Estas aqui:Enlaces pro vida hispano|Mostrando articulos por etiqueta: Paternidad Planificada

Mostrando articulos por etiqueta: Paternidad Planificada

Rachel Bohannon

 

24 de octubre, 2012 (Texas Right to Life) – El compromiso del Presidente Obama de continuar financiando a Planned Parenthood (“Paternidad Planificada”, traducción libre) con el dinero de los contribuyentes, es simplemente obsesivo. Durante el segundo debate presidencial, Obama se refirió desvergonzadamente a Planned Parenthood en cuatro ocasiones al responder las preguntas acerca de la economía y la política fiscal.

 

A continuación exponemos cuatro razones por las cuales Planned Parenthood no merece el financiamiento público:

 

1- Planned Parenthood pone en peligro a las mujeres. Aunque Planned Parenthood ha intentado por todos los medios de mercadearse como una organización de vanguardia en cuanto a la salud de las mujeres, su lobby político muestra una imagen muy diferente. En su misión de proteger los “derechos” al aborto ha pisoteado a las mismas mujeres que dice servir.

 

En muchos estados, Planned Parenthood aparece en los expedientes públicos oponiéndose a legislaciones que exigían que los que cometen abortos den a conocer los riesgos vinculados al aborto, que un médico esté presente en un centro abortivo en todo momento, y aún a la propuesta que simplemente exigía que los pasillos de los centros abortivos sean lo suficientemente anchos, para que quepa una camilla en caso de emergencia. Estos son sólo algunos ejemplos.

 

2- Planned Parenthood comete abortos por un alto precio. En Texas, Planned Parenthood es uno de los proveedores más caros de abortos del Women’s Health Program (“Programa de Salud para las Mujeres”, traducción libre). Según la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas, Planned Parenthood le cobra al Estado de Texas 43% más por cliente que otros proveedores,

 

Planned Parenthood también es el proveedor más inflado de fondos públicos. A pesar de constituir menos del 1% de todos los proveedores enrolados en el Women’s Health Program, ha logrado obtener el 40% del presupuesto total de este programa. Ello significa que los centros de Planned Parenthood obtienen $16 millones, mientras el resto de las 4,182 clínicas enroladas en el programa tienen que raspar lo que queda.

 

3- Planned Parenthood practica la deshonestidad. La organización provida Alliance Defending Freedom (“Alianza para la Defensa de la Libertad”, traducción libre), ha logrado identificar el malgasto y el fraude potencial de las afiliadas de Planned Parenthood en los Estados de Texas, California, Nueva Jersey, Nueva York, Illinois y Washington. Una afiliada de Planned Parenthood en el Estado de Iowa ya ha acordado devolver algunos de los fondos que cobraron en exceso a ese Estado, cuando éste le rembolsó por concepto de anticonceptivos a través del programa de salud del gobierno para ayudar a las personas de bajos recursos (Medicaid).

 

4- Los abortos que comete Planned Parenthood y el financiamiento del gobierno son la misma cosa. Si ello no es razón suficiente para retirar el financiamiento público a Planned Parenthood, entonces francamente no sé qué lo sería. Un reciente análisis estadístico sobre la última década muestra claramente  que los subsidios públicos a Planned Parenthood han aumentado, y también ha aumentado el número de abortos que la organización ha cometido. El estudio fue realizado por el analista financiero Keith Riler.

 

El estudio tiene una tabla – con datos desde el 2001 hasta el 2010 – que muestra una correlación del 99% entre los subsidios públicos concedidos a Planned Parenthood y el número de abortos cometidos por la organización. Riler le dijo a Texas Right to Life (“Derecho a la Vida de Texas”, traducción libre), que “estos resultados contradicen la noción popular que se escucha con frecuencia de que el apoyo que el gobierno le da a Planned Parenthood no está relacionado con su negocio del aborto. Pero con una correlación del 99%, el financiamiento y la comisión de abortos son estadísticamente la misma cosa”.

 

Nota de VHI: Planned Parenthood es la asociación miembro en EEUU de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés). La IPPF es la federación de organizaciones no gubernamentales (ONGs) más abortista del mundo. Tiene asociaciones miembros en toda América Latina. Véase:http://www.vidahumana.org/federacion-ippf.

 

Fuente: LifeSiteNews.com, 24 de octubre, 2012, http://www.lifesitenews.com/news/four-reasons-to-get-rid-of-planned-parenthood?utm_source=LifeSiteNews.com+Daily+Newsletter&utm_campaign=c367f06aca-LifeSiteNews_com_US_Headlines_10_24_2012&utm_medium=email.

 

 

Objetividad prometida: EEUU recibe la ideología abortista de Paternidad Planificada

Arland K. Nichols

El mandato del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) se basa en una investigación insuficiente y revela la profunda parcialidad del comité encargado de la misma a favor de la anticoncepción.

La decisión del HHS de exigir que los seguros de salud financien la anticoncepción y la esterilización es muy preocupante. Desde la injusta discriminación contra aquellos que consideran que la esterilización y la anticoncepción son moralmente ofensivas, hasta el aumento del costo de la salud que causará la recomendación que ha hecho este Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés), las ramificaciones del mandato del HHS son de largo alcance. Sin embargo, quizás lo más alarmante sea la forma tan descarada en que el HHS, junto con el IOM, han engañado a la nación. Con el apoyo de una inadecuada investigación, estas organizaciones han impuesto una política que tiene poco que ver con la protección de la salud de la nación. En vez de ello, al conformar un comité de defensores a ultranza del “derecho a elegir” y al esconderse bajo un manto de una presunta objetividad científica, han implantado un programa de “salud” que de hecho promueve una agenda radical. Desde luego, ese tipo de partidismo no sorprende a nadie y merecía un breve comentario, si sus efectos fuesen menos graves y universales.

El centro de la controversia que rodea el informe se encuentra en la Recomendación 5.5 del comité: “Las mujeres tendrán acceso a todos los métodos anticonceptivos, procedimientos para la esterilización, y educación y consejería para los pacientes, que han sido aprobados por la Agencia para los Alimentos y los Fármacos (FDA, por sus siglas en inglés)”. Los que apoyan esta recomendación han dicho repetidas veces que su inclusión se basa en la evidencia convincente que han aportado la ciencia y la medicina de que “un mayor uso de la anticoncepción por parte de la población produce unas tasas más bajas de embarazos no intencionados y de abortos en la nación”.

El Instituto Guttmacher, por ejemplo, dijo que las recomendaciones fueron “desarrolladas luego de una revisión exhaustiva de la evidencia científica”. Kathleen Sebelius, la Secretaria del HHS, dijo que “estas históricas directrices se basan en la ciencia y en la bibliografía existente, y ayudarán a asegurar que las mujeres obtengan los beneficios de la salud preventiva que necesitan”. Esta manera tan escueta de apelar al apoyo de la ciencia subraya el descaro del activismo ideológico del comité. Al usar esta careta, el comité ha intentado perentoriamente etiquetar a sus oponentes de anticientíficos.

Pero cuando examinamos la metodología del comité, especialmente en lo que respecta a la Recomendación 5.5, surge una amplia evidencia de que los miembros del comité del IOM no tuvieron en cuenta los hallazgos de manera objetiva. De hecho, encontramos que los miembros estaban comprometidos ideológicamente con sus resultados, y que la Recomendación 5.5 es una representación sesgada de la ciencia que tiene que ver con este asunto. Independientemente de la postura de cada quien sobre los temas en cuestión en este mandato, es muy preocupante que los que están encargados de proteger la salud pública sean negligentes respecto de la confianza depositada en ellos y prefieran en su lugar el activismo político.

Las credenciales profesionales de los miembros del Comité de Servicios Preventivos son impecables, pero también son ideológicas. Antes de ser nombrados al comité, cada miembro ocupaba cargos de gran prestigio en universidades o en otros comités del gobierno, y han publicado más de mil artículos y estudios científicos. Sería irresponsable descartar sus hallazgos diciendo que no son competentes. Sin embargo, el hecho de que la mayoría de los miembros del comité ha participado activamente en grupos que promueven la anticoncepción y el aborto, no ha pasado inadvertido para los que han criticado la decisión del comité. En una carta que le envió a Sebelius el 27 de julio del 2011, Michael O’Dea, director ejecutivo de la Fundación Christus Medicus, expresó lo siguiente: “Está claro que el IOM tiene una agenda. Prácticamente todos los miembros del comité están de alguna manera afiliados a Paternidad Planificada”. Una investigación ulterior realizada por HLI America ha corroborado la preocupación de O’Dea, revelando que muchos de los miembros del comité tienen fuertes lazos con Paternidad Planificada y NARAL Pro-Choice, y han apoyado activamente a candidatos proaborto a cargos públicos. [Nota de VHI: tanto Paternidad Planificada como NARAL Pro-Choice son organizaciones abortistas, cf. http://www.vidahumana.org/vidafam/ippf/ppfa_index.html.]

La inmensa mayoría de los miembros del comité demuestran tener más que un compromiso casual con las metas del lobby del aborto. De hecho, según la información disponible en los registros públicos, dichos miembros han donado un total de $116,500 a organizaciones y candidatos proaborto. Esos mismos registros también muestran que ni uno de los quince miembros ha apoyado económicamente a un candidato político provida. Este comité fue establecido con el propósito de proporcionar asesoría objetiva y experta a los forjadores de políticas públicas del HHS. Pero, independientemente de lo que uno crea acerca de los temas en cuestión, a cualquiera le sería muy difícil argumentar que el comité es políticamente independiente.

Por supuesto, la postura política de los miembros del comité del IOM no necesariamente invalida sus hallazgos. Tampoco el apoyo dado a un candidato proaborto necesariamente indica una lealtad absoluta a una causa. Sin embargo, la falta de balance en la composición de un comité presuntamente objetivo – composición que no refleja la distribución de la población laica ni la de la comunidad médica en EEUU – debería suscitar preguntas acerca de la objetividad con la que acometió su misión.

El comité sostuvo tres “sesiones abiertas para recabar información” con el propósito de escuchar testimonios de expertos, respecto de los servicios de prevención que deben ser exigidos y financiados por el gobierno. Sin embargo, casi todos los conferenciantes invitados eran conocidos defensores de la anticoncepción y el aborto a petición. Al respecto O’Dea observa lo siguiente:

“En ambas reuniones, los conferenciantes invitados representaban organizaciones que abogan por la cobertura de la anticoncepción, sin compartir el costo de los gastos. Estas organizaciones incluyen el Instituto Guttmacher, el Colegio de Ginecólogos y Obstetras de EEUU, la Asociación para la Salud de las Mujeres, Enfermeras Obstétricas y Neonatólogas, Paternidad Planificada, la Fundación The Kaiser Family y la Sociedad para la Planificación Familiar.

“Más aún, no hubo ni un solo representante del sistema católico de salud, a pesar del hecho de que el mismo constituye el proveedor de atención a la salud más grande de nuestro país. Los representantes de las organizaciones provida y a favor de la familia fueron obligados a pedir permiso para hablar y fueron relegados a la parte de la reunión al final del día, en la cual sólo se le permitían al público comentarios breves. Esa relegación es significativa, porque si bien el uso de la anticoncepción por parte de las mujeres estadounidenses de edad reproductiva está muy difundido, el apoyo al financiamiento público de la anticoncepción no lo está. Como indica una encuesta reciente realizada por la empresa Rasmussen, el 46% de los estadounidenses no apoya la recomendación del comité, y solamente el 39% cree que la anticoncepción debe recibir una cobertura gratuita. Esta diversidad de puntos de vista debería haberse reflejado en la composición del comité y de los conferenciantes que fueron invitados a hablar durante las audiencias. En vez de ello, hubo una parcialidad inherente a favor de la anticoncepción, la esterilización y los fármacos abortifacientes”.

Continuará.

Arland K. Nichols es el director nacional de HLI America (HLI EEUU), una iniciativa educativa de Human Life International. Averigüe más acerca de su misión en www.hliamerica.org.

Eric Schafer

 

La promulgación de la Encíclica Humanae vitae (HV) en 1968 fue un momento crucial para la ética católica en el mundo moderno. A medida que la cultura cambiaba su visión de la sexualidad y que la anticoncepción estaba cada vez más disponible, hubo algunos que pensaron que la Iglesia cambiaría su postura sobre este tema. Sin embargo, el Papa Pablo VI fue claro al decir que la doctrina de la Iglesia acerca de este asunto no cambiaría y no podía cambiar. La anticoncepción nunca es un medio moralmente aceptable de impedir el embarazo.

 

A medida que la cultura continúa tragándose la “mentalidad anticonceptiva”, la Iglesia se mantiene coherente. En casi todos los documentos eclesiales desde HV que abordan el carácter inmoral de la anticoncepción, se menciona la alternativa moralmente aceptable de la planificación natural de la familia (PNF). Uno de los malentendidos más frecuentes acerca de la PNF es que se trata simplemente de otra forma de anticoncepción. Incluso, algunos han llegado a etiquetarla de “anticoncepción católica”, un desafortunado e inexacto término. Es verdad que tanto la PNF como la anticoncepción pueden ser usadas para lograr el mismo fin de evitar un embarazo. Sin embargo, el medio elegido para dicho fin es considerablemente diferente en cada caso y tiene implicaciones morales significativas.

 

Para poder comprender la diferencia moral entre la PNF y la anticoncepción es necesario examinar cómo funcionan estos dos métodos. La anticoncepción consiste en impedir directamente la concepción, ya sea por medio de sustancias químicas o de una barrera física. La forma más común de anticoncepción es la píldora. La píldora eleva los niveles de estrógeno y progesterona en el organismo femenino de manera tal que impide que ocurra la ovulación. Si la mujer no está ovulando, le es imposible concebir un hijo. La palabra “anticoncepción” surge de la combinación del prefijo “anti” y el vocablo “concepción”. Textualmente significa “contra la concepción”. Es una frustración activa de la concepción por medio de la alteración de la fertilidad. De manera que los matrimonios que usan la anticoncepción eligen actuar contra su saludable y natural fertilidad [1].

 

La PNF, en cambio, no es una forma de actuar “contra la concepción”. No hay ni sustancias químicas ni barreras que impidan la concepción de una nueva vida. En vez de ello, si los matrimonios tienen graves motivos para posponer un embarazo, pueden elegir el abstenerse periódicamente del acto conyugal.

 

La práctica de la PNF implica el llegar a ser capaces de reconocer los cambios naturales de la fertilidad que ocurren en el cuerpo femenino durante el mes. Por medio de este reconocimiento, los matrimonios saben cuándo la esposa es fértil y cuándo no. A través de este conocimiento, los matrimonios tienen entonces la libertad de elegir el posponer un embarazo o el lograrlo. Si un matrimonio tiene, como explicó Pablo VI, un “motivo grave”, entonces son libres de elegir abstenerse del acto conyugal cuando la esposa es fértil para posponer el embarazo. En ese caso, no hay una modificación forzada de la fertilidad ni tampoco un impedimento contrario a la concepción. Al contrario, hay una armonía con la naturaleza y con el plan de Dios. Ese plan incluye un período natural de infertilidad femenina. Por consiguiente, cuando los matrimonios usan la PNF, eligen cuándo realizar el acto conyugal.

 

El problema moral de la anticoncepción o de elegir impedir la fertilidad consiste en separar el acto sexual de la procreación. La concepción es el fin natural o el telos del acto conyugal. Por lo tanto, el separarlos es un acto gravemente desordenado. La PNF, en cambio, deja abierto el acto conyugal al logro de sutelos. Hay una ventana en cada ciclo femenino en la cual la mujer no puede concebir, no porque ella sea infértil, sino porque así es como funciona su natural y saludable fertilidad. Por ello es que la PNF está “abierta a la vida”, lo cual es esencial para que un acto conyugal sea moralmente lícito. Si bien es cierto que la concepción no va a ocurrir durante ese tiempo del ciclo en que la mujer no está ovulando, el matrimonio está abierto a la posibilidad de la concepción, a diferencia de estar cerrado a ella y de actuar directamente para impedirla.

 

La belleza de la PNF consiste en que se trata de un estilo de vida. De manera que es importante recordar que su propósito no es simplemente evitar un embarazo. El posponer un embarazo es solamente un uso posible de la PNF. Y dicho uso exige un “motivo grave”. La determinación de ese motivo corresponde a los esposos, pero su discernimiento debe tener lugar por medio de una conciencia bien formada. Gaudium et spes señala que los hijos son “el don más excelente” del matrimonio. De manera que el “motivo grave” para evitar este “don más excelente” debe ser una razón seria. La acumulación excesiva de bienes o riquezas no es un motivo grave, porque la venida de otro hijo no es un detrimento para la familia. Ello sería más bien un motivo egoísta, ya que el matrimonio estaría eligiendo los bienes materiales por encima del “don más excelente” que Dios quiere darles.

 

Hay ocasiones, sin embargo, en que es prudente que un matrimonio posponga un embarazo. Por ejemplo, si hay un problema grave de salud en la madre o si los esposos no son capaces en ese momento de enfrentar sus necesidades económicas básicas. No hay una respuesta fácil para determinar cuándo una causa es grave que justifique el uso de la PNF. Pero esta es una decisión que el matrimonio toma con una conciencia que está en conformidad con la ley divina (cf. GS 50). La PNF debe ser usada para postergar el embarazo solamente cuando surge la necesidad, y no para evitar los hijos innecesariamente, ello sería contrario al propósito del matrimonio.

 

La anticoncepción también crea la preocupación de que los esposos se conviertan en objetos de mutuo placer, ya que habla un lenguaje de exigencias y falsos derechos, sin respetar la orientación dadora de vida del acto placentero que han elegido realizar. La anticoncepción purga la decisión de los esposos de los fines naturales del acto conyugal que ellos mismos han elegido realizar. Mientras la anticoncepción claramente actúa contra el bien de la fertilidad y hace que el acto conyugal sea estéril; la PNF respeta y funciona acordemente con el ciclo natural de fertilidad y, a su vez, respeta el acto conyugal y a los mismos esposos.

 

Eric Schafer es un seminarista que estudia para la Diócesis de Arlington, Estado de Virginia, EEUU, en el Theological College de Washington, DC. Su artículo fue publicado originalmente en inglés en el boletín de la Internacional de Seminaristas por la Vida de HLI. Para comentarios y sugerencias acerca de los artículos de este boletín, o para someter artículos, diríjase a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . Estos boletines son colgados periódicamente en español en la página de VHI, en:http://www.vidahumana.org/publicaciones-hli-vhi/boletin-seminaristas-provida.

 

[1]. Nota de VHI: Recordemos que también la píldora (la de uso habitual y la “del día siguiente”), el dispositivo intrauterino (DIU o IUD) y el inyectable Depo-Provera son abortivos parte del tiempo, además de nocivos para la salud de la mujer. Consúltese al respecto: http://www.vidahumana.org/anticoncepcion.

El presidente de HLI aplaude decisión de la Fundación Susan G. Komen para la Cura del cáncer de mama de cortar vínculos con Paternidad Planificada de EEUU.

 

El Padre Shenan J. Boquet, Presidente de HLI, emitió las siguientes declaraciones el 1 de febrero del 2012:

 

“Estamos profundamente agradecidos de que la directiva de la Fundación Susan G. Komen para la Cura haya dado el valeroso paso de separarse de Paternidad Planificada (Planned Parenthood), el proveedor de abortos más grande de EEUU.

 

“Al mismo tiempo que la Fundación recibe perversos ataques verbales en la Internet y en ciertos medios de difusión por parte de abortistas, un creciente número de grupos provida y a favor de la familia le están sinceramente agradeciendo y elogiando por esta decisión que ha tomado.

 

“Mientras más organizaciones y compañías reconozcan lo que de verdad es Paternidad Planificada – un grupo fraudulento, corrupto, destructivo y divisivo, que especialmente ataca, por medio del aborto, a mujeres y niños – más gente razonable y de fe podrán unirse para apoyar causas que de verdad mejoren la salud de las mujeres. Está claro que el aborto no es bueno para la salud de las mujeres.

 

“Abrigo la esperanza de que todos los que de verdad quieren que desaparezca el cáncer de mama, agradecerán a Susan G. Komen para la Cura el haberse separado de Paternidad Planificada por medio del envío de un mensaje electrónico a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , y por medio de comentarios de agradecimiento en su página de Facebook (http://www.facebook.com/susangkomenforthecure?sk=wall) o de Twitter (http://www.facebook.com/susangkomenforthecure?sk=wall)”.

Jueves, 29 de Septiembre de 2011 14:13

LOS HISPANOS EN EEUU: UN GIGANTE PROVIDA POR DESPERTAR.


Hay 48.4 millones de hispanos en EEUU, según el último censo del 2009. Actualmente constituyen la minoría más grande en esta nación. Para el 2050, serán el 30% de la población. Los estados de mayor población hispana son Nuevo México, Texas, California, Arizona, Nevada, Florida  y Colorado en ese orden.

Es precisamente debido al rápido crecimiento de la población hispana y su alto índice de nacimientos, que organizaciones antivida como Planned Parenthood (Paternidad Planificada - PP) han hecho de ellos su principal blanco. En los centros de PP se practican una gran parte de los abortos, tanto quirúrgicos como químicos, como la píldora RU 486 (Mifeprex o Mifepristona), la píldora del día después, etc.  Están localizados en los barrios de las minorías hispanas y afro-americanas. Inclusive PP capacita a jóvenes hispanos para que lleguen con su mensaje antivida a otros jóvenes [1].

La organización “Catholics for Choice”, previamente llamada “Catholics for a Free Choice” [2], también se ha dedicado a hacer de la población hispana su blanco de ataque abortista. Tiene videos en la Internet, así como libros y folletos en español. En agosto del 1992, lanzó su “Latina Initiative” (Iniciativa Latina), que después se convirtió en el National Latina Institute for Reproductive Health, una de las mayores organizaciones hispanas antivida en EEUU [3].

No es de sorprenderse entonces, que el 25% de todos los abortos se estén llevando a cabo en mujeres hispanas. Más de 250,000 bebés hispanos mueren por aborto anualmente en EEUU, a pesar de que, según una encuesta llevada a cabo por Univisión y Associated Press, la mayoría de los hispanos son provida.

En general, los hispanos son provida y profamilia. He podido comprobar una y otra vez, que las mujeres hispanas abortan en casi todos los casos porque desconocen lo que es el aborto, porque les presiona alguien, porque creen que no tienen otra alternativa o por desesperación. Cuando se dan cuenta de lo que han hecho, sufren el síndrome post aborto y es necesario ofrecerles la ayuda para la reconciliación con Dios y la curación psicológica y espiritual, que proporciona la consejería del Proyecto Raquel en las parroquias y el Sacramento de la Confesión.

Más de 9 millones de hispanos votaron en las últimas elecciones presidenciales, 2 millones más que en el 2004; un aumento de un 30%. Actualmente (en el 2011), los hispanos constituyen el 9% de los electores y esa cifra continuará aumentando cada año. No cabe duda alguna de que los hispanos ya pueden ejercer una gran influencia en cualquier elección.

El 67% de los hispanos votaron por el presidente Obama en las últimas elecciones, a pesar de su radical postura abortista. Lo más probable es que la mayoría de ellos no la conocía y pensaban que el Partido Demócrata es el que más puede ayudarles .

Urge informar y motivar a los hispanos en lo que concierne a la defensa de la vida humana, comenzando principalmente en las diferentes diócesis de EEUU, puesto que la mayoría de ellos son católicos.

No es difícil comenzar un grupo provida en una parroquia de la Iglesia Católica. Uno de esos grupos  comenzó cuando un católico hispano llamado Luis, buscó la ayuda de un sacerdote para involucrarse en la defensa de la vida, quien le aconsejó consultar con su párroco. Apoyado por éste, Luis organizó un retiro de un día para las familias y lo anunció a todos los movimientos apostólicos hispanos de su parroquia. La información que transmitió a través de las charlas dadas por un médico y un sacerdote durante el retiro, incluyeron no sólo consejos para los padres en lo que concierne a la enseñanza de la fe a sus hijos, sino también como podría afectar a éstos la “cultura” de la muerte. Varias personas se ofrecieron como voluntarios después de este taller y un grupo grande se reúne cada semana para rezar el Santo Rosario, leer la Biblia e informarse sobre temas y noticias provida. Se ha establecido una buena colaboración con el Comité de Respeto a la Vida [5] en esa parroquia y se han recibido peticiones de ayuda de otras parroquias, para implementar un programa similar.

Estas son algunas de las otras maneras de comenzar a reclutar voluntarios para la labor provida en las parroquias:

-- Hablar en las reuniones de los grupos de la Divina Misericordia, Cursillo, Emaus, etc. y entregarles materiales provida. El grupo de Luis recauda los fondos vendiendo tortillas y tamales mexicanos después de las misas en su parroquia.

-- Vida Humana Internacional ofrece muchos materiales educativos y un curso en línea para informar, motivar y capacitar líderes provida hispanos. También ofrece un programa radial semanal en directo por EWTN Radio Católica Mundial (onda corta) los martes de 4 a 5 PM (hora del Este de EEUU) [4], un boletín electrónico gratis, así como cuatro portales en la Internet, incluyendo el principal: www.vidahumana.org, que recibe cientos de miles de “hits” mensualmente. En este sitio encontrará el catálogo para la adquisición de materiales educativos provida.

-- El Secretariado para Actividades Provida de los obispos de EEUU (Secretariat for Pro-Life Activities), también ofrece excelentes materiales educativos en español. La persona a cargo del ministerio hispano es Mary McClusky, su número telefónico es el 202-541-3070 y el sitio del Secretariado eswww.usccb.org/prolife.

Dios quiera que muchos católicos hispanos puedan involucrarse en defender la fe, la vida y la familia. Estoy segura que si le piden a Nuestra Señora de Guadalupe su intercesión, tendrán un gran éxito en sus esfuerzos.

 

 

Notas:

1. En http://www.vidahumana.org/component/k2/itemlist/category/34-paternidad-planificada encontrará más información sobre las actividades de esta malévola organización.

2. En http://www.vidahumana.org/catolicos-disidentes podrá leer sobre Catholics for Choice y su filial hispana, Católicas por el Derecho a Decidir, así como sobre otras organizaciones que tampoco aceptan algunas de las principales doctrinas de la Iglesia Católica.

3. En http://www.vidahumana.org/component/k2/item/72-los-hispanoamericanos-en-eeuu-ante-la-“cultura”-de-la-muerte podrá leer acerca de esta y otras organizaciones antivida.

4. Para escucharlo en directo por Internet o para averiguar los horarios y frecuencias por onda corta, visite, respectivamente:http://viewers.multicastmedia.com/viewer/viewerframes_parent.asp?b=&p=&networkID=3001834&WMP=1&WMPv=7&RPIE=0&RPNAV=0 yhttp://www.ewtn.com/spanish/Frequencias_radio.asp.

 

John Jalsevac

Cuando Ramona Treviño tenía 11 años de edad sintió que Dios la llamaba a servirle de una manera especial – tanto es así que le dijo a su madre que algún día quería ser monja. Pero menos de 20 años más tarde, Ramona se encontró administrando uno de los lugares menos parecidos a un convento: una “clínica” de Planned Parenthood (Paternidad Planificada). Durante una larga entrevista con LifeSiteNews.com , la madre de 33 años de edad de cuatro hijos confesó que su deseo de la infancia era sólo una de los muchos caminos que recorrió para una gerente inusual de Paternidad Planificada.

Ramona dice que cuando comenzó a trabajar para el gigante del aborto hace tres años, no creía en el aborto, y, aún más sorprendentemente, ni siquiera creía en la anticoncepción. “Siempre he sido personalmente provida”, dice, señalando que cuando quedó embarazada a la edad de 16 años, ni siquiera cruzó por su mente la idea de hacerse practicar un aborto. En lugar de ello, dejó la escuela para cuidar a su hijo a tiempo completo. Cuando se trata de métodos anticonceptivos, Ramona dice que sus puntos de vista se formaron por medio de un CD que recogió durante el curso de preparación para el matrimonio requerido por su diócesis católica – “¿Anticoncepción: por qué no?”, de la teóloga Janet Smith. Ese CD “me abrió mucho los ojos acerca de la anticoncepción”, dice ella, “porque previamente no conocía ni entendía realmente la enseñanza católica sobre la anticoncepción”.

Entonces, ¿cómo una madre católica que está en contra del aborto y de la anticoncepción empieza a trabajar como gerente en una “clínica” de Paternidad Planificada? De alguna manera, dice Ramona, fue tan simple como cualquier búsqueda de empleo. Paternidad Planificada ofrecía aparentemente un gran puesto: no sólo tenía un gran sueldo, sino que el trabajo era de sólo tres días a la semana, lo que le facilitaba atender a su familia. Y aunque ella no creía en el aborto o la anticoncepción, dice que su actitud en ese momento fue de “cada uno a la suyo”. “Siempre he estado en una especie de confusión respecto a la manera en que pensaba”, admite ella, “porque me sentía que si yo era ‘provida’, entonces estaba juzgando a los demás”.

Ramona también dice que se siente como si estuviera “hastiada” de algunas de sus experiencias pasadas y que justificaba lo que hizo, porque “era casi como si yo prefiriera más [que los clientes de Paternidad Planificada] usaran anticonceptivos que luego fueran a abortar a su bebé”, o fueran a tener un hijo del que ellos no se harían cargo. Además, el amigo que le recomendó el empleo (quien más tarde experimentó su propia conversión provida y le dejó su puesto en Paternidad Planificada) enfatizó reiteradas veces que la “clínica” Sherman no cometía abortos.

Pero Ramona pronto descubrió que sólo porque su “clínica” no cometiera abortos, no pudo evitar por completo el sucio secreto de su empleador: se le requería que aconsejara y remitiera a las mujeres que querían abortar a una “clínica” abortista. “La primera vez que hice mi primer asesoramiento sobre el aborto fui a mi oficina y me eché a llorar. Fue muy duro, muy duro, y me sentí muy culpable”.

Pero la “consejería” que impartía le demostró una vez más que ella no encajaba en el molde de Paternidad Planificada. Insiste en que nunca guió a ninguna mujer hacia el aborto, y de hecho, solía remitir a las mujeres al centro provida de la ciudad, hasta que Paternidad Planificada se dio cuenta y le dijo que no lo hiciera más. Sin embargo, al mismo tiempo admite con pesar que nunca trató de detener a una mujer que quería abortar, y daba a las mujeres decididas a abortar la referencia que ellas buscaban.

Al mirar hacia atrás sus años en Paternidad Planificada, a veces Ramona parece perpleja por haberle tomado tanto tiempo levantarse e irse. Una de las cosas que la sostuvo en su camino, dice ella, es que a menudo se sentía como si estuviera haciendo algo digno de mérito. En varias ocasiones, ella y su personal salvaron la vida de algunas mujeres, después de haber detectado incipientes cánceres que potencialmente ponían en peligro sus vidas.

También confiesa, sin embargo, que simplemente se sentía “cómoda” con su estilo de vida. “Es que a veces el Maligno nos engaña. Él trata de pintar un cuadro de ‘esto es bueno para usted, es una bonita imagen, esto es totalmente perfecto ahora mismo. ¿Por qué usted quiere ensuciar algo bueno?’”.

Pero con el tiempo, Ramona no pudo seguir ignorando la culpa que la atormentaba. Comenzó a cuestionar la dedicación de Paternidad Planificada a su presunta misión de “ayudar” a las mujeres, después que continuamente le urgiera aumentar el número de pacientes que visitaban su “clínica” y así aumentar los ingresos. “Fue una de las cosas en las que comencé a ver que ellos no se preocupaban por las mujeres, se preocupaban por el dinero. Mientras haya más mujeres que encajen en el esquema, será mayor la cantidad de dinero que puedan traer. Mientras haya más mujeres a las que se les puedan vender métodos para el control de la natalidad o cualquier otro servicio, eso es lo que importa”.

Las quejas de Ramona sobre las prioridades financieras de su ex empleador han sido repetidas por Abby Johnson, la ex directora de una sede de Paternidad Planificada, en Bryan, Texas, quien se fue tras convertirse en una activista provida en el 2009. “El resultado final de Paternidad Planificada son los números”, dijo Johnson, quien llamó al aborto la “principal fuente de dinero” del grupo.

Este malestar alcanzó su punto más alto a principios de este año 2011, cuando Lila Rose y la organización provida Live Action lanzaron videos clandestinos que muestran a gerentes de Paternidad Planificada ayudando a presuntos traficantes sexuales de niños a conseguir abortos y otros “servicios” para sus prostitutas menores de edad. Después que esos videos fueron puestos en circulación, Paternidad Planificada convocó una reunión de todos sus gerentes regionales. Ramona dice que ella esperaba que la reunión fuera sobre cómo detectar situaciones de abuso o tráfico sexual. Pero en lugar de ello, se estudió la forma de detectar si se los estaban grabando o si eran víctimas de una operación encubierta. Después de esa reunión, dice ella, “tuve una especie de recuerdo de volver y decirle a mi compañero de trabajo ‘he terminado, esto se acabó, tengo que encontrar algo diferente’”.

Pero la gota que rebasó el vaso no llegó hasta la época de la Cuaresma y de la primera campaña 40 Días por la Vida frente a la “clínica” de Ramona en el 2011. Cuando se acercaba la Cuaresma, Ramona decidió hacer un esfuerzo de ir semanalmente a la iglesia, donde su presencia se había vuelto irregular, para leer la Biblia y rezar el rosario todos los días. “Apenas después del tercer día de rezar el Rosario, las anteojeras cayeron”.

Durante meses Ramona había estado escuchando una radio católica, en la cual oyó la primera entrevista a Abby Johnson, después que Abby abandonara Paternidad Planificada. [Nota de VHI: la radio que escuchaba Ramona era la estación católica “Radio Guadalupe” de Dallas Texas.] En esa época, Ramona oyó que la vigilia de 40 Días por la Vida estaba llegando a Sherman. “Pensé: ‘Esto será una oportunidad perfecta para salir… hablar con uno de los manifestantes y pedirles que oren por mí, decirles lo que me está pasando’”. Habló con el hombre que dirigía la campaña local, Gerry, quien le dio un ejemplar de “Unplanned” [No planificado], el libro de Abby Johnson. También la puso en contacto con el equipo de campaña nacional de 40 Días por la Vida, cuyos miembros se ofrecieron a rezar por ella y a darle el apoyo que necesitaba para salir de Paternidad Planificada.

Y sin embargo Ramona continuó dudando, postergando la fecha de su partida por miedo a renunciar a la mitad de sus ingresos familiares y a lanzarse a aguas desconocidas. Pero finalmente, el 1 de mayo de este año [2011], cuando los católicos celebraron la fiesta de la Divina Misericordia y la beatificación del papa Juan Pablo II, Ramona, mientras estaba sentada en la iglesia, recordó que cantó el himno “Señor, cuando vengas a la orilla del mar”. “Para mí, la letra de esa canción me dio la respuesta que necesitaba – en el fondo, sabes, dejar todo a la orilla del mar y simplemente seguir a Jesús y saber que Él cuidará de mí. Eso es lo que yo necesitaba: recordar simplemente que debo confiar en Dios”.

Al día siguiente, Ramona llamó a Lauren, de la oficina nacional de 40 Días por la Vida, y le dijo que se iba de la clínica esa semana. “Ese viernes, 6 de mayo, dejé mi carta de renuncia sobre el escritorio, me aseguré que todo estuviera en orden. Dejé las llaves sobre la mesa, y eso fue todo. Nunca miré hacia atrás”.

Cuando se le pregunta cuáles son sus planes ahora, Ramona dice simplemente que no tiene ni idea – al menos en lo que respecta a los detalles. Sin embargo, sabe que quiere servir a Dios. Dice que ahora mira hacia atrás, a su deseo de la infancia de convertirse en monja como “un susurro” de lo que vendrá. “Dios me estaba llamando y tal vez me decía que había cosas ante mí que van a ser maravillosas, y yo no sabía cómo discernir eso, o no tenía a nadie que realmente lo alimentara. Ahora siento que Dios me está llamando otra vez, y esta vez no quiero ignorarlo”. No sabe exactamente a lo que está siendo llamada, pero cree que probablemente a algún lugar del ministerio provida, quizás promoviendo la abstinencia y la castidad o la planificación natural de la familia.

Pero el primer paso es simplemente presentarse y contar su historia con valentía – no hablar de sí misma, sino hablar de la misericordia de Dios, y la valiosa labor de los activistas provida. Dice que su historia es la de todas las personas “que están ahí fuera luchando por la vida, gastando su tiempo y todos sus esfuerzos y energías para la misión provida, así como las personas que están en las vigilias, quiero que sepan que sus oraciones son escuchadas, es por ello que siento que mi historia es tan importante, no porque sea mi historia, sino porque es la historia de ellos, es lo que ellos han hecho y eso es lo que realmente quiero compartir, para que yo pueda glorificar a Dios”.

Versión original en inglés en http://www.lifesitenews.com/news/exclusive-the-planned-parenthood-manager-who-wanted-to-be-a-nun.

Traducción de José Arturo Quarracino.

Fuente: Notifam, 09-09-11, http://notifam.net/index.php/archives/6824. Notifam.net es la versión al español de LifeSiteNews.com .

 



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia