Monday, 28 May 2012 14:03

ÉL Habló Con Autoridad

Querida Familia de HLI,

Prediquemos a Jesucristo con toda la energía de nuestras vidas. Y apoyémonos unos a otros - sin importar el costo - de modo que cuando presentemos nuestra cuentas al Señor, vamos a ser contados entre los fieles y valientes, y no entre los cobardes o evasivos, o entre aquellos que se comprometieron solo mientras duraron sus convicciones, o aquellos que permanecieron en silencio cuando debería haber dicho la palabra correcta en el momento adecuado. (Arzobispo Charles J. Chaput, O.F.M. PAC).

Con una verdadera autoridad, el Arzobispo de Filadelfia, nos recuerda que en una época en que se ha perdido la brújula moral y parecen satisfechos yendo hacia la deriva sobre las olas de la indiferencia, complacencia y apatía, las enseñanzas de Nuestro Señor y Su Evangelio nos llaman de nuevo al sólido fundamento de La Verdad auténtica.

La Sagrada Escritura da testimonio de que Jesús habló con una autoridad como nadie más (Lucas 4:32). ¿Qué pasa con la autoridad de Jesús, que tan poderosamente ha atraído a algunos, y asustado a otros?
La autoridad única de Jesús esta fundamentada en Su Unidad con el Padre, y Su convicción de hacer la voluntad del Padre. Sus palabras y acciones estaban unidas en un solo acto de amor. ¿No es esto lo que el Arzobispo Chaput está aludiendo? Muchos hoy en día hablan de las cualidades de un buen liderazgo, pero rara vez hablan de la sonora autoridad tal como la vivió Jesús, Sus Apóstoles y los Santos.

Hablando de los líderes judíos de su tiempo, Jesús le dice a la gente que sigan sus enseñanzas, pero que no hagan lo que ellos hacen (Mateo 23:3) En otras palabras, ellos tenían una cierta autoridad legítima en virtud de su posición, pero carecían de la plena autoridad que proviene de la unidad con Dios. Lo que atrajo (o les dio repulsión) a la gente era el amor, convicción y voluntad de Jesús de soportar las consecuencias de decir la verdad.

¿No es acaso éste el tipo de autoridad que necesitamos hoy, y debemos exigírselo a nuestros líderes?

Dos ejemplos de una verdadera autoridad se encuentran en el testimonio de Sebastián Piñera, Presidente de Chile y el Príncipe Alois de Liechtenstein. Ambos hombres dan claros ejemplos de convicción y coraje, y por lo tanto, de una verdadera autoridad. Inflexibles, los dos dan testimonio de amor al Evangelio de la Vida.

El príncipe Alois con valentía proclamó que si la mayoría de los votantes intentó legalizar el aborto a través de un referéndum en las primeras 12 semanas de embarazo de una mujer y en el caso de deformidad fetal, que él iba a vetar este claro atentado contra la vida. Tomando una postura tan clara y potencialmente impopular tiene consecuencias – él se ha colocado en una posición de desacuerdo con algunos de los llamados líderes de Lichtenstein. La decisión de ellos, a la luz de la postura del Príncipe, era el de empujar un nuevo referéndum, el objetivo era el de limitar su poder de veto, una autoridad dada a la monarquía desde 1806.

En su postura a favor de la Ley de Dios y en su clara convicción y valentía, el Príncipe Alois habla con autoridad genuina. Él ha declarado que si a la Familia Real no se le permite ejercer su prerrogativa histórica de vetar la legislación que está en contra de la ley de Dios y de su nación, "ellos se retirarían completamente de la vida política". Esta es convicción y testimonio en el trabajo. ¡Esta es autoridad!

Tenemos otro ejemplo de la auténtica autoridad en el Presidente Chileno Sebastián Piñera, cuyas convicciones se reflejan en sus palabras de gran alcance:

Ellos se olvidan de que Chile tiene una tradición de más de un centenar de años de proteger los derechos fundamentales, que fuimos uno de los primeros países del mundo en establecer la libertad de los hijos de los esclavos y prohibir la esclavitud. Y precisamente la forma en que una sociedad trata a sus miembros más débiles - de la tercera edad, los enfermos, los más pobres, aquellos que sufren algún tipo de discapacidad, y los niños no nacidos - dice mucho sobre su nivel de civilización, de su riqueza material, de la altura de sus edificios, de la calidad de su infraestructura, o de su poderío militar. (21 de marzo de 2012)

Quienes detentan el poder político deben tener en cuenta los ejemplos de estos dos líderes. Están de pie en medio del conflicto, la confusión y el rechazo flagrante de la verdad, y con autoridad y aplomo. Ellos no son movidos por los vientos políticos o agendas ideológicas de sus electores, sino por la verdad objetiva. En lugar de buscar la posición políticamente correcta, aquellos en el liderazgo deben tener en cuenta que se puede conducir al pueblo y a los países a la destrucción. Una convicción tibia eventualmente conduce a ninguna convicción.

Gracias Presidente Piñera y Príncipe Alois por su valentía, convicción y testimonio de auténtica autoridad.

Sinceramente suyo en Cristo,
Padre Shenan J. Boquet
Presidente, Vida Humana Internacional


Noticias » Spirit & Life - Columna Semanal de HLI » ÉL Habló Con Autoridad



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia