HLI

El Parlamento de Uruguay pretende votar en los próximos días un proyecto de ley que despenaliza la práctica del aborto durante los tres primeros meses del embarazo.  


En caso de que el aborto sea aprobado en Uruguay, en seguida podrá ser aprobado en toda Latinoamérica.

Ya el proyecto fue aprobado en la Cámara uruguaya por una votación de 50 a 49. Y ahora va al Senado. Si este proyecto criminal prospera, decidirá la matanza de millares de seres humanos.

El movimiento provida en Uruguay y en especial, nuestra afiliada Esperanza Uruguay, piden encarecidamente a todos que hagan oración pidiendo a Dios por el respeto a la vida humana inocente y sus mamás.

 

Para obtener más información, por favor, comuníquese con: Alberto Monteiro en: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

 

¡Muchas gracias!

-  El 22% (más de la quinta parte) de todos los embarazos terminan en aborto.

-  Desde 1973 hasta el presente se han cometido más de 50 millones de abortos.

-  En el 2008 se cometieron 1.2 millones de abortos (esa cifra anual se mantiene igual hasta el presente).

-  Casi el 33% de todas las mujeres al alcanzar los 45 años de edad se ha hecho practicar un aborto.

-  El 18% de los abortos ocurre en adolescentes.

-  El 50% de los abortos ocurre en mujeres entre 20 y 29 años de edad.

-  El 30% de los abortos ocurre en mujeres de raza negra no hispanas.

-  El 25% de los abortos ocurre en mujeres hispanas (siendo los hispanos sólo el 16% de la población).

-  El 36% de los abortos ocurre en mujeres blancas no hispanas. 

-  El 9% de los abortos ocurre en mujeres de otras razas.

-  El 37% de los abortos ocurre en mujeres que dicen ser protestantes.

-  El 28% de los abortos ocurre en mujeres que dicen ser católicas [1].

 

Estimados amigos:

Creemos que este video, ahora doblado al inglés, puede ser una herramienta útil para ayudar a los jóvenes a sentirse mejor acerca de las decisiones que han tomado y a fortalecer su compromiso con el verdadero amor.

Les animo encarecidamente a ver este video en este sitio web: http://www.soyamante.org/index.html. Hasta la fecha el video ha sido visto por más de 335,000 personas.

Tenemos la esperanza de que también se difunda masivamente en la población de habla inglesa. El enlace correspondiente a la versión en inglés es: http://imalover.org/index-eng.html.

Este proyecto fue una iniciativa de un grupo de jóvenes que quieren difundir un mensaje diferente acerca del verdadero amor. Tuve el honor de servirles en esta labor. Los enlaces que acabamos de proporcionar tienen más información acerca de dicho mensaje.

¡No se lo pierdan!

Atentamente,

Jokin de Irala, MD, MPH, PhD
Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública
Facultad de Medicina
Universidad de Navarra
C/Irunlarrea 1, 31008
Pamplona, Navarra
España
Tel. +34 948 425 600 Ext. 806428

Andrés Elias
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Contacto: 0969286043
andreselias.com

Creado en enero del 2013, Observatorio Católico es un movimiento de ciudadanos activos dedicado a defender los valores de la sociedad ecuatoriana, promoviendo la participación del católico en el debate político-social y la vigilancia cívica católica.

En cuanto a los logros del Observatorio Católico durante el 2013 podemos destacar:

- El retiro de la revista digital "El diablo",

- El retiro de la promoción de la masturbación de la página web "Sexualidad sin Misterios"

- El retiro del segmento el Confesionario del programa de Pinoartgoti de TC TV el PHD (donde se denigraba a los sacerdotes)

Más información: http://www.observatoriocatolico.com/2013/12/recuento-de-logros-y-victorias-del-2013.html

Este 2014 el Observatorio Católico abre operaciones en Quito con la realización de dos talleres Evangelización a través de las Redes Sociales y Análisis de escenarios con Mentalidad de Ajedrecista, que se dictarán los días viernes 28 y sábado 29 de marzo de 09:00 a 17:00.

Evangelización a través de las Redes Sociales. Herramientas para el uso correcto de las redes sociales para difundir el mensaje de la Iglesia Católica a través de artículos, vídeos, información, que promuevan a las personas. Fecha: Viernes 28 de marzo. Valor: $20  Los asistentes deben llevar una laptop o tableta para conectarse al Internet.

Análisis de Escenarios con Mentalidad de Ajedrecista. Formamos líderes católicos, observantes de las acciones de los líderes políticos y de opinión en el país, a fin de buscar consensos en pos de una sociedad que respete los valores y los principios dictados por la Doctrina Social de la Iglesia. Fecha: sábado 29. Valor: $35. Incluye un manual para el participante.

Lugar: Fundación Alternativa (Pablo Claudel N41-61 e Isla Pinzón).

Inscripciones al mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

El Observatorio Católico cuenta con el apadrinamiento, asesoría y apoyo de Ignacio Arsuaga director y fundador de la plataforma digital Hazte Oír, y de la Sra. Nancy Tossi, colaboradora de Vida Humana Internacional en el Ecuador y en otros países de Latinoamérica.

Esperamos contar con la difusión de esta noticia y los invitamos a conocer más sobre el Observatorio Católico a través de nuestras redes socialeshttp://www.observatoriocatolico.com/, @VotocatolicoEc.

Hombre y mujer desde la perspectiva de la fe

Adolfo J. Castañeda, MA, STL
Director de Educación de VHI

En este artículo tratamos el tema de la persona humana como hombre y como mujer desde la perspectiva de la fe, es decir, de la revelación de Dios que la fe acoge, tal y como esta revelación es interpretada y explicada auténticamente por el Magisterio de la Iglesia Católica. Basamos nuestras reflexiones en el documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe titulado "Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la colaboración del hombre y la mujer en la Iglesia y el Mundo", del 31 de mayo de 2004.

En ese documento leemos que "la segunda narración de la creación (Génesis 2:4-25) confirma de modo inequívoco la importancia de la diferencia sexual... Adán experimenta una soledad, que la presencia de los animales no logra llenar. Necesita una ayuda adecuada. El término designa aquí no un papel subalterno, sino una ayuda vital... La palabra hebrea ezer, traducida como ayuda, indica el auxilio que sólo una persona presta a otra persona. El término no tiene ninguna connotación de inferioridad o instrumentalización. De hecho, también Dios es, a veces, llamado ezer respecto al hombre (cf. Esdras 18:4; Salmo 9:10, 35)" [1].

Comentando sobre este pasaje del Génesis, el Papa Juan Pablo II escribió: "La mujer es otro 'yo' en la humanidad común. Desde el principio aparecen [el hombre y la mujer] como 'unidad de los dos', y esto significa la superación de la soledad original, en la que el hombre no encontraba 'una ayuda que fuese semejante a él' (Gn 2,20). ¿Se trata aquí solamente de la 'ayuda' en orden a la acción, a 'someter la tierra' (cf Gn 1,28)? Ciertamente se trata de la compañera de la vida con la que el hombre se puede unir, como esposa, llegando a ser con ella 'una sola carne' y abandonando por esto a 'su padre y a su madre' (cf Gn 2,24)" [2].

"De este modo, el cuerpo humano, marcado por el sello de la masculinidad o la femineidad, "desde 'el principio' tiene un carácter nupcial [o conyugal], lo que quiere decir que es capaz de expresar el amor con que el hombre-persona se hace don, verificando así el profundo sentido del propio ser y del propio existir". Comentando estos versículos del Génesis, el Santo Padre [Juan Pablo II] continúa: "En esta peculiaridad suya, el cuerpo es la expresión del espíritu y está llamado, en el misterio mismo de la creación, a existir en la comunión de las personas 'a imagen de Dios'" [3].

En relación con el tema del matrimonio en este relato de la creación del Génesis, el Papa Juan Pablo II afirma: "En la 'unidad de los dos' el hombre y la mujer son llamados desde su origen no sólo a existir 'uno al lado del otro', o simplemente 'juntos', sino que son llamados también a existir recíprocamente, 'el uno para el otro... El texto del Génesis 2,18-25 indica que el matrimonio es la dimensión primera y, en cierto sentido, fundamental de esta llamada... Toda la historia del hombre sobre la tierra se realiza en el ámbito de esta llamada. Basándose en el principio del ser recíproco 'para' el otro en la 'comunión' interpersonal, se desarrolla en esta historia la integración en la humanidad misma, querida por Dios, de lo 'masculino' y de lo 'femenino'" [4]. "Tenemos aquí el centro del diseño originario de Dios y la verdad más profunda del hombre y la mujer, tal como Dios los ha querido y creado. Por más transtornadas y obscurecidas que estén por el pecado, estas disposiciones originarias del Creador no podrán ser nunca anuladas" [5].

"El hombre --ya sea hombre o mujer-- es persona igualmente; en efecto, ambos, han sido creados a imagen y semejanza del Dios personal" [6]. "La igual dignidad de las personas se realiza como complementariedad física, psicológica y ontológica [es decir, en el ser mismo de la persona, como hombre y como mujer], dando lugar a una armónica 'unidualidad' relacional, que sólo el pecado y las 'estructuras de pecado' inscritas en la cultura han hecho potencialmente conflictivas. La antropología bíblica [la visión que tiene la Biblia de la persona] sugiere afrontar desde un punto de vista relacional, no competitivo ni de revancha, los problemas que a nivel público o privado suponen la diferencia de sexos" [7].

"Además, hay que hacer notar la importancia y el sentido de la diferencia de los sexos como realidad inscrita profundamente en el hombre y la mujer'" [8]. "La sexualidad caracteriza al hombre y a la mujer no sólo en el plano físico, sino también en el psicológico y espiritual con su impronta consiguiente en todas sus manifestaciones" [9] "Ésta no puede ser reducida a un puro e insignificante dato biológico, sino que "es un elemento básico de la personalidad; un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los otros, de sentir, expresar y vivir el amor humano" [10]. "Esta capacidad de amar, reflejo e imagen de Dios Amor, halla una de sus expresiones en el carácter esponsal del cuerpo, en el que se inscribe la masculinidad y la femineidad de la persona" [11].

De toda esta enseñanza claramente se deduce que el matrimonio entre un hombre y una mujer es una institución creada por Dios e inscrita en la naturaleza misma del hombre y la mujer. Se trata de una institución natural, es decir, su origen es divino y es intrínseca al ser humano hombre-mujer. La institución matrimonial hunde sus raíces y su razón de ser en la igualdad entre el hombre y la mujer, y, al mismo tiempo en su diferencia complementaria, así como en la unión sexual entre los dos abierta a la vida. Tiene sus propias leyes, bienes y valores, que Dios le ha dado y ha inscrito en la naturaleza humana. De ahí que ninguna persona, ninguna autoridad, pública o privada, tiene el derecho de trastocarla, porque es anterior a cualquier institución social y al Estado mismo.

Lamentablemente, el pecado ha trastocado esta visión originaria de la relación hombre-mujer, así como la vivencia de la misma. Por ello es que a lo largo de la historia y, particularmente en la actualidad, existe esta confusión respecto de la identidad sexual. Esta confusión redunda no sólo en la insensata ideología del mal llamado "matrimonio homosexual", sino en un ataque frontal contra el corazón mismo del verdadero matrimonio. Ello es sumamente preocupante, porque el matrimonio es la base de la familia y, en el plano humano, de la civilización cristiana.

La razón por la cual afirmamos, por un lado, que el matrimonio es el fundamento de la civilización cristiana y, por el otro, que el "matrimonio homosexual" es un ataque frontal contra el mismo, es porque, como ya se ha afirmado, la relación hombre-mujer, tal y como Dios la ha creado, es constitutiva del ser humano, como hombre y como mujer, y lo es, más todavía, en su relación con Dios. El pecado ha alterado la relación de la humanidad con Dios (dimensión teológica)precisamente alterando la relación hombre-mujer (dimensión antropológica).  Por ello, el documento que estamos citando dice tan certeramente:

"Se trata de la dimensión antropológica de la sexualidad, inseparable de la teológica. La criatura humana, en su unidad de alma y cuerpo, está, desde el principio, cualificada por la relación con el otro. Esta relación se presenta siempre a la vez como buena y alterada. Es buena por su bondad originaria, declarada por Dios desde el primer momento de la creación; es también alterada por la desarmonía entre Dios y la humanidad, surgida con el pecado. Tal alteración no corresponde, sin embargo, ni al proyecto inicial de Dios sobre el hombre y la mujer, ni a la verdad sobre la relación de los sexos. De esto se deduce, por lo tanto, que esta relación, buena pero herida, necesita ser sanada" [12].

En los próximos artículos continuaremos abundando sobre la dualidad en unidad entre el hombre y la mujer desde la perspectiva de la fe, es decir, de la revelación de Dios en la Biblia explicada por el Magisterio de la Iglesia y acogida por el Pueblo de Dios por medio de la fe. Nuestras reflexiones irán encaminadas a mostrar la sanación que la revelación de Dios muestra como necesaria para la actual confusión respecto de la identidad sexual.

Notas:

[1]. La colaboración del hombre y la mujer, no. 6 y nota 5.

[2]. Juan Pablo II, Carta Apostólica Mulieris dignitaten, sobre la dignidad de la mujer (15 de agosto de 1988), no. 7. Citado en La colaboración del hombre y la mujer, no. 6, cf. la  nota 6.

[3]. Juan Pablo II, Catequesis "El hombre-persona se hace don en la libertad del amor" (16 de enero de 1980), no. 1; Catequesis "La concupiscencia del cuerpo deforma las relaciones hombre-mujer" (26 de julio de 1980), no. 1. Citados en La colaboración del hombre y la mujer, no. 6, cf. las notas 7 y 8.

[4]. Mulieris dignitatem, no. 7. Citado en La colaboración del hombre y la mujer, no. 6, cf. la nota 9.

[5]. La colaboración del hombre y la mujer, no. 6.

[6]. Congregación para la Educación Católica, Orientaciones educativas sobre el amor humano. Lineamientos de educación sexual (1 de noviembre de 1983), no. 4. Citado en La colaboración del hombre y la mujer, no. 8.

[7]. La colaboración del hombre y la mujer, no. 8.

[8]. Ibíd.

[9]. Orientaciones educativas, no. 4. Citado en La colaboración del hombre y la mujer, no. 8.

[10]. Íbid.

[11]. La colaboración del hombre y la mujer, no. 8.

[12]. Ibíd.

Miguel Manzanera, SJ
Presidente,
ANE Provida Bolivia
Organización afiliada a VHI

Según las noticias del Gobierno de Bolivia, el Ministerio de Salud distribuirá más de 1.35 millones de condones en las fiestas de carnaval en 2.500 puntos de orientación y de prevención en Santa Cruz, Oruro, Cochabamba y La Paz. Esta distribución forma parte de la política sanitaria que se viene aplicando desde hace varios años para evitar el contagio del SIDA, las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

El eslogan elegido para esta campaña, en la que han invertido 310 mil bolivianos, es "Si te amas y valoras tu vida, ¡protégete! ¡Usa siempre condón!". A esta campaña del Ministerio de Salud se suman el Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, las Fuerzas Armadas, la Policía, Universidades Públicas y Privadas, Colegios, Escuela de Enfermería y la Asociación de Conjuntos Folklóricos.

Sin duda habrá personas que aplaudan esta campaña, pensado que va a reducir los contagios sexuales y los embarazos irresponsables. Sin embargo no hay estudios serios que avalen estos resultados, sino más bien la experiencia muestra que en los países africanos donde se llevaron a cabo campañas similares de condones, empeoró significativamente el número de contagios de SIDA.

El Papa Benedicto XVI levantó esa sospecha en un viaje en el año 2009 al continente africano, indicando cómo las campañas masivas de condones más bien contribuyen a la promiscuidad sexual con las consecuencias de contagios y embarazos irresponsables.

Este efecto, a primera vista paradójico, ha sido confirmado por Daniel Halperin, Tony Anatrellay otros expertos en salud pública. Se explica por el efecto psicosocial boomerang de las campañas masivas.  Muchos jóvenes ilusionados con la propaganda llegan a creer que "con el preservativo no pasa nada" y son incitados a tener muchas más relaciones, incluso promiscuas con personas  desconocidas.

Las campañas ocultan que los condones no son totalmente seguros para evitar los embarazos, los contagios sexuales y el SIDA. Como todo artefacto tienen un porcentaje de falencia tanto teórica como práctica. La teórica se refiere al mismo condón por deficiencias en su manufactura o en su conservación en temperaturas extremas. La falencia práctica en el uso incluye además las circunstancias concretas en las que los condones son utilizados. En las fiestas de carnaval el ambiente de provocación sexual, aumentada por la ingesta de alcohol, aumenta notablemente la tasa de falencia, pudiendo ser muy alta.

Una información detallada sobre el "mito del preservativo" puede verse en www.sinsida.com.

Uganda fue el primer país africano en la década de 1990 en oponerse a las campañas masivas de preservativos, ofrecidos "generosamente" por las empresas productoras de condones y las organizaciones internacionales, e inició la política que luego se ha llamado ABC, con los tres clásicos elementos por este orden: A. Abstinencia sexual prematrimonial. B. Buen matrimonio fiel y  C. Condón.

La Iglesia Católica y otras instituciones cambian este último elemento C. por el de Castidad o sea Control racional de la sexualidad.

Las campañas de preservativos, lejos de ser pedagógicas, crean en los adolescentes y jóvenes la falsa idea de que la relación sexual es saludable siempre que se utilice el preservativo. Pero de esta manera se erosiona la conciencia moral, todavía en formación, que indica que la relación sexual sólo es moralmente buena dentro del matrimonio, donde existe un contexto de amor conyugal fiel. Los jóvenes, llevados por el instinto sexual, se inhabilitan para poder vivir la fidelidad en el matrimonio. Si se casan tienen más probabilidades de fracaso conyugal y se condenan a una vida egoísta con contactos esporádicos y poco duraderos.

Tal como enseña la Palabra de Dios, debemos respetar nuestro cuerpo como templo del Espíritu Santo (1 Co 6, 17), que nos invita a la fidelidad y no al goce pasajero e irresponsable de la sexualidad que nunca satisfará la vocación del hombre al verdadero amor.

Dr. Oscar Botta
Presidente
Fundación Acción por la Vida y la Familia
Organización afiliada a VHI en Argentina

La afirmación de que la vida del ser humano comienza en la concepción o fecundación no es una hipótesis de un teórico, ni de un teólogo, sino una constatación experimental, afirma Jérôme Lejeune padre de la genética moderna y quien descubrió la alteración cromosómica que genera el Síndrome de Down entre otros [1]. Desde el punto de vista científico el embrión es un ser humano. El Dr. Jérôme Lejeune decía: "En cuanto los 23 cromosomas del espermatozoide se encuentran con los 23 cromosomas del óvulo, toda la información necesaria y suficiente está allí, reunida en el ADN (Ácido Desoxirribo Nucleico) para determinar todas las cualidades de un nuevo ser humano. No se trata de una opinión, de un postulado moral o de una idea filosófica, sino de una verdad experimental".

El cigoto, fruto de la fusión de dos células germinales es un individuo distinto del padre y de la madre, con una carga genética del 50% de cada uno de los progenitores, que a su vez traen la expresión de toda la herencia familiar yes por eso que se pueden expresar genes de los abuelos, bisabuelos etc. El ADN ahí constituido forma nuestra identidad genética que es invariable a través de todas las etapas de la vida para una misma persona y está presente en todas las células de su organismo (embrión, feto, niño, joven, adulto y adulto mayor). Por ese ADN podemos identificar a alguien, descubrir su filiación, conocer  su compatibilidad para trasplante de órganos, etc.

Existen declaraciones de eminentes científicos sobre el inicio de la vida humana, a saber:

- El Dr. Micheline M. Mathews-Roth, de la escuela de medicina de Harvard, dio su testimonio confirmatorio, reforzado con referencias de más de 20 libros de texto de embriología y medicina, de que la vida humana comienza en la concepción.

- El Dr. Hymie Gordon, Chairman del Departamento de Genética de la Clínica Mayo en E.U., agregó: "Basado en todos los criterios de la biología molecular, la vida está presente en el momento de la concepción".

- El testimonio del Dr. Mc. Carthy de Mere, médico y abogado, de la Universidad de Tennessee, fue el siguiente: "El momento exacto de los comienzos de la personalidad y del cuerpo humano, es el momento de la concepción".

- El Dr. Alfred Bongiovanni, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, concluye: " Yo no estoy más preparado para decir que esa temprana etapa (de la fecundación) representa un incompleto ser humano, que para afirmar que el niño antes de los dramáticos efectos de la pubertad, no es un ser humano".

- Ángelo Luigi Vescovi, Profesor de Biología Celular (se profesa agnóstico) y co-director del Instituto de Investigación de Células Estaminales del Hospital San Rafael de Milán   «El embrión es un ser humano. Esto es innegable. Cualquier intento de hacer comenzar la vida humana en un momento posterior es arbitrario y no sostenido por argumentación científica».

- El Dr. Landrum Shettles, llamado por muchos "padre de la fertilización in vitro" comenta: "La concepción confiere vida y esa vida es de un solo tipo: humana". Y durante el juicio de Roe vs. Wade dijo "Negar la verdad sobre cuando comienza la vida humana, no da las bases para legalizar el aborto".

- La Real Academia Española de Medicina nos dice: "Prescindiendo de toda razón moral, solo desde el punto de vista de la Biología, el huevo fecundado es una vida independiente... ... cualquier práctica abortiva, por temprana que sea, debe ser considerada como un homicidio".

- Uno de los fundadores y directivos de la National Abortion Rigths Action League (NARAL), grupo que promovió la defensa y legalización del aborto en EEUU ha hecho unas declaraciones a la prensa norteamericana en las que reconoce su error. Bernard Nathason, profesor de la Facultad de Medicina de la Cornell University de Nueva York seguía diciendo: Dramáticamente tengo que reconocer ahora que el feto no es un trozo de carne: es un paciente. Este médico norteamericano, que trabajó en uno de los   mejores hospitales de Manhattan y practicó más de 75.000 abortos con su propio equipo dijo: "Nos hemos equivocado y es necesario rectificar y decírselo al público: el aborto supone una negación del derecho a la vida humana".

Siete de los más respetados libros de texto de medicina, publicados entre 1978 y 1995, definen el comienzo del embarazo como la concepción, y a ésta como la fertilización del óvulo por el espermatozoide:

- Butterworth's Medical Dictionary, 2ª Edición, 1978.

- Gould Medical Dictionary, 4a Edición, 1979.

- Stedman's Medical Dictionary, 26a Edición, 1995.

- Harrup's Dictionary of Medicine and Health, 1a Edición, 1988.

- Mellon's Illustrated Medical Dictionary, 3a Edición, 1993.

- Oxford Concise Medical Dictionary, 4a Edición, 1994.

- Pearce's Medical and Nursing Dictionary and Encyclopedia, 15a Edición, 1983.

Nota:

[1]. Lejeune, Jérome. Genética, Ética y Manipulaciones.

Del 21 al 24 de marzo próximos se llevará a cabo, Dios mediante, el I Congreso Internacional sobre la Defensa de la Vida y la Familia, en la ciudad de Santiago de Los Caballeros, República Dominicana. El principal organizador del evento es el Padre Juan Patricio Azcona, Párroco de la Parroquia San Andrés Apóstol.

Entre los temas que se abordarán están los siguientes:

  • "El doloroso drama del aborto: La violencia contra la mujer, de la que no se habla".
  • "La influencia de los medios de comunicación social".
  • "La ideología de 'género' y el lobby abortista".
  • "El síndrome post-aborto y su relación con la familia".
  • "El final de la vida humana y la eutanasia".
  • "Testimonios de reconciliación y curación postaborto".
  • "El derecho internacional frente a los temas de la vida y la familia".
  • "El inicio de la vida humana, clarificación acerca del desarrollo del embrión humano".
  • "Una visión integral de la sexualidad humana".
  • "Regulación natural de los nacimientos".
  • "Centros de apoyo a la maternidad".
  • "La reconciliación después del aborto".
  • "Testimonios provida".

VHI está aportando a este congreso con dos cajas de materiales. Además de ello, participarán dos conferenciantes que forman parte de VHI: El Dr. Alejandro Leal Esquivel (especialista en genética), Presidente de ADEVI, organización provida que está afiliada a VHI en Costa Rica, y la Lic. Marlene Gillette-Ibern (abogada), Asesora Legal de VHI. También participará Ana Lía López, de Pro-Life Miami y gran colaboradora de VHI.

Para obtener más información acerca de este importante evento, por favor, comuníquese con Maggie Estévez,  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

 


Dr. Oscar Botta
Presidente
Fundación Acción por la Vida y la Familia
Organización afiliada a VHI en Argentina

La vida humana comienza con la unión del espermatozoide y el óvulo, mecanismo que se da en todos los seres sexuados.

Antes de fusionarse los gametos transcurre un tiempo de diferenciación y maduración de las células sexuales en el interior del aparato genital correspondiente, proceso que en el hombre se denomina espermatogénesis, por el cual se forman cantidades de células sexuales. En la mujer es rítmico y limitado y se llama ovogénesis, de modo que a lo largo de su vida maduran alrededor de 400 óvulos [1].

Son depositados en la vagina humana entre 300 y 500 millones de espermatozoides, embebidos en un medio líquido segregado por las glándulas accesorias, que permite mantener su motilidad característica, dada por la cola del espermatozoide.

Los espermatozoides han de salvar una serie de barreras mecánicas y químicas antes de alcanzar la trompa uterina, de modo que solamente los suficientemente dotados la alcanzarán: entre 300 y 500. El pH vaginal es ácido y el líquido seminal es amortiguador de tal acidez. Por otra parte los líquidos seminales estimulan la contracción de la vagina, lo que ayuda al ascenso de los espermatozoides.

Antes de llegar al útero los espermatozoides deberán nadar contra corriente en su transcurso por las paredes uterinas. En las trompas, los movimientos natatorios de los espermatozoides, unido a las contracciones anulares tubáricas y a los movimientos de los cilios de las paredes de la trompa - que provocan contracorriente - hacen que los espermatozoides sigan avanzando. De esos espermatozoides que alcanzan la trompa, solo uno penetrará en el óvulo y de esa forma de dos elementos celulares al borde de la muerte (el espermatozoide y el óvulo) va a surgir una nueva vida.

El contacto  del espermatozoide con lo que se denomina zona pelúcida del óvulo dura unos 15 minutos, estableciéndose una unión que es específica, ya que este envoltorio del óvulo presenta receptores exclusivos para los espermatozoides de su especie. Además, por parte del espermatozoide existen proteínas de unión así mismo específicas, que se unen a los receptores ovulares correspondientes. Entra todo el espermatozoide en el óvulo y en su interior se mueve muy lentamente; aumentan las dimensiones de su núcleo (que está en la cabeza) por el paso de sustancias químicas ovulares en su interior. Los dos pronúcleos se van acercando hacia el centro para fusionarse las cromatinas de ambos, con lo que la carga genética nuclear ahora es la suma de la aportada por el padre y la aportada por la madre. Los elementos cromosómicos de ambos gametos se unifican y se ordenan en un engranaje conjunto [2]. El momento de la fusión de los dos pronúcleos es el acontecimiento culminante de la fecundación.

La célula resultante de la fecundación es ya distinta del óvulo y del espermatozoide, en su interior se da una gran producción de energía, es un proceso biológico de gran intensidad que demuestra la manifestación de la vitalidad del nuevo embrión. Desde el momento de la fecundación tenemos un ser vivo, independiente de las circunstancias en que la concepción de ese ser se haya producido y de la presencia o ausencia de anomalías físicas o psíquicas. Su carga genética, sus propiedades inmunológicas, proteicas, etc. que se manifiestan desde el comienzo, lo caracterizan como de una especie concreta y con una individualidad irrepetible.Es un individuo de la especie humana.

Desde el comienzo de  la vida, es decir, desde el momento de la penetración del espermatozoide dentro del óvulo, ya no hay ningún salto cualitativo entre unas etapas y otras del desarrollo, es un proceso continuo donde se pasa suavemente de un estadio a otro y se desarrolla un nuevo ser que es único e irrepetible. Aun cuando esa unión de espermatozoide y óvulo no se realice en la trompa uterina, como es el caso de la "Fecundación en el Vidrio", tendremos un ser humano cuya vida comenzó en el momento de la fecundación o concepción y que en una secuencia sin solución de continuidad llegará hasta la vejez y la muerte. La misma fecundación extracorpórea, con todo lo grave que es desde el punto de vista moral, demuestra que el ser humano comienza a existir en la fecundación.

La investigación científica sobre la naturaleza del embrión humano ya desde el momento de la concepción o fecundación, revela la existencia de un "sistema combinado" nuevo, irreducible a la suma de los dos subsistemas que fecundándose, lo han originado (el óvulo y el espermatozoide) y en el cual está inscripta toda la información que permite el desarrollo programado del nuevo ser hasta su completa forma final a través de un proceso continuo, coordinado y gradual [3]. El nuevo organismo así producido actúa precisamente como una unidad.

Este nuevo ser envía importantes señales al organismo materno que dan lugar al diálogo materno-embrionario y contribuyen a la exacta sincronización del sistema embrionario y maternal. Acausa de ese diálogo, el organismo materno se concentra en el embarazo. Una de esas señales que, incluso pocas horas después de la fecundación, es eliminada, impide que el  embrión sea expulsado en el momento de su implantación o anidamiento como si fuera un cuerpo extraño [4]. El nuevo ser entonces empieza a manifestarse tan pronto como queda concebido.

En el próximo artículo abordaremos el tema de las pruebas científicas que demuestran categóricamente que la vida del ser humano comienza en la concepción o fecundación.

Notas

[1]. Velayos, J.L. y Santamaría, L. El Comienzo de la Vida Humana. Cuadernos de Bioética. N° 20, 1°.  Santiago de Compostela. España. 1995.

[2]. Rager, Gunter. Institute d'Anatomie et Embriology. Friburgo. Suiza. 1998.

[3]. Universitá del Sacro Cuore. Roma. Identitá e Statuto dell'Embrione Umano. Medicina e Morale.1989.

[4]. Se trata del Early Pregnancy Factor (EPF) que produce la tolerancia inmunológica.

Hombre y mujer desde la perspectiva de la recta razón

Adolfo J. Castañeda, MA, STL

Director de Educación de VHI

En este artículo tratamos el tema de la persona humana como hombre y como mujer desde la perspectiva de la recta razón. Dejaremos para el próximo artículo el abordaje de este mismo tema desde la perspectiva de la doctrina de la Iglesia. La razón de ello es porque la Iglesia, siguiendo la revelación de Dios, nos enseña que el ser humano tiene dos fuentes de conocimiento de la verdad acerca de Dios y la creación en su relación con Dios. La Iglesia cree firmemente que si el ser humano usa rectamente su razón, puede llegar a conocer algo sobre la verdad acerca de Dios y de la persona humana, sobre todo en relación con Dios. La Iglesia también cree que la razón iluminada por la fe, la cual se define como la aceptación de la revelación divina bajo el impulso de la gracia de Dios, puede profundizar en esta verdad más allá de lo que la razón por sí sola puede alcanzar. La recta razón y la fe, enseña la Iglesia, no se contradicen, sino que se apoyan mutuamente. La fe va más allá de la razón, pero nunca la contradice [1].

La razón ha demostrado la existencia del alma y la unión de ésta con el cuerpo humano. Los filósofos griegos antiguos, como Platón y Aristóteles, que vivieron varios siglos antes de Cristo, demostraron la existencia del alma en el ser humano. Sólo la presencia en la persona humana de una entidad espiritual capaz de razonar y de elegir libremente puede explicar esa capacidad que tiene el ser humano de concebir, desear y elegir valores que trascienden el mundo material, como el amor perfecto, la justicia perfecta, la verdad perfecta y el bien perfecto. Esa entidad espiritual se llama "alma" o "espíritu humano". El alma es el principio vital del cuerpo y actúa a través de él. Ahora bien, si el alma es una entidad espiritual, entonces es indestructible, porque, a diferencia de lo material, no está sujeta al deterioro y a su eventual destrucción; sino que es inmortal.

Aristóteles enfatizó la unidad sustancial, no accidental, entre el alma y el cuerpo. Es decir, el cuerpo no es un mero instrumento del alma, sino parte intrínseca de la persona. No hay una persona humana completa, si no están presentes estas dos dimensiones. Esta unidad entre el cuerpo y el alma es un dato de la experiencia humana. Todos experimentamos una unidad de operación en nuestro diario vivir. De otra manera no se podría explicar cómo es posible que realicemos hasta los más simples actos -- escribir por medio de una computadora, lavar los platos, vestirnos, etc. - sin que actúen al unísono el cerebro, que envía señales activando nuestras capacidades motoras, las manos, los pies y, en cierto modo, todo nuestro cuerpo. Siendo el alma el principio vital de todo el cuerpo, se sigue que esta unidad de operación presupone una unidad sustancial entre el cuerpo y el alma.

De esta verdad, a saber, que la persona humana es una unidad sustancial de cuerpo y alma, se desprende el hecho de que el cuerpo tiene una gran importancia moral. El cuerpo humano merece respeto, porque es el cuerpo de una persona. Además, si el cuerpo es parte intrínsecade la persona humana, a través del cual la persona se expresa y manifiesta, entonces se sigue que el cuerpo tiene también una gran importancia hermenéutica. ¿Qué quiere decir esto? La palabra "hermenéutica" se refiere a la interpretación del significado de algo. Aquí estamos refiriéndonos a la interpretación de lo que significa ser persona humana. Es decir, por ser parte intrínseca de la persona humana, el cuerpo humano expresa lo que la persona es en sí misma. Dicho de otro modo, en el cuerpo podemos "leer" (interpretar, entender), al menos en parte, lo que la persona humana es.

Adelantando un poco este tema desde su perspectiva teológica, podemos de decir que, de cierto modo, el cuerpo es el primer mensaje natural que Dios le da al ser humano acerca de sí mismo y de cómo debe conducirse. La forma en que Dios ha creado el cuerpo del hombre y de la mujer ya nos dice mucho acerca de qué es la persona humana (dimensión hermenéutica) y por ende de cómo debe comportarse (dimensión moral).

En cuanto al tema de la identidad sexual humana, es un hecho ineludible que la naturaleza humana se manifiesta de dos modos y sólo de dos modos: masculino y femenino. Ello es perfecta y sencillamente constatable observando el cuerpo del hombre y de la mujer. Más aún, esta constatación también se manifiesta estudiando lo más profundo del organismo humano: su constitución genética. La embriología y la genética humanas nos enseñan que los cromosomas humanos sólo se dan de dos modos: XX en la mujer y XY en el hombre. Y esa identidad genética-sexual permanece inmutable durante toda la existencia de la persona, incluso cuando se comete el disparate de someter a la persona a operaciones de "cambio" de sexo.

Además, si continuamos profundizando nuestro estudio del hombre y de la mujer por medio de la biología humana, nos damos cuenta de que el hombre y la mujer son distintos y complementarios, sobre todo a nivel de la sexualidad. La complementariedad sexual ciertamente no se da entre personas del mismo sexo. Además de ello, la ciencia ha demostrado que el uso sexual de órganos que no son sexuales causa daños al cuerpo humano [2]. Por otro lado, la anatomía y la función de los órganos sexuales masculinos y femeninos están hechas las unas para las otras, no solamente en sus dimensiones externas, sino en las internas también. Esto es perfectamente constatable sobre todo en el caso de la procreación. Toda la anatomía y la funcionalidad reproductoras femeninas están adecuadas a las masculinas y viceversa, para que la venida de una nueva persona al mundo se pueda dar. Cualquier texto de medicina sobre este tema lo puede corroborar perfectamente.

Por su parte, las ciencias de la psicología y la sociología nos enseñan que esta complementariedad masculina-femenina se da no sólo a nivel físico-sexual, sino incluso a nivel psíquico y espiritual. Ello no debería sorprendernos para nada, puesto que, como ya hemos señalado, la persona humana es un todo, una unidad integrada de dos dimensiones esenciales: el alma y el cuerpo. Abundaremos sobre estos temas en los artículos que seguirán a éste.

Ahora bien, la dignidad humana, tanto la del hombre como la de la mujer, se define como el valor intrínseco y absoluto que posee toda persona humana, por el mero hecho de ser persona. Ello se sigue de la realidad ya demostrada: la existencia de un alma inmortal en cada persona y su unión sustancial con el cuerpo, participando este último de esa dignidad precisamente debido a su unión sustancial con el alma.

De todo lo que hemos afirmado y demostrado se deduce claramente que el hombre y la mujer son iguales en dignidad pero distintos y complementarios. Lamentablemente hoy en día no se distingue claramente ni se aprecia lo suficiente esta realidad de la igualdad en dignidad y la diferencia complementaria del hombre y la mujer.

Ahora quisiéramos aplicar esta reflexión acerca de la importancia moral y la importancia hermenéutica de la unidad de la persona humana al tema del homosexualismo. En efecto, si la persona humana es una unidad sustancial de alma y cuerpo y si, por ende, el cuerpo es parte intrínseca de la persona al punto de que indica en gran medida qué significa ser persona, entonces de todo ello se sigue que no puede existir la persona homosexual. El ser-homosexuales una imposibilidad antropológica. No existe la persona homosexual. Lo que existen son personas que son hombres o mujeres, algunas de las cuales tienen sentimientos homosexuales.

Entendamos claramente lo que estamos diciendo. NO estamos diciendo el disparate de que los homosexuales o las lesbianas no son personas. Evidentemente existen personas, hombres y mujeres, que se sienten atraídos sexualmente hacia personas del mismo sexo. Pero esos sentimientos no definen lo que la persona es. Una cosa es sentir y otra cosa es ser.

Al margen de las causas, el fenómeno de la homosexualidad es un desorden emocional por medio del cual la persona confunde su identidad sexual - es decir su verdadero género, el que corresponde a su corporeidad masculina o femenina - hasta el punto de creer erróneamente que su complementariedad está en las personas que pertenecen a su propio sexo, en vez del sexo opuesto. En este contexto, los sentimientos homosexuales se presentan como unencubrimiento de problemas más profundos, cuya solución conducen a la curación de la homosexualidad o al menos a una atenuación de la misma [2].

Por ello, la confusión respecto de la identidad sexual es una de las grandes tragedias de nuestro tiempo. Y nos damos cuenta de que dicha tragedia constituye, sobre todo, un dañoantropológico. Es decir, se trata de un daño que el ser humano se está haciendo a sí mismocomo persona y no simplemente en ésta o aquella de sus dimensiones: física, psicológica, social, intelectual, sexual, etc.

La sociedad actual ha caído, sin darse cuenta, en un dualismo antropológico, por medio del cual el "yo" interior de la persona dispone de su cuerpo hasta el punto de decidir, por un simple acto de su voluntad, el sexo con el cual prefiere identificarse: masculino, femenino, homosexual, bisexual, transgénero, etc. Una vez que se desestima la importancia hermenéutica y moral del cuerpo, se cae en el error de que todo es permisible. Por ello es que el problema del homosexualismo no se detendrá con el "matrimonio" homosexual, eventualmente cualquier "unión" será aceptable. El concepto de matrimonio quedará totalmente vaciado de sentido y de su carácter único.

Concluyendo, la visión de la persona humana implícita en el esfuerzo, por parte del movimiento a favor del homosexualismo, de insistir en que la homosexualidad es algo "normal", es una visión antropológicamente equivocada y tiene, por esa razón, implicaciones funestas, no sólo para la persona misma, sino también para el matrimonio, la familia y la sociedad. En efecto, la actual campaña, que se lleva a cabo en muchos lugares, para legitimar el "matrimonio" homosexual y los presuntos "derechos" que lo acompañan (adopción de niños, etc.), no sólo constituye la promoción de un grave desorden moral y social sino que, incluso, tiende a crear una gran confusión en la conciencia colectiva, sobre todo en la de la juventud, acerca del verdadero sentido de la sexualidad humana y de la institución del matrimonio. Ello es grave; porque la sexualidad es parte importante del matrimonio, y éste es el fundamento de la familia, célula fundamental de la sociedad.

Continuará.

Notas:

[1]. Cf. Catecismo, nos. 26, 35 y 36.

[2]. Para obtener una información científica acerca de las adversas consecuencias médicas y psicológicas del estilo de vida homosexual, así como de la curación o atenuación de la orientación homosexual, consúltese (en inglés), en la página de la National Association for Research and Therapy of Homosexuality (NARTH), www.narth.com, la sección "Medical Division", en: http://www.narth.com/#!medical-division/c21kp.

<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>
Pág. 8 de 100



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia