Estas aqui:Artículos y Documentos por Temas |Naciones Unidas|La ONU y ciertos temas especiales|Activistas provida albergan un cauteloso optimismo respecto de la nueva Corte Criminal Internacional
Martes, 30 de Agosto de 2011 16:31

Activistas provida albergan un cauteloso optimismo respecto de la nueva Corte Criminal Internacional

Los activistas provida que cabildean ante la ONU sienten un moderado optimismo ante la posibilidad de que la nueva Corte Criminal Internacional (ICC, por sus siglas en inglés) no podrá promover u obligar la aceptación de la legalización del aborto en todo el mundo.

Los representantes de distintos gobiernos, que se reunieron con frecuencia desde el verano de 1998, terminaron la semana del 3 al 7 de julio del 2000 la parte más controvertida de los estatutos con el objeto de hacer realidad la existencia de la primera corte criminal internacional permanente al estilo del tribunal de Nuremberg, que juzgó a los criminales del nazismo. Los participantes de estas reuniones terminaron los procedimientos de la corte (su funcionamiento) y los elementos constitutivos de los crímenes (los elementos que deben estar presentes para iniciar un juicio).

La ICC se distingue de la actual Corte Internacional de Justicia, que solamente juzga casos de litigio entre naciones. La ICC solamente juzgará a aquellas personas de lo que sus proponentes describen como "los crímenes más serios que preocupan a la comunidad internacional", específicamente los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y el genocidio.

A los cabilderos provida les ha preocupado desde un principio que la nueva corte se convirtiese en un agente radical para el cambio social, en particular, en relación con los "derechos reproductivos", que según la ONU incluyen el acceso al aborto. Las preocupaciones de los activistas provida continuaron aumentando en la medida en que continuó creciendo la influencia del Women's Caucus for Gender Justice (Comité Político de Mujeres para la Justicia de Género), una coalición de organizaciones no gubernamentales (ONGs) de feministas radicales que están a favor del aborto o del lesbianismo.

Una de las polémicas más largas y ásperas que se han llevado a cabo entre los defensores de la vida y sus detractores ha sido aquella en torno al término "embarazo forzoso". Este término fue presentado en los debates internacionales hace más de un año y las feministas radicales han insistido en que el mismo sólo significa la repetición de actos de violación sexual y de cautiverio con el propósito de obtener una "limpieza étnica". Pero los activistas provida descubrieron que las feministas radicales utilizaron el término en un tribunal del Estado de Utah, en Estados Unidos, con el significado de que una mujer no podía obtener un aborto. Los activistas provida temían que sin una definición lo suficientemente limitada los proabortistas podría utilizar la ICC para eliminar las leyes que prohíben el aborto en muchos países y al mismo tiempo para juzgar a los que defienden la vida. Al final, afortunadamente, se acordó una definición de este término en su sentido más estricto.

Pero aunque los activistas provida lograron ésta y otras victorias en las negociaciones de los estatutos de la ICC, todavía permanecen ciertas cuestiones espinosas. Los que defienden la vida y la familia albergan un profundo escepticismo con respecto a que la nueva corte de verdad vaya a salvaguardar las libertades individuales y la soberanía de las naciones. Richard Wilkins, de la facultad de derecho de la Universidad Brigham Young, en Utah, ha dicho que "esta corte se abroga la jurisdicción sobre todo habitante del planeta, ello la convierte en un organismo de un gobierno internacional, lo cual es una peligrosa novedad".

La ICC existirá cuando 60 naciones la ratifiquen. Hasta ahora, sólo 13 lo han hecho. Pero ha surgido una campaña muy fuerte y muy bien financiada para una rápida ratificación bajo la dirección de la World Federalist Society (Sociedad Mundial Federalista) de William Pace.

Fuente: Austin Ruse, "New International Court Nears Reality/Pro-Lifers Claim Small Victories," Friday Fax, 7 de julio del 2000. Vol. 3. No. 33.

Austin Ruse es el Presidente del Instituto Católico para la Familia y los Derechos Humanos o C-Fam (Catholic Family & Human Rights Institute), una entidad no lucrativa que se dedica a observar y a informar sobre las actividades de la ONU en los asuntos que tienen que ver con la vida humana, la familia y el control demográfico. Diríjase (en inglés) al Catholic Family & Human Rights Institute, 866 United Nations Plaza, Suite 4038, New York, New York 10017, USA. Tel.: (212) 754-5948. Fax: (212) 754-9291. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . Página web: www.c-fam.org. C-Fam publica un boletín semanal electrónico o por fax, titulado Friday Fax ("Fax del viernes").

Artículos y Documentos por Temas  » Naciones Unidas » La ONU y ciertos temas especiales » Activistas provida albergan un cauteloso optimismo respecto de la nueva Corte Criminal Internacional
Enlaces en Inglés:  Pro Life Movement and other Links



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia