Brian Clowes, PhD
Director de Investigación y Capacitación
Human Life International

 

El Informe Kissinger (1974) del Consejo para la Seguridad Nacional de EEUU ha sido causa de violaciones de los derechos humanos a gran escala. Este documento ha incentivado de manera directa e inevitable atrocidades y violaciones a gran escala de los derechos humanos en decenas de países del mundo. A continuación nos limitamos a dar sólo cuatro ejemplos:

 

China. Durante muchos años, el gobierno de EEUU financió al Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA). En abril de 2017, el gobierno de Donald Trump finalmente puso fin a este financiamiento. ¿Por qué? Uno de los principales destinatarios del dinero del UNFPA es China. El Departamento de Estado de EEUU basó este cambio de política en el hecho de que esta agencia de la ONU “apoya o participa en la administración de un programa coercitivo de aborto o esterilización involuntaria” en China. A pesar de que el UNFPA niega esta acusación, según sus propios documentos, esta agencia ha donado más de $100 millones al programa de control demográfico del gobierno chino; ha financiado con $12 millones un complejo sistema de computadoras para específicamente vigilar este programa; ha suministrado pericia técnica y personal que ha capacitado a miles de funcionarios chinos dedicados al control demográfico; y ha otorgado al gobierno chino un premio de la ONU debido a su “sobresaliente programa de control demográfico”. Las personas que no estén familiarizadas con los innumerables abusos perpetrados bajo los auspicios de este programa y que desean tener evidencias acerca de los mismos, deberían considerar la lectura de las informaciones divulgadas, desde 2015 hasta el presente, en los enlaces (links) disponibles sobre la Audiencia sobre China ante el Congreso de EEUU (U.S. Congressional Hearing on China) y el Instituto de Investigación sobre Población (PRI, por sus siglas en inglés). Como declara el artículo del PRI: “El número de niños que ha sido abortado bajo la política de un solo hijo por familia de China es mayor que toda la población de EEUU”.

 

Perú. Durante los años de 1995 a 1997, cerca de un cuarto de millón de mujeres peruanas fueron esterilizadas como parte de un programa, para cumplir las metas de “planificación familiar” del entonces presidente Alberto Fujimori. Aunque esta campaña se llamaba “Campaña de anticoncepción quirúrgica voluntaria”, muchos de estos procedimientos, que son intrínseca y gravemente inmorales, fueron realizados además de manera coercitiva. De hecho, las mujeres, cuyos hijos sufrían de bajo peso y recibían alimentos del gobierno, fueron amenazadas con la suspensión de esta ayuda si se negaban a ser esterilizadas. Hubo otras mujeres que fueron secuestradas temporalmente de sus familias y esterilizadas forzosamente.

 

Uganda. Uganda se convirtió en el primer país africano en disminuir su tasa de infección del VIH, del 21% en 1991 al 6% en el 2004, una disminución de más del 70%. Esta nación logró esta sorprendente hazaña desalentando el uso del condón y promoviendo un cambio de comportamiento en la gente. Los grupos que se dedican al control demográfico no podían permitir que este éxito interfiriese con su inflexible modelo. Por ello, se dedicaron a todo tren a socavar el programa del Presidente Yoweri Musenevi. Timothy Wirth, presidente de la Fundación Naciones Unidas, tuvo la desfachatez de tildar este programa tan eficaz de “grosera negligencia hacia la humanidad”. La Agencia del Gobierno de EEUU para la Ayuda Internacional (USAID), Population Services International, CARE International y otros grupos están promoviendo los condones tan intensamente como pueden en Uganda. Como resultado de estos desatinados esfuerzos, las tasas del VIH aumentaron a más del 7%, lo cual Edward Green, ex investigador científico de alto nivel de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, lo adjudicó al comportamiento arriesgado y a la disminución del temor ante el VIH como sentencia de muerte. Recientemente, gracias a Dios, estas tasas han vuelto a descender al 6.2%. Sin embargo, las tasas exitosas iniciales son quizás el ejemplo más escandaloso de cómo la ideología del control demográfico le pasa por encima a la auténtica ciencia, demostrada por medio de los programas que realmente previenen el VIH.

 

India. En 2014, surgió un renovado interés global en continuar con el programa de esterilizaciones forzosas en India, luego de que decenas de mujeres murieran y muchas más resultaran lesionadas debido a las esterilizaciones que se practicaron al estilo de “líneas de ensamblaje” en condiciones grotescamente insalubres. El método primario de “anticoncepción” en India sigue siendo la esterilización. Según el New York Times, hasta 2016 todavía se cometen cuatro millones de esterilizaciones anuales en ese país. Esta atrocidad continúa recibiendo el financiamiento de EEUU y de otros gobiernos y fundaciones occidentales. Hasta 2017 no ha habido planes para detener estas esterilizaciones. Incluso, el propio gobierno indio está introduciendo anticonceptivos inyectables gratuitos, los cuales también tienen grandes efectos negativos para la salud de las mujeres.

 

Continuará.

 

Human Life International (HLI) fue atacada en medios de difusión proaborto en tres ocasiones durante el 2017 por apoyar las leyes provida de El Salvador. En dos ocasiones a comienzos de ese año el ataque provino del diario londinense The Guardian y la tercera tuvo lugar en diciembre pasado por parte del The Huffington Post. Debido a su defensa de la vida humana y de las mamás, así como a su rechazo del aborto en El Salvador, HLI ha recibido una ridícula lista de falsas acusaciones. He a continuación algunas de ellas:


- Apoya un sistema que encarcela a mujeres salvadoreñas por abortos espontáneos o bebés que nacen muertos

- Es implícitamente anti-mujer, al contrario de organizaciones de “derechos humanos”, como Amnistía Internacional.

- Apoya una ley provida “draconiana”, porque al igual que El Salvador, HLI se opone al aborto.

- “Canaliza” dinero para El Salvador para impedir la legalización del aborto.

Cada 22 de enero el movimiento provida recuerda el trágico aniversario de las sentencias Roe v. Wade y Doe v. Bolton del Tribunal Supremo de EEUU, cuyo efecto combinado fue la legalización del aborto en todo el país durante todo el embarazo y por cualquier motivo. Por culpa de estas demenciales sentencias, han muerto más de 60 de millones de bebitos y bebitas que no habían nacido todavía, y número similar de mujeres ha sido heridas profundamente en su alma y en su cuerpo.


Las diócesis católicas de la nación recuerdan este fatídico evento por medio del Día de Oración para la Protección Legal del Niño No Nacido. La Instrucción General del Misal Romano (n. 373) declara que “este día será observado como un día especial de oración por la plena restauración de la garantía legal del derecho a la vida y de penitencia por las violaciones a la dignidad de la persona humana cometidas por medio de actos abortivos”.


Una de las maneras más visibles por medio de la cual expresamos nuestro compromiso con la protección del niño no nacido es la Marcha por la Vida que se lleva a cabo en Washington, DC. Este año de 2018 se cumplió el aniversario no. 45 de las sentencias abortistas mencionadas arriba. En esta ocasión, el 19 de enero, marcharon más de medio millón de personas comprometidas con la defensa de la vida de nuestros hermanitos y hermanitas más indefensos. La mayoría de los marchantes eran jóvenes.

(Impartida el 10 de diciembre de 1980)


1. El análisis que haremos de la pureza del corazón en esta y las siguientes catequesis complementará la enseñanza de Cristo en Mateo 5:27-28. Al mostrar el profundo significado del mandamiento de no cometer adulterio, Cristo hizo una llamada al hombre interior y especificó qué es fundamentalmente la pureza. Esta pureza debe caracterizar las relaciones entre el hombre y la mujer dentro y fuera del matrimonio. La enseñanza de Cristo de no cometer adulterio en el corazón expresa el pecado que contrasta con la pureza. Al mismo tiempo, esta enseñanza exige esa pureza que el mismo Cristo enunció al comienzo del Sermón de la Montaña con las Bienaventuranzas (ver Mateo 5:1-12), concretamente: “Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (versículo 8). De este modo, Cristo dirige una llamada al corazón humano, lo invita, no lo acusa, como ya explicamos.


2. Cristo ve en el corazón del hombre la fuente de la pureza, pero también la de la impureza moral, ambas en sentido general. Esto lo vemos claramente cuando enseña que “no es lo que entra por la boca lo que hace impuro al hombre, sino lo que sale de la boca [porque]…lo que sale de la boca procede del corazón, y eso hace impuro al hombre. Porque del corazón provienen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, las blasfemias; pero comer sin lavarse las manos [lo que los fariseos decían que causaba impureza], eso no hace impuro al hombre” (Mateo 15:11-23).

Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life International


En marzo de este año (2017) el nuevo zar LGBTI de la ONU, Vitit Muntarbhorn, fue entrevistado por un periódico argentino, llamado El Observador . A Muntarbhorn se le conoce como “experto independiente de la ONU para la protección ante la violencia y la discriminación basadas en la orientación sexual y la identidad de género”. En la entrevista, le preguntaron qué impresiones se llevaba de la Argentina que pudiera adelantar antes de su informe de 2018. El ideólogo respondió que “las leyes [de Argentina] son muy abiertas, pero en la mentalidad de las personas he visto grandes variaciones con respecto a la empatía hacia la población LGBTI. Por eso es tan importante empezar a trabajar con los jóvenes, cuánto más jóvenes mejor, con las políticas que amplifiquen la empatía con las poblaciones vulnerables como pueden ser las personas LGBTI” [1].


“Cuánto más jóvenes mejor”. Para los padres cristianos, estas palabras son escalofriantes. Sin embargo, no deben ser sorprendentes. Después de todo, no es difícil encontrar activistas LGBTI que admitan abiertamente que, para ganar esta batalla, necesitan influir en la mentalidad y el corazón de la próxima generación [2]. La educación es la clave. En ese mismo periódico argentino, Muntarbhorn lamentó que “hay una falta de progreso en la educación, las actividades en las escuelas secundarias e iniciativas que integren la diversidad sexual dentro del sistema educativo” [1].



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia