Estas aqui:Portada|Publicaciones|Boletín Electrónico de VHI|2011|VOL. 17, NO. 2, 4 DE FEBRERO DEL 2011
Domingo, 10 de Abril de 2011 18:04

VOL. 17, NO. 2, 4 DE FEBRERO DEL 2011

por  HLI

1. EEUU: HABLAN LAS VÍCTIMAS DE LA ABORTISTA “CASA DE LOS HORRORES” EN FILADELFIA.

2. EEUU: MUJERES QUE ABORTARON COMPARTEN HISTORIAS DE DOLOR.

3. DINAMARCA: LAS MUJERES QUE ABORTAN SON MÁS PROPENSAS A IR AL PSIQUIATRA.

4. LA FUNDACIÓN GATES, EL CONTROL DEMOGRÁFICO Y EL ABORTO.

5. BOLETINES ANTERIORES: http://www.vidahumana.org/news/prensa_index.html.


 

1. EEUU: HABLAN LAS VÍCTIMAS DE LA ABORTISTA “CASA DE LOS HORRORES” EN FILADELFIA.

Patrick B. Craine

“Montones” de víctimas del abortista Kermit Gosnell, de Filadelfia, están presentándose después de su arresto la semana pasada, dice la Fiscal de Distrito de Pensilvania. Muchas mujeres están detallando las horribles atrocidades en los medios de comunicación, con algunas de ellas acusando que él inclusive las obligó a abortar a sus hijos.

Una mujer, Robyn Reid, le dijo a ABC News que ella había planeado escabullirse cuando su abuela llevó a la entonces embarazada de tres meses, que tenía 15 años de edad, a la clínica de Gosnell, el 31 de enero de 1998. “Cuando dije no, el doctor se trastornó y terminó quitándome la ropa y golpeándome, mis piernas estaban atadas al estribo”, dijo ella.“Yo estaba completamente vestida. En realidad él procuró quitarme la ropa y atarme a la cama médica”, siguió diciendo ella. “Simplemente recuerdo mi último pensamiento… apreciando la luz y pensando ‘no te duermas’”. En medio de la lucha de 30 minutos, ella dice que el abortista le aseguró que “ésta es la misma atención médica que le daría a mi propia hija”.Reid dijo que las drogas que Gosnell le dio a ella eran tan fuertes que la postraron durante 12 horas, y que fue llevada dormida a su casa por su madre y su tía. “¿Daría usted a alguien esa cosa pequeña que me dejó postrada durante 12 horas? ¿Qué hubiera pasado si yo hubiese muerto?”, preguntó ella.

Gosnell, de 69 años, fue arrestado el miércoles pasado por ocho casos de asesinato, lo cual incluyó cargos por asesinar a siete bebés que habían nacido vivos y un caso por la muerte de una refugiada nepalés de 41 años de edad, Karnamaya Mongar, a causa de un aborto chapucero.

Su arresto fue consecuencia de la publicación de un Informe del Gran Jurado, cargado de fotos, de 281 páginas, que detalló las prácticas escalofriantes de Gosnell, incluyendo el asesinato de lo que los trabajadores de la “clínica” testificaron fueron “cientos” de niños recién nacidos vivos, que respiraban,

quebrando su médula espinal o cortando su cuello.“Yo dije ‘no quiero hacer esto’ y él me golpeó. Ataron mis manos y brazos y me dieron más medicación”, contó a The Associated Press Davida Johnson, quien fue a ver a Gosnell en el 2001. En unos pocos meses, la entonces joven de 21 años de edad comenzó a sufrir dolores ginecológicos, y supo entonces que había contraído una enfermedad venérea. Dijo que ahora sufre una enfermedad permanente no identificada, y que desde entonces ha padecido cuatro abortos involuntarios.

Comentando el horrible tratamiento que Gosnell aplicaba a los bebés, Johnson preguntó: “¿Qué le hizo al mío? ¿Lo apuñaló en el cuello? Porque yo estaba fuera de todo ello. No sé lo que le hizo a mi bebé”. Gosnell ha enfrentado 46 demandas civiles en el pasado, le informó la oficina del Fiscal de Distrito de Pensilvania a ABC News, y se están presentando más y más víctimas. “Los teléfonos están sonando sin descanso. Hay un número grande de mujeres”, dijo Christine Wechsler, la Fiscal de Distrito.

LaToya Ransome le dijo a CNN que su aborto en julio de 2007, efectuado por Gosnell, la dejó discapacitada. “Fueron los instrumentos que él utilizó… para hacer el aborto”, dijo ella. “No estaban esterilizados, lo cual me provocó una infección llamada endocarditis”. Dijo que “el 31 de agosto de 2007 tuve una cirugía a corazón abierto”. En octubre de 2007 estaba discapacitada, lo que significaba que yo no podía hacer nada por mí misma, cuidar de mi hijo, cuidar de mí misma, alimentarme, vestirme, no podía hacer nada de eso. Él está loco y es negligente. No tenía… ningún tipo de sentimientos de lo que hace a esas mujeres y a esos bebés”.

Nicole Gaither, de 38 años de edad, le dijo a ABC News que ella experimentó un dolor intensísimo y que sólo podía sentarse con dificultad después que en el año 2001 Gosnell abortó su bebé de cinco meses de gestación. Supo después que el abortista había dejado dentro de ella partes de su bebé. Cuando ella volvió, él extrajo los restos sin aplicarle anestesia. Luego él dijo: “’Levántese, usted no tiene tanto dolor’. Yo simplemente estaba recostada en la mesa y llorando, sólo le pedía al Señor que pusiera fin a todo esto”, dijo ella.

El Informe del Gran Jurado llevó al cierre del Departamento de Salud de Pensilvania y de otras agencias gubernamentales del Estado por desviar la mirada ante las prácticas de Gosnell, a pesar de que sabían denuncias y demandas contra el abortista.

Según el Gran Jurado, el Estado dejó de inspeccionar las instalaciones abortistas en 1995, bajo la administración del ex gobernador de Pensilvania, Tom Ridge, un “católico” proaborto. Las inspecciones fueron retomadas en el año 2010 por el entonces gobernador Ed Rendell. “El Departamento de Salud de Pensilvania decidió abruptamente, por razones políticas, dejar de inspeccionar las clínicas de aborto”, dijo el Gran Jurado.

“Con el cambio de administración del gobernador Robert Casey al gobernador Ridge, los funcionarios concluyeron que las inspecciones serían como ‘poner una barrera a las mujeres’ que desean abortar… Inclusive los salones de manicura en Pensilvania son controlados más estrictamente para seguridad de los clientes”. El informe también involucró a la Federación Nacional del Aborto, que dejó de denunciar a Gosnell a las autoridades, después de constatar numerosas violaciones durante una evaluación como parte de una solicitud suya para ser miembro de la Federación y que fue rechazada.

Las autoridades sólo descubrieron la horrible operatoria de treinta años de Gosnell cuando allanaron sus

instalaciones por una droga médica.

Hoy, la organización de activistas provida Operation Rescue resaltó que la clínica para abortos de Gosnell es simplemente una de las pocas “casas del horror” que deben ser cerradas, cuando distribuyeron un informe exponiendo la conexión de Gosnell con la Clínica Delta, de Baton Rouge (Louisiana). El informe, dice el grupo, revela una “trama de muerte” entre Gosnell, la cómplice Eileen O’Neill y el propietario de la Clínica Delta, Leroy Brinkley, quien también es dueño de la “clínica” abortista Atlantic Women’s Services, en Wilmington, Delaware. Gosnell estuvo empleado en ésta última un día por semana, y O’Neill, quien pretendía ser una médica graduada, fue empleada tanto por Gosnell como por Brinkley. Fue arrestada la semana pasada junto con Gosnell. El informe también involucra de nuevo a la Federación Nacional del Aborto, que afirma que las instalaciones de Louisiana y Delaware de Brinkley son miembros prominentes.

Un grupo de abogados ha amenazado plantear una demanda contra el Departamento de Salud y los hospitales de Louisiana si no ordenan inmediatamente el cierre de la Delta Clinic por violaciones que reflejan las condiciones escuálidas encontradas en la “clínica” abortista de Gosnell en Filadelfia. “Ciertamente, la clínica de Gosnell no es la única ‘casa del horror’ que está operante. Él es simplemente uno de los pocos que han sido capturados”, dijo Troy Newman, presidente de Operación Rescate. “Las condiciones y prácticas horribles existen en la mayoría de las clínicas abortistas, y de hecho todavía tenemos que encontrar una que cumpla con las todas leyes”. Agregó que “sin embargo, podemos tener esperanza en el hecho que las condiciones políticas que han ignorado y dado cobertura a los abusos del aborto están cambiando, y el arresto en Filadelfia de la banda criminal de Gosnell son un testimonio de ello. Pero todavía hay un camino muy largo por recorrer, tal como muestra el informe”.

Fuente: Patrick B. Craine, “Montones” de víctimas de la abortista ‘Casa del Horror’ hablan de abortos forzados, de lesiones para toda la vida,” Notifam.net, 28 de enero 2011, http://notifam.net/index.php/archives/2805/. Versión original en ingles en http://www.lifesitenews.com/news/house-of-horrors-victims-allege-gosnell-forced-them-into-abortion.Traducción de José Arturo Quarracino.


2. EEUU: MUJERES QUE ABORTARON COMPARTEN HISTORIAS DE DOLOR.

Kathleen Gilbert

En un final agridulce a una feliz Marcha por la Vida este año del 2011, docenas de madres que abortaron subieron las escalinatas del Tribunal Supremo de EEUU el 24 de enero, para contar sus historias de temor, angustia, y redención, ofreciendo un vistazo, poco visto, del terrible costo humano de Roe v. Wade (la decisión judicial de 1973 que despenalizó el aborto). De las 45 mujeres que hablaron, 40 eran recién llegadas, según informó Georgette Forney de la organización Silent No More Awareness (Campaña No Más Silencio), incluyendo un grupo de 12 que habían viajado desde el Estado de Arizona, para enfrentarse a un clima de mucho viento en el mes de enero. Más de 100 personas que sufren por un aborto caminaron juntas durante la Marcha por la Vida.

Algunas de las mujeres describieron en detalle el dolor “horrendo” del procedimiento mismo del aborto, lo que causó que muchas sufrieran luego de problemas de salud y de la pérdida permanente de su fertilidad. Pero, peor aún, fue la devastación emocional que siguió: sentimientos de desolación, soledad, y desesperación, que sobrecogieron a unas madres apenas momentos luego de perder a su hijo por medio del aborto. “Todo lo que quedó fue el sentimiento de culpabilidad y la vergüenza, y las trizas de la persona que yo era antes de los abortos. El aborto no es una opción. Para mí fue una prisión,” dijo una madre.

Mary Jane D’Andries de la ciudad de Pittsburgh en el Estado de Pensilvania, trajo a la memoria cómo se sintió “tan sola” durante la mañana siguiente a su aborto, que ocurrió hace cuarenta años. “Para mí estaba claro que la relación con el padre terminó a partir del momento que él quiso que yo me practicase un aborto,” dijo. “La soledad no se debía a su ausencia, sino a la ausencia de mi hijo.” Muchas mujeres dicen que sufren durante años – 20, 25, 30, o más – llevando una carga dolorosa de culpabilidad, profundamente enterrada en ellas. Estas mujeres describen los años de drogadicción, de relaciones disfuncionales, de promiscuidad sexual, y de la depresión que sobrevino. Algunas dijeron que el rechazo de su bebé también condujo a sus otras relaciones humanas a la ruina – con amantes, con los padres, y con los niños vivientes.

“Recuerdo que cuando entré en el automóvil (luego del aborto), mi hijo de un año de edad se me acercó para que lo cogiera en mis brazos, y no pude hacerlo,” recordó Cynthia Carney, de la ciudad de Tulsa en el Estado de Oklahoma, apenas pudiendo hablar debido a su llanto. “Mi relación con él cambió a partir de ese día. Nunca he sido la misma. Sin esperanza, sin opciones”.

Muchas de las historias revelan la desesperación que las mujeres experimentan cuando se dan cuenta que nadie las apoyará durante su embarazo – una desesperación que ha sido comparada a la de una persona que piensa en el suicidio, cuando toda esperanza parece desvanecerse.

Michelle Geraci describe el modo en que los empleados de la Federación de Paternidad Planificada de EEUU (o simplemente Paternidad Planificada), filial en ese país de la abortista Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés), le dieron la espalda, cuando ella guardaba la esperanza de que podría quedarse con su bebé. Una amiga le había recomendado que fuese allí, como un lugar donde la podían ayudar. “Cada vez que llamaba, tenía la esperanza de que alguien podía decirme a quién podía llamar que me pudiese ayudar para poder quedarme con mi bebé. Ellos solamente me decían que eso era un problema mío,” dijo Geraci.

