electronicnews.jpg - 27835 Bytes

NOTICIAS MUNDIALES


Nuevo documento de la ONU sobre los niños provoca fuertes críticas y tensiones

En septiembre de este año del 2001, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU) analizará la implementación de la controversial Convención sobre los Derechos del Niño celebrada en 1990. El organismo a cargo de este foro es el Fondo para la Infancia de la ONU (UNICEF), el cual lamentablemente ha colaborado en la promoción y del aborto y tiene como directora a la proabortista Carol Bellamy.

La primera semana de mayo se llevó a cabo una reunión interina en la ONU que fue posterior a la primera reunión preparatoria, llevada a cabo a principios de este año, y que anticipa la segunda y última reunión preparatoria para la Asamblea de septiembre, que se llevará a cabo del 11 al 15 de junio. La reunión interina estuvo caracterizada por fuertes tensiones debido a los desacuerdos en torno al nuevo borrador que ha sido elaborado por la UNICEF con la colaboración de ciertos miembros del Secretariado de la ONU (un grupo llamado "El Buró") y con la poderosa influencia de la Unión Europea.

Uno de los puntos de controversia es el hecho de que la elaboración del borrador se ha caracterizado por el secretismo. Al mismo tiempo, la UNICEF ha manifestado una actitud contraria a la negociación del contenido del documento por parte de los delegados de los Estados Miembros, que habían venido a la sede de la ONU en Nueva York con ese propósito. El proceso de negociación del texto de un documento de este tipo es parte normal de las interacciones entre los delegados y los organismos de la ONU.

Pero lo más controversial son algunos puntos del borrador. Estos puntos han sido objeto de análisis y de crítica por parte de una experta en asuntos de la ONU: Maria Sophia Aquirre, profesora de economía de la Universidad Católica de Estados Unidos, en Washington, DC. Gran parte del análisis crítico de Aquirre se centra en los detalles lingüísticos del texto del borrador, así como en los sutiles trucos que emplean los redactores de los documentos de la ONU para llevar adelante su plan de acción.

Por ejemplo, el borrador menciona frecuentemente el término "servicios sociales básicos" y urge a los gobiernos a que "aseguren el acceso de...los niños mismos a una gama completa de información y servicios que promueven la supervivencia del niño, su desarrollo y protección..." Aquirre señala que todos estos términos son referencias indirectas al aborto para los niños.

Otro problema es lo que muchos consideran una conexión dudosa entre los derechos de las mujeres y los derechos de los niños. En el primer borrador, la UNICEF urgió a los gobiernos a aceptar la controversial Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres (CEDAW, por sus siglas en inglés), documento que ha recibido una interpretación favorable al aborto por parte del Comité de la ONU a cargo del mismo. Aquirre dice que el nuevo borrador lleva a cabo esta conexión con CEDAW de una manera más sutil.

A Aquirre también le preocupa el énfasis que el nuevo borrador le da al SIDA en detrimento de otras enfermedades que matan más niños, como la malaria, la tuberculosis y la diarrea. Aquirre cree que dicho énfasis le abre la puerta a la "educación" sexual hedonista para niños, adolescentes y jóvenes. Esta "educación" se caracteriza por la promoción, sutil o no tan sutil, de los anticonceptivos y del aborto, la ausencia de valores morales absolutos, así como la denigración del matrimonio, la familia, la procreación y la autoridad paterna.

Este último punto es precisamente el que más ha dividido a los delegados. La Santa Sede, Estados Unidos, algunos países latinoamericanos y ciertos países musulmanes están pidiendo que se respeten los derechos de los padres. La Unión Europea y algunos países de América Latina están enfatizando los "derechos" de los niños a la "privacidad", lo cual significa en realidad la destrucción del derecho y deber de los padres de ser los primeros y principales educadores de sus hijos.

Fuentes: Austin Ruse, "UNICEF Stifles Debate Over New Document for Child Summit," Friday Fax, vol. 4, no. 20, 3 de mayo del 2001. Austin Ruse, "Noted UN Expert Criticizes New UN Child Document," Friday Fax, vol. 4, no. 22, 18 de mayo del 2001.

Austin Ruse es Presidente del Instituto Católico para la Familia y los Derechos Humanos o C-Fam (Catholic Family & Human Rights Institute), una entidad no lucrativa que se dedica a observar y a informar sobre las actividades de la ONU en los asuntos que tienen que ver con la vida humana, la familia y el control demográfico. Diríjase (en inglés) al Catholic Family & Human Rights Institute, 866 United Nations Plaza, Suite 4038, New York, New York 10017, USA. Tel.: (212) 754-5948. Fax: (212) 754-9291. E-mail: c-fam@c-fam.org. Página web: www.c-fam.org>. C-Fam publica un boletín semanal electrónico o por fax, titulado Friday Fax ("Fax del viernes").





Archivos de noticias [ Publicaciones ]
[ Noticias mundiales por tema ] [ Comunicados a la prensa ][ Biblioteca ]













Inicio

Inicio