. Dedica unos momentos a concentrarte en tus emociones. Si deseas llorar, hazlo". La paciente por lo general comienza a llorar al llegar a este punto, lo cual es una parte importante del proceso de duelo y de sanación.

"Ahora, Juana, quiero que en tu mente alces el rostro desde donde te encuentres sentada o acostada y mires hacia la puerta más cercana. Deseo que veas, parado en la puerta, a Jesús como lo imaginarías lleno de perdón, amor y sanación. Puede ser alto o corto de estatura, puede tener o no barba, pero deseo que lo imagines como crees que sería Jesús. Podrá tener ojos oscuros y profundos que atraerán tu atención inmediatamente. Parece irradiar amor y una hermosa calidez, y en su rostro no hay señal alguna de que te está juzgando o despreciando.

"Después notas que sostiene algo en sus brazos. Es algo envuelto en una manta y, tras unos segundos, te das cuenta de que se trata de un bebé. Es tu bebé, Juana, el que está en brazos de Jesús y El lo ama más de lo que tú lo amarías si estuviera contigo en esta tierra. Ahora quisiera que te pusieras de pie y en tu mente cruces hasta donde está Jesús, sin dejar de mirarlo. Alza tus ojos hacia él y mírate fijamente en sus ojos llenos de perdón. Te das cuenta de que Jesús no te condena, solamente te ama. El murió en la cruz para redimirnos por todos nuestros pecados y ahora está allí, ofreciéndote perdón y amor. La deuda de tu pecado ha sido cancelada. Jesús no deja de sonreír dulcemente y comienzas a sentir que su amor penetra hasta el fondo de tu corazón y tu mente. Llénate de ese amor y permite que envuelva todo tu ser.

"Estaré en silencio durante unos minutos para que dialogues mentalmente con Jesús. Entrégale todo tu dolor. Cuéntale tus sentimientos y emociones. Pon todo tu dolor y tu tristeza a sus pies, entrégale todos los sentimientos que te embargan.

"Después de que hayas dejado salir todos tus sentimientos, pide el perdón de Dios. En tus propias palabras, dile a Jesús cuánto lamentas haber dejado que mataran a tu hijo y pídele que te perdone. Dile a Jesús que perdonas a todos cuantos participaron en el aborto. Si te es especialmente difícil perdonar a una o más personas, pídele a Jesús que te ayude a perdonar. El es la esencia del amor y el perdón.

"Te das cuenta de que el dolor que has experimentado no es un castigo del Padre, sino una consecuencia de tu duelo por la muerte de tu hijo. Al entregar nuestro dolor al Padre a través de Jesús, cuyo mayor deseo es que recibamos el amor de Dios, nos acercamos a El y su perdón se convierte en la base misma de la sanación.

"Cuando termines de compartir tu dolor, guarda silencio y escucha las palabras de Jesús. El tiene cosas específicas que decirte en particular. Quizás sean una o dos palabras, o hasta varias frases. Te darás cuenta de que sus palabras están llenas de poder para sanar. Son su ofrenda para sanarte. De la misma manera que sanó imponiendo las manos mientras vivió en la tierra, sus palabras sanarán tu experiencia del aborto. Mientras tú vives tu diálogo con Jesús, yo oraré en silencio, intercediendo por ti ante nuestro padre amoroso.

"Cuando hayas oído todo lo que Jesús tiene que decirte, quiero que veas cómo te entrega a tu bebé para que lo sostengas en los brazos. Seguramente habrá lágrimas, pero son parte del proceso de sanación. Dile a tu hijo todo lo que quieras decirle sobre cuánto lo amas y lamentas lo sucedido. Abre tu corazón mientras abrazas a tu bebé. No temas pedirle que te perdone."

Después de diez minutos de oración en silencio, paso a la oración de la entrega.

"Señor Jesús, sabemos que el bebé de Juana está contigo en el cielo, Juana ha visto a su bebé en tus brazos. Señor, gracias te damos por el amor que le profesas a este niño y por la forma como nos amas a todos los que habitamos esta tierra. Ahora, Señor, deseamos entregarte este bebé de Juana para siempre."

En este momento interrumpo la oración y pregunto a Juana si tiene idea sobre el sexo de su hijo. Luego le pregunto se tiene alguna idea sobre su nombre. Una vez obtenidos estos dos datos de vital importancia, continúo la oración.

"Padre Celestial, Señor Jesús y Espíritu Santo, venimos a vosotros en este momento de nuestro viaje para entregar esta niña Juanita a la Santísima Trinidad para toda la eternidad. Sabemos Señor que amas a esta niña más de lo que ningún progenitor terrenal podría comprender. Pero Juana, la madre terrenal de este bebé, desea encomendarte a su pequeña para que esté contigo en el cielo y reciba tu amor en compañía de todos los ángeles hasta el fin de los siglos. Gracias Padre por el amor que le profesas a esta niña. Confiamos Señor en que Juana se reunirá en espíritu con el alma de su hija Juanita y esperamos ese día. Te alabamos Padre nuestro y te agradecemos por la sanación que le brindas a esta madre en este momento."

Después concluyo preguntándole a Juana si tiene algo que agregar a la oración y el servicio de entrega de su hija, ya sea en voz alta o en silencio. Por último cierro el servicio con la siguiente oración:

"Señor Jesús te alabamos y te damos gracias por lo que has hecho para sanar a Juana de su aborto. Te damos las gracias por la pequeña Juanita y por estar a su lado por toda la eternidad. También te damos gracias por habernos liberado de nuestros pecados con tu muerte y resurrección. Te damos gracias por la libertad que siente Juana. Padre te pido que lleves a Juana en la palma de tu mano durante esta semana, hasta que nos veamos nuevamente. Continúa sanándola . Ayúdala a continuar sintiendo el poder de tu amor y de tu perdón redentor. Te alabamos en el nombre de Jesús. Amén."

Síndrome postaborto

Criterios de diagnóstico

A. Exposición al trauma. Los dos elementos siguientes están presentes:

  • 1. La persona habrá experimentado, presenciado o confrontado un aborto percibido como un suceso traumático en donde está de por medio la muerte intencional de un niño no nacido.
  • 2. La reacción de la persona fue de temor intenso, indifensión u horror hasta el punto de producirle síntomas significativos de revivir la experiencia, ovación, falta de sueño y dolor profundo.

B. Revivir la experiencia. El trauma del aborto se revivió en más de una de las siguientes formas:

  • 1. Recuerdos repetidos y vividos de la experiencia del aborto que producen sentimientos.
  • 2. Sueños repetidos del aborto o del niño no nacido que producen sufrimiento (por ejemplo, sueños con bebés o fetos).
  • 3.Actuar o sentir como si se estuviera repitiendo el suceso del aborto (incluye revivir la experiencia, sufrir alucinaciones y episodios de disociación).
  • 4. Sufrimiento psicológico intenso al exponerse a sucesos que simbolizana la experiencia del aborto o se asemejan a ella (por ejemplo, clínicas, mujeres embarazadas, bebés, embarazos posteriores) y también reacciones de intenso dolor y depresión en las fechas de aniversario del aborto o en la fecha prevista para el nacimiento del feto abortado.
  • 5. Reacciones fisiológicas frente a estímulos internos o externos que simbolizan un aspecto del aborto o se asemejan a este.

C. Evasión: Evasión persistente frente a los estímulos asociados con el trauma del aborto o adormecimiento de las reacciones en general (no existentes antes del aborto), según lo indican por lo menos tres de los siguientes elementos:

  • 1. Esfuerzos para evitar pensamientos, sentimientos, conversaciones y también para negar pensamientos o sentimientos asociados con el aborto o el significado negativo derivado de la experiencia.
  • 2. Esfuerzos para evitar información, actividades, lugares o personas que puedan despertar el recuerdo del trauma del aborto.
  • 3. Incapacidad para recordar un aspecto importante del trauma del aborto.
  • 4. Pérdida marcada del interés por participar en actividades significativas.
  • 5. Sensación de distanciamiento o desapego de los demás, incluída la introversión en las relaciones y una menor comunicación.
  • 6.Disminución del alcance afectivo, por ejemplo para sentir amor o compasión.
  • 7. Sensación de tener otros hijos, o vivir durante un período normal de tiempo.

D. Características asociadas: Síntomas persistentes de vigilia intensa (ausencia antes del trauma del aborto) reflejados en don o manía de los siguientes elementos:

    • 1. Dificultad para conciliar y conservar el sueño.
    • 2. Irritabilidad o estallidos de ira (contra sí misma, otras personas, el compañero, Dios, el médico).
    • 3. Dificultad para concentrarse.
    • 4. Hipervigilancia.
    • 5.Sobresalto exagerado ante recuerdos vividos del trauma del aborto.
    • 6. Depresión o pensamientos suicidas.
    • 7.Sentimientos persistentes de culpa ante el hecho de estar viva cuando el niño que se abortó no lo está.
    • 8. Síntomas significativos de menosprecio y/o incapacidad para perdonarse.
    • 9. Abuso secundario de substancias.
    • 10. Síntomas de desorden en la alimentación.
    • 11. Pérdida del interés sexual o búsqueda fingida de muchos compañeros sexuales.

E. Duración: Los síntomas de los puntos b, c y d duran más de un mes.

F. Impedimentos: La perturbación produce un sufrimiento clínico significativo e impedimentos sociales, ocupacionales o en otras áreas del funcionamiento humano.

G. Inicio:

    • 1. Agudo (si los síntomas duran menos de 3 meses)
    • 2. Crónico (si los síntomas se prolongan durante 3 meses o más)
    • 3. Tardío (si los síntomas aparecen por lo menos 6 meses después del suceso).

Inventario de orientación al duelo

Intrucciones: La forma en que la gente responde a las pérdidas, incluyendo la muerte, y la forma en que lamentan el dolor puede ser influenciada por un número de factores. Por favor responda a cada pregunta tan abierta y tan honestamente como pueda.

Historia familiar

    • 1. ¿Como describiría usted su familia de origen, incluyendo cómo ellos se comportaban ante la fortaleza o la debilidad?
    • 2. ¿Cómo se comunicaban sus padres, entre ellos y con otros miembros de la familia, cuando tenían que hablar de un sentimiento difícil, (ej. rencor, celos, odio)?
    • 3. ¿Qué pérdidas mayores han ocurrido en su familia de origen?
    • 4. ¿Cómo respondían sus padres ante pérdidas mayores, incluyendo la muerte?
    • 5. ¿Qué ejemplo le dió su padre en relación a cómo responder ante la muerte?
    • 6. ¿Qué ejemplo le dió su madre en relación a cómo responder ante la muerte?
    • 7. ¿Cómo respondían sus hermanos/hermanas al verse enfrentados a pérdidas?
    • 8. ¿Como describiría usted la forma en que su familia responde ante los problemas?
    • 9. ¿En qué formas (positivas/negativas) elabora su familia el duelo de una pérdida? (e.j. muerte de un familiar)
    • 10.¿ Existieron o existen en el presente reglas familiares para el manejo de pérdidas/muerte? Si existen, por favor descríbalas.

Factores personales

    • 11. ¿Cómo ha manejado usted las pérdidas en su vida?
    • 12. ¿En qué sentido su forma de responder ante las pérdidas se diferencia de la de su familia de origen?
    • 13. ¿Cómo describe usted su patrón de comunicación personal (E.G. abierto, cerrado, semi-abierto)?
    • 14. ¿Usted se considera una persona social que disfruta de amigos y conversaciones?
    • 15. ¿Cuando sus amigos experimentan pérdidas, cómo responde usted ante los sentimientos de ellos?
    • 16. ¿Cuando sus amigos se ven enfrentados con sentimientos dolorosos y usted los ayuda, qué es lo que a usted le podría hacerse sentir mal?
    • 17. ¿Se siente usted cómodo/a compartiendo sus propios sentimientos, especialmente aquellos que son dolorosos?
    • 18. En su propia vida, cómo maneja usted sus sentimientos de :
      • Rabia:
      • Frustación:
      • Culpa:
      • Pérdida de control:
      • Tristeza:
      • Perdón:
    • 19. ¿En qué forma usted cree que utiliza la negación para poder manejar una pérdida?

Factores culturales

    • 20.¿ En qué forma su cultura define o fomenta la forma en que usted tiene que manejar la pérdida o el duelo?
    • 21.¿ Cuáles son algunas de las costumbres locales que pueden influir en la manera en que responde usted al duelo?
    • 22. ¿Cuáles son algunas de dichas costumbres que a su familia no le gustan y por consiguiente no las sigue?
    • 23.¿Cuáles son algunas de las costumbres sobre la manera en que se debe responder al duelo que a usted le disgustan y ha tratado de eliminar?
    • 24. ¿Qué costumbres o rituales fomenta su cultura cuando se lamenta la pérdida de un embarazo (aborto espontáneo, aborto inducido, muerte del feto, o adopción)?
    • 25. ¿En su cultura, la pérdida que produce un aborto inducido es algo que es aceptable lamentar? Si es así, ¿cómo se realiza el duelo?

Factores religiosos/espirituales

    • 26. ¿Qué papel tiene la religión en su vida?
    • 27. ¿Cómo responde su religión ante la pérdida y el duelo?
    • 28. ¿Qué ha aprendido usted de su experiencia religiosa y sus valores religiosos en relación a cómo manejar la pérdida y el duelo?
    • 29. ¿En qué forma sus creencias espiruales le han ayudado a manejar la culpa y el perdón?
    • 30. ¿Qué prácticas y creencias religiosas relacionadas con el duelo y consideradas por usted como lesivas, ha dejado de practicar?
    • 31. ¿Cuáles de sus creencias espirituales le traen a usted la mayor comodidad en el manejo de una pérdida y/o duelo?
    • 32. ¿Cuáles de sus creencias espirituales le molestan y/o confunden cuando tiene que enfrentarse a una pérdida?
    • 33. ¿Qué cree usted que ocurre después de la muerte?

Pérdidas primarias y secundarias

Pérdida primaria: La mayor parte se enfoca en la pérdida inmediata y fácilmente identificada. El origen del duelo es, por ejemplo, cuando una persona ha perdido a un ser querido, experimentado un divorcio, o se ha mudado lejos de sus amigos.

Pérdida secundaria: A medida que usted se enfoca en la pérdida mayor, usted puede empezar a ver pérdidas relacionadas con la pérdida primaria. Usted puede hacer duelo por pérdidas relacionadas a las que usted no está conciente. Por ejemplo, después que una relación termina, usted puede enfocarse en la pérdida de su novio/a, pero otras pérdidas pueden ser también significantes, aunque sean secundarias: sentido de identidad, grupo social, sueño de un futuro juntos y seguro etc.

Escriba tres pérdidas primarias en su vida y dos pérdidas asociadas con cada pérdida primaria.

 

1. Pérdida primaria
Pérdida secundaria:
Pérdida secundaria:

 

 

2. Pérdida primaria
Pérdida secundaria:
Pérdida secundaria:

 

 

3. Pérdida primaria
Pérdida secundaria:
Pérdida secundaria:

 

Viaje personal a través del duelo

En este ejercicio, por favor, identifique una pérdida primaria y por lo menos dos pérdidas secundarias. Después describa la forma en que usted manejó esas pérdidas.

    • 1. Pérdida primaria:
    • Pérdida secundaria:
    • 2. ¿Qué tan dolorosa fue su pérdida primaria?

 

1

......................................................

10

Nada de dolor

Dolor extremo

 

    • 3. ¿Hace cuánto tiempo que ocurrió su pérdida primaria?
    • 4. ¿Cuál fue su primera reacción ante su pérdida primaria?
    • 5. ¿Cómo respondió usted ante las diferentes etapas de duelo en relación con dicha pérdida?

Negación:

Rabia:

Negociación:

Culpa:

Depresión:

Perdón:

Aceptación:

    • 6. ¿Cómo cree usted que ha manejado estas pérdidas?
    • 7. ¿Cuáles fueron sus mecanismos de adaptación más efectivos, por ejemplo, qué le ayudó a salir adelante durante el proceso de duelo?
    • 8. ¿Qué mecanismos destructivos trató usted de utilizar?
    • 9. ¿En quién buscó usted algún respaldo durante el período de duelo y de qué manera?
    • 10. ¿Qué creencias o valores personales le ayudaron?
    • 11. ¿Qué otros recursos le ayudaron?
    • 12. ¿Qué cosas haría usted diferentes en el manejo de pérdidas o duelos en el futuro?
    • 13. Describa cómo esta pérdida cambió su vida. Por ejemplo, ¿ influenció de alguna manera sus metas, creencias acerca de la vida, propósito en su vida?
    • 14. ¿Qué ha aprendido usted personalmente de su propia experiencia de duelo?
    • 15. ¿Qué ha aprendido usted de esta experiencia de duelo?
Ayuda Post Aborto » El trauma de un aborto inducido : Controversia, diagnosis y reconciliación