Luego de llegar para que le practicaran el aborto, Geraci accidentalmente logró ver fugazmente a su bebé en la ecografía. “Algo pasó por mí como una oleada,” dijo. “Le pregunté a la doctora qué era lo que había visto, y ella dijo que no era nada. Me vio la cara y rápidamente se paró entre la pantalla y yo. Entonces se detuvo y me dijo que yo no tenía que hacer esto. “Desesperada, le conté mi situación y que no quería que me lo practicaran, pero que no sabía que más hacer. Le dije que me sentía como si estuviese montada en una montaña rusa y que me quería bajar,” recordó Geraci. “Ella me miró, se encogió de hombros, y me respondió, “Está bien.” Lo próximo que supe es que me pusieron una máscara sobre mi cara y yo estaba pensando que lo que estaba tratando de decirle era que el querer bajarme de la montaña rusa no significaba que quería que me practicaran el aborto. Y lo próximo que recuerdo es que me estaba despertando en una habitación llena de mujeres llorando. La mujer a mi lado, con lágrimas, intentó sujetarme la mano. Yo también estaba llorando. Le di mi mano, pero al mismo tiempo la odiaba y me odiaba a mí misma.”

Luego de quedar embarazada por un acto de violación, Pam (Pamela) Messina, del pueblo de Charlottesville en el Estado de Virginia, dijo que la decisión sobre si abortar o no “la atormentaba.” “Lloré durante muchos días y me dijeron que tenía que apresurarme y tomar una decisión,” recordaba. El día después de abortar a su hijo, Messina dijo que su madre intentó consolarla, al decirle que “ella me hubiese abortado si la práctica del aborto hubiese estado disponible para ella. ”Ella pensó que esto haría que me sintiera mejor en cuanto a mi decisión. Sin embargo, eso hizo que me sintiera mucho peor – porque si a mí me hubiesen dado la oportunidad, hubiese optado por nacer,” dijo Messina. “Pero a mi bebé no le dieron la oportunidad, ni tampoco tenía voz para hacerse escuchar sobre este asunto.” Para algunas, “la libertad para escoger”, que proporciona el aborto legalizado, no es libertad alguna. En su lugar, constituyó un arma que se usó en contra de ellas.

Jacquie Stalnaker, de la ciudad de Birmingham en el Estado de Alabama, le dijo a su novio que estaba embarazada, y contó lo siguiente: “Para mi sorpresa él dijo que tenía que ser abortado. Me dijo que, o era mi vida, o la vida del bebé, pero que uno de nosotros se iba a tener que marchar. Fuimos hasta la clínica, y había un revólver debajo del asiento del automóvil. Con eso, sabía que, lo que me dijo, era en serio. “Mientras el procedimiento se estaba llevando a cabo no me habían dado anestesia, ni me habían adormecido, ni me habían dado medicina para el dolor,” dijo Stalnaker, una mujer que ahora tiene 45 años de edad. “Les puedo decir con precisión cómo se sintió la bebé cuando fue eliminada de mi cuerpo. La pusieron en una vasija, encima de un estante y me despacharon del lugar. Stalnaker también contó que su novio la dejó allí y ella no lo volvió a ver nunca más. Luego, mientras caminaba hacia el estacionamiento, Stalnaker sufrió un colapso y casi se muere de una hemorragia. Desde entonces, ha sobrevivido el cáncer en tres ocasiones, le han extirpado del útero un tumor que pesó 25 libras, y no se le ha hecho posible volver a tener hijos. Según los médicos, estos fueron los efectos del aborto.

A pesar de la tenebrosidad de sus historias, todas las mujeres atestiguaron de un creciente sentimiento de esperanza que surgió cuando comenzaron una travesía hacia una re-integración personal, mediante el llanto sanador de duelo por la pérdida de su bebé y el agradecimiento por el perdón que obtuvieron de Dios.

Aunque su vida giró en un espiral hacia abajo después del aborto, una madre dijo que durante años no había estado consciente de su dolor. Pero una vez que abrió su corazón para contar su pérdida, dijo que vio a su hijo en el cielo en una visión. “Cuando lo vi, supe quién era inmediatamente,” dijo. “Vi toda su personalidad, su potencial, su impacto en las vidas de otros durante su vida, y vi que había sido la responsable de que nada de ello hubiese ocurrido.”

Una característica asombrosa que comparten las mujeres que se sometieron a un aborto, es un apego afectuoso y hasta una relación con el pequeño que fue condenado a muerte – algo que algunos describen como el único camino hacia la curación. Una mujer que se identificó como “Chris” (Christina), dijo que escuchó “a la pequeña vida dentro de mí clamando por su vida” en las últimas horas antes del procedimiento: “El clamor de Christopher permanecerá en mi memoria a partir de ese día.” Años más tarde, comenzó a reconciliarse con Christopher y a sanarse durante un retiro del Viñedo de Raquel.

Incluso, una mujer describió una experiencia mística que tuvo lugar, luego de implorarle a Dios que le diese la oportunidad de poder hablar con su niña concebida, pasados 23 años del aborto. Ella oraba diciendo: “’Miriam, por favor, perdóname por lo que te hice.’ Y ella me respondió: ‘Oh, mamá, lamento tanto todos los sufrimientos que has padecido durante los pasados 23 años,’” contó. “Yo no escucho voces, pero esa mañana, escuché a Miriam, y su voz sonaba como si tuviese 23 años de edad. Más aún, su voz sonaba como si fuese la de una de mis sobrinas. Con la respuesta de Miriam, supe que ella me amaba.”

Un rostro y un nombre para su bebé: eso es clave para que estas mujeres regresen del exilio a su maternidad. Y es clave, según dicen ellas, para sacar a la luz las mentiras perpetuadas por el aborto legalizado. “Me di cuenta de la verdad que había estado rehusando reconocer: ella no era una masa de tejido o un error,” dijo una madre. “Ella era mi pequeña Cecy (Cecilia), y porque era un ‘inconveniente’, permití que la mataran. Si el aborto no hubiese estado legalizado, hubiese hecho cabida en mi vida para ella.”

Fuente: Kathleen Gilbert, “Mujeres que abortaron comparten historias de dolor, redención en las escalinatas del Tribunal Supremo,” Notifam.net, 28 de enero del 2011, http://notifam.net/index.php/archives/2804/. Versión del original en inglés: http://www.lifesitenews.com/news/post-abortive-mothers-share-stories-of-grief-redemption-on-supreme-court-st. Traducida del inglés por: Marlene Gillette-Ibern.


3. DINAMARCA: LAS MUJERES QUE ABORTAN SON MÁS PROPENSAS A IR AL PSIQUIATRA.

Matthew Cullinan Hoffman

Un nuevo estudio financiado por la Fundación proaborto Susan Thompson Buffett ha encontrado que las mujeres en Dinamarca que han abortado voluntariamente están mucho más predispuestas a buscar ayuda psiquiátrica por primera vez en sus vidas, en los meses que circundan su aborto, que las mujeres que dan a luz.

El estudio, titulado “Induced First-Trimester Abortion and Risk of Mental Disorder” (“Aborto inducido en el primer trimestre y riesgo de trastorno mental”) y publicado la última semana de enero (2011) en el New England Journal of Medicine, examinó los registros médicos daneses conservados por el gobierno sobre los casos de abortos y asesoría psiquiátrica entre los ciudadanos. El estudio abarca los años 1995-2007.

Los autores encontraron que las mujeres que se sometieron a abortos estuvieron casi tres veces más predispuestas a buscar ayuda psiquiátrica por primera vez en sus vidas, durante los nueve meses antes y los doce meses después del procedimiento, que las mujeres que dieron a luz.

Sin embargo, los autores no consideraron que los resultados sugieren una relación causal entre el aborto y las enfermedades mentales.

Los autores compararon el número de mujeres que buscaron ayuda psiquiátrica en los meses previos y en los meses posteriores al aborto. Como no hubo un aumento estadísticamente significativo después del aborto, llegaron a la conclusión que el hallazgo “no respalda la hipótesis que existe un mayor riesgo de trastornos mentales después de un aborto inducido en el primer trimestre”.

La doctora Priscilla Coleman, profesora de Desarrollo Humano y Estudios Familiares en la Bowling Green State University y experta en la relación entre el aborto y las enfermedades mentales, dijo en una crítica del estudio que este tiene “grandes problemas”.

En un artículo reciente, Coleman sugiere que la tasa de problemas de salud mental previos a un aborto era probablemente tan alta, en comparación con la de las mujeres que dieron a luz, “porque muchas de las mujeres probablemente estaban en medio de la toma de decisión de practicarse un aborto cuando experimentaron su primera visita psiquiátrica”. Sin embargo, agrega que los autores del estudio, en lugar de ello concluyero que “las mujeres que eligen abortar experimentarán con frecuencia problemas de salud mental basados en otros factores, más que en el procedimiento”.

Coleman señala que los datos del estudio mismo “indican que las tasas de problemas de salud mental son significativamente más altas después de un aborto en comparación con las de después del parto (15,2% vs. 6,7%) y con las que no han estado embarazadas (8,2%)”, un hecho minimizado por los autores en su evaluación.

Otros numerosos estudios mencionados por LifeSiteNews [1] han encontrado sólidas evidencias de problemas psicológicos post-aborto, incluyendo trastorno de estrés postraumático, depresión ysuicidio . Coleman señala que por lo menos 30 estudios han llegado a conclusiones similares.

Sin embargo, los autores del estudio danés critican dichos estudios, alegando que “la mayoría de estudios no han logrado distinguir entre diagnósticos de salud mental, como la depresión y la psicosis, y los sentimientos de tristeza, pérdida o arrepentimiento, que aunque desagradables, no significan necesariamente un trastorno mental”.

Fuente: Matthew Cullinan Hoffman, “Un estudio descubre que las mujeres que abortan voluntariamente están más predispuestas a buscar ayuda psiquiátrica,” Notifam.net, 31 de enero del 2011,http://notifam.net/index.php/archives/2876/. Versión original en inglés en http://www.lifesitenews.com/news/study-finds-that-women-who-have-abortions-are-more-likely-to-seek-psychiatr. Traducción de José Arturo Quarracino.

Nota de VHI: LifeSiteNews.com es la prestigiosa agencia noticiosa provida, con sede en Canadá, de la cual Notifam.net es la versión en español.


4. LA FUNDACIÓN GATES, EL CONTROL DEMOGRÁFICO Y EL ABORTO.

Lcda. Marlene Gillette Ibern, Esq.

Colaboradora de VHI

La Fundación Bill y Melinda Gates es una de las más grandes organizaciones no gubernamentales (ONG) que promueve el control demográfico mundial [1]. En su sitio cibernético, se puede navegar y ver el mapa del mundo dividido por regiones, lo que hace saber a todos que la Fundación Gates tiene su mirada puesta en los cinco continentes [2]

La Fundación es una fiel colaboradora de la agenda antivida y anti-familia de la ONU [1]. Es, además, un fuerte aliado del gigante internacional abortista Federación Internacional de Panificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés) [3]. De hecho, la IPPF recibe donativos de la Fundación Gates [1].

Uno de los programas de la Fundación Gates se titula “Desarrollo Global” [4]. Una de las herramientas de este programa se llama “Política Pública y de Apoyo”. Su función es obtener un compromiso internacional de todos los sectores, para alcanzar un “progreso” duradero [4]. Uno de los miembros de su panel de asesores es el señor Ernesto Zedillo, ex presidente de México. Zedillo es también parte de varios proyectos de la ONU. Además, es miembro de una ONG que se llama “Grupo Crisis Internacional” [5]. Esta organización también ha recibido donativos de la Fundación Gates [6].

El Grupo Crisis Internacional señala que su misión es la prevención y resolución del conflicto armado en los cinco continentes. Es una de las entidades que asesora a la ONU [7]. Sus miembros son ex líderes políticos de todas partes del mundo y profesores y pensadores sobre temas que son parte del debate internacional [8]. Se pronuncian a favor del control demográfico, de la distribución de anticonceptivos, y de la “salud sexual y reproductiva” (aborto encubierto) [9], [10].

Notas:

[1]. Lcda Marlene Gillette Ibern, “La Fundación Gates y el control demográfico”, Boletín Electrónico de VHI, primera parte, 20 de julio de 2010, http://www.vidahumana.org/news/20julio2010.html#3y segunda parte, 4 de agosto de 2010, http://www.vidahumana.org/news/4agosto2010.html#2.

Thaddeus Baklinski, “Bill Gates propone registro de natalidad universal en apoyo al control demográfico,” Notifam.net, 20 de enero de 2011, http://notifam.net/index.php/archives/2631/.

[2]. The Bill and Melinda Gates Foundation; sección: Regions around the World, http://www.gatesfoundation.org/regions/Pages/default.aspx,

[3]. Cf. en el sitio web de VHI: http://www.vidahumana.org/vidafam/ippf/ippf_index.html.

[4]. The Bill and Melinda Gates Foundation; sección: Global Development Program, http://www.gatesfoundation.org/global-development/Pages/overview.aspx.

[5]. The Bill and Melinda Gates Foundation; sección: Global Development Program; subsección: Advisory Panel - Ernesto Zedillo,

http://www.gatesfoundation.org/global-development/Pages/program-advisory-panel.aspx.

[6]. The Bill and Melinda Gates Foundation; sección: Grants 2001 - International Crisis Group, http://www.gatesfoundation.org/Grants-2001/Pages/International-Crisis-Group-OPP10015.aspx.

The Bill and Melinda Gates Foundation; sección: Grants 2004 - International Crisis Group,

http://www.gatesfoundation.org/Grants-2004/Pages/International-Crisis-Group-OPP34632.aspx.

[7]. International Crisis Group/ICG; sección: About, http://www.crisisgroup.org/en/about.aspx.

[8]. International Crisis Group/ICG; sección: Staff, http://www.crisisgroup.org/en/about/staff/advocacy/brussels/louise-arbour.aspx.

[9]. A modo de ejemplo, se incluye mención de los siguientes informes tomados de la misma página de esta ONG:

http://www.crisisgroup.org/~/media/files/asia/central-asia/tajikistan/tajikistan%20a%20roadmap%20for%20development.ashx.

http://www.crisisgroup.org/en/regions/middle-east-north-africa/iran-gulf/yemen/008-yemen-coping-with-terrorism-and-violence-in-a-fragile-state.aspx.

http://www.crisisgroup.org/en/regions/asia/south-east-asia/burma-myanmar/B034-myanmar-update-on-hiv-aids-policy.aspx.

http://www.crisisgroup.org/~/media/files/asia/south-asia/pakistan/084_pakistan_reforming_the_education_sector.ashx.

http://www.crisisgroup.org/en/regions/latin-america-caribbean/haiti/b020-haiti-saving-the-environment-preventing-instability-and-conflict.aspx.

http://www.crisisgroup.org/~/media/files/asia/central-asia/kyrgyzstan/193%20the%20pogroms%20in%20kyrgyzstan.ashx.

[10]. En cuanto a la “salud reproductiva, cf. en el sitio web de VHI: http://www.vidahumana.org/vidafam/muerte/salud-reproductiva_index.html.


5. BOLETINES ANTERIORES: http://www.vidahumana.org/news/prensa_index.html.

CURSO DE CAPACITACIÓN PROVIDA: http://www.vidahumana.org/CURSO/cursos_index.html.

LIBROS DIGITALIZADOS: http://www.vidahumana.org/catalogo/ebooks/EBOOKS_index.html.

PROGRAMA RADIAL EN VIVO “DEFIENDE LA VIDA”: http://www.ewtn.com/spanish/radio.asp.

CATÁLOGO DE MATERIALES EDUCATIVOS: http://www.vidahumana.org/catalogo/catalogo.html.

VIDEOS EN YOUTUBE:

1. La importancia del tema de la “educación” sexual hedonista.

http://www.youtube.com/watch?v=sySe_hySFuQ.

2. La “educación” sexual hedonista en EEUU.

http://www.youtube.com/watch?v=oUcMSmfGhfE.

3. La “educación” sexual hedonista en América Latina

http://www.youtube.com/watch?v=s_bZbyFmmro.

4. Cómo los padres deben educar a sus hijos en la castidad.

http://www.youtube.com/watch?v=tII0bAXRuNk.

5. Hacia una sexualidad integrada (para los jóvenes).

http://www.youtube.com/watch?v=EK6NevxPogU.

6. Presentación sobre Vida Humana Internacional.

http://www.youtube.com/watch?v=OuBjZjZqCxk.

PRESIONE AQUÍ PARA ENVIARNOS SU DONATIVO. ¡MUCHAS GRACIAS!

Ultima modificacion el Domingo, 10 de Abril de 2011 19:29
Portada » Publicaciones » Boletín Electrónico de VHI » 2011 » VOL. 17, NO. 2, 4 DE FEBRERO DEL 2011



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia