Tuesday, 24 July 2012 13:23

La falsa y peligrosa solución de Melinda Gates a la pobreza

 


Empoderar a las mujeres, reducir la pobreza y mejorar el estado general de salud y el bienestar de las mujeres y los niños son nobles objetivos. Al igual que con todas las grandes visiones, sin embargo, lo diabólico está metido en los detalles. Melinda Gates afirma que la clave para reducir la pobreza consiste en inundar el mundo en desarrollo con los anticonceptivos y abortivos.

 

 

Una piedra angular de este esfuerzo es el desarrollo de un nuevo anticonceptivo inyectable que sería análogo al de acetato de medroxiprogesterona disponible en la actualidad, también conocido como el DMPA, o por su nombre comercial Depo-Provera. A diferencia de Depo-Provera, que requiere una inyección intramuscular y debe ser administrada por un profesional de la medicina, esta nueva forma es una inyección auto-administrada por vía subcutánea. La Sra. Gates espera que sus esfuerzos llevarán la anticoncepción por lo menos a otros 120 millones de mujeres en todo el mundo, con el objetivo principal de estar en el África subsahariana y Asia meridional.

Pero, ¿qué es exactamente lo que la Sra. Gates ofrece a estas mujeres? Su "solución" dará como resultado la muerte de un sinnúmero de niños recién concebidos, es posible que las tasas de transmisión del VIH se dupliquen y sin duda aumentará los riesgos de cáncer de mama. Además, los anticonceptivos con sólo progestina están asociados con un riesgo significativo para la formación de coágulos sanguíneos y accidentes cerebro-vasculares.

Hay dos mecanismos de acción de los anticonceptivos inyectables como Depo Provera para prevenir el embarazo. La primera es para prevenir la ovulación para que la concepción no ocurra. Sin embargo, si este mecanismo no tiene éxito y la concepción ocurre, Depo Provera mantiene el revestimiento del útero tan delgado que la implantación no se producirá. El resultado es que la vida recién concebida es abortada.

En la promoción de su causa, la Sra. Gates une sus esfuerzos para expandir el uso de anticonceptivos a la lucha contra el VIH / SIDA. Sin embargo, el uso de un anticonceptivo inyectable no ofrece ninguna protección contra la transmisión del VIH. De hecho, los investigadores de la Universidad de Washington estudiaron a mujeres en África y se encontró que el uso del DMPA ha duplicado las tasas de transmisión del VIH. Citaron tres mecanismos para explicar este aumento. En primer lugar, los anticonceptivos hormonales hacen que la mucosa vaginal se adelgace y desarrolle pequeños desgarros que aumentan la exposición al VIH durante las relaciones sexuales. En segundo lugar, los anticonceptivos hormonales debilitan el sistema inmunológico y reducen la capacidad de una mujer para repeler la infección del VIH. Finalmente, las mujeres que son seropositivas y toman anticonceptivos hormonales arrojan más virus del VIH, lo que las hace más infecciosas.

Claramente, un mayor uso de un anticonceptivo hormonal inyectable no va a ayudar a la lucha contra el SIDA.

Los anticonceptivos hormonales también se asocian con un riesgo significativamente mayor de cáncer de mama. En un estudio del 2012 publicado en el Journal of Cancer Research, los investigadores del Fred Hutchinson Cancer Research Center analizaron específicamente el uso del DMPA y encontraron que duplicaba el riesgo de cáncer de mama. Presionar para que se dé un uso extendido de un medicamento que duplica el riesgo de cáncer de mama en los países en desarrollo, con capacidad limitada para el cribado de rutina para el cáncer de mama, es ilógico y desborda en la  imprudencia.

Por lo tanto ¿por qué la Fundación Gates aboga por una solución de semejante riesgo médico a los pobres de los países en desarrollo? El panorama ofrecido por la estrategia de la Fundación Bill & Melinda Gates nos ayuda a comprender mejor su motivación:

En el 2050, la población mundial se espera que crezca a más de 9 mil millones de personas, un aumento de más del 50 por ciento sobre los niveles de 2005. Este crecimiento sólo exacerbará las desigualdades actuales de la salud para mujeres y niños, ejercerá presión sobre los servicios sociales y recursos, y contribuirá significativamente a la carga mundial de enfermedades, la degradación del medio ambiente, la pobreza y los conflictos. La planificación familiar es una de las mejores inversiones que un país puede hacer para su futuro.

Este esfuerzo es sólo otra reiteración de los principios maltusianos que han existido desde el siglo XIX. La preocupación por la sobrepoblación lleva a grandes esfuerzos para limitar la fertilidad de las personas consideradas "indeseables". La fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger, impulsó la anticoncepción en las comunidades afroamericanas para limitar su crecimiento. Del mismo modo, la Fundación Gates considera la anticoncepción como una forma de limitar la población de los pueblos empobrecidos de África y Asia.

Mejorar la salud y el bienestar de las mujeres no depende de una mayor disponibilidad y uso de anticonceptivos. Ninguna asociación médica profesional recomienda el uso rutinario de los anticonceptivos hormonales en las mujeres sanas, como medio de prevención de una enfermedad o de mantener una buena salud debido a los riesgos significativos asociados con el uso de los mismos.

Por otro lado, las mujeres se empoderan cuando se educan. Un estudio de las mujeres en Chile durante un período de cincuenta años encontró que el factor más crítico en la mejora de la salud materna y reducción de la mortalidad tanto materna como infantil, era una mejor educación, no los anticonceptivos.

La respuesta a la pobreza debe basarse en el respeto a la dignidad de los pueblos pobres - no en su eliminación. Tanto hombres como mujeres necesitan ser educados con el fin de contribuir a la discusión pública y la formulación de la política social, y esto debe incluir la educación en los efectos nocivos de las drogas que la Sra. Gates se propone utilizar para reducir la fecundