You are here:Portada Noticias|Teología del cuerpo: Catequesis 23: Los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre
Viernes, 29 de Septiembre de 2017 12:30

Teología del cuerpo: Catequesis 23: Los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre

Rate this item
(0 votes)

(Impartida el 2 de abril de 1980)

 

1-2. La referencia de Cristo al “principio” en su discusión con los fariseos sobre el matrimonio es válida también para nuestros tiempos. La gente sigue preguntando acerca del matrimonio y los problemas que han surgido cuando el mundo de hoy ha intentado dar respuestas que se apartan de ese “principio”. Recordemos que el “principio” se refiere a la época de la inocencia original, cuando el hombre y la mujer percibían con toda claridad el plan original y amoroso de Dios para el matrimonio y la procreación. Cristo, a través de Su Iglesia, continúa refiriéndose a ese “principio” como el estándar que debemos seguir.

 

3. El Papa Pablo VI, en su Encíclica Humanae vitae (1968), da respuesta a los problemas que plantea el mundo moderno acerca del matrimonio y la procreación. Pablo VI dijo que no se podía dar una respuesta adecuada si no se tomaba en cuenta la visión integral del ser humano (Humanae vitae, no. 7). No se pueden responder a los problemas planteados con ideas parciales acerca del ser humano. Al decir eso, el Papa estaba siguiendo la doctrina de Cristo, quien remitió a sus oyentes al “principio”, donde se encuentra una visión integral correcta del hombre y la mujer. En los análisis que hemos hecho, y que haremos, estamos intentando reconstruir esa visión original del ser humano. Hemos intentado desarrollar una antropología teológica para poder construir una teología del cuerpo.

 


4. Los primeros capítulos del Génesis que hemos analizado no nos presentan una visión del ser humano desde la perspectiva de las ciencias naturales modernas. Sin embargo, sí nos dan la verdad integral del ser humano en toda su sencillez y plenitud. Esta verdad se refiere al significado del cuerpo humano como parte integral de la persona.

 

Eso no quiere que debamos rechazar los aportes de esas ciencias. Al contrario, lo que debemos hacer es colocar a la base de ellas, esta revelación de Dios acerca del significado personal del cuerpo humano. Este significado del cuerpo incluye el interior o subjetividad de la persona humana. Más aún, incluye la intersubjetividad humana, es decir, la relación interpersonal, especialmente entre el hombre y la mujer. De esa manera, las ciencias naturales (la biología, la química, etc.) nos podrán ayudar a entender de manera correcta al hombre y a la mujer en los temas del matrimonio y la procreación.

 

No nos debe sorprender que la teología se ocupe también del cuerpo. El fundamento de la teología del cuerpo es el hecho central del cristianismo: la Encarnación: “Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros” (Juan 1:14). Desde que el Hijo Eterno ha asumido un cuerpo, la teología del cuerpo ha entrado por la puerta principal.

 

5. Las preguntas de la gente de hoy son también las preguntas de los cristianos de hoy. La mayoría de los cristianos buscan en el matrimonio su vocación (cristiana y humana), y su camino a la salvación y a la santidad. Pensemos en los que se preparan para el Sacramento del Matrimonio o ya lo están viviendo. Esta teología del cuerpo les va a servir de guía para su vida y su comportamiento e incluso para su vida interior, sus actitudes, sus sentimientos, etc. Esto se hace más necesario aun cuando tenemos en cuenta que vivimos en una sociedad materialista y utilitaria (que ve en las personas seres útiles para ser usados en vez de fines en ellos mismos).

 

Al referirse al “principio”, Cristo nos está mandando a recuperar la visión de nuestra propia dignidad como personas humanas, en la que se realiza el auténtico significado del cuerpo humano, su significado personal y de comunión entre las personas.

 

6. Pero no es suficiente con remitirnos a lo que Cristo nos ha enseñado acerca del “principio”. También tendremos que analizar la doctrina de Cristo que se encuentra en el Sermón de la Montaña acerca de la pureza del corazón y, luego, en otra parte del Evangelio, acerca de la resurrección del cuerpo.

 

La enseñanza de Cristo acerca de la pureza del corazón aborda la dimensión interior de la persona humana, su subjetividad y, en definitiva, su alma. La enseñanza de Cristo acerca de la resurrección del cuerpo aborda la dimensión corporal de la persona humana. El conjunto de ambas enseñanzas abordan la persona humana integral según la visión de Cristo. Se trata de la antropología adecuada.

 

Sin embargo, esta visión es una visión del hombre nuevo y la mujer nueva en Cristo. El Señor vino a hacer de nosotros criaturas nuevas. Tanto el “principio” como el “futuro” (en sentido escatológico) arrojan la luz que necesitamos para comprender la visión de Cristo sobre la persona humana que él quiere seamos.

 

Como veremos, esta visión antropológica está implícita en la doctrina moral de Cristo en el Sermón de la Montaña, que examinaremos en el próximo ciclo (el 2). También se encuentra implícita en su doctrinal moral con ocasión de su enseñanza sobre la resurrección del cuerpo, que examinaremos en el ciclo 3.

 

Portada Noticias » Teología del cuerpo: Catequesis 23: Los problemas del matrimonio en la visión integral del hombre



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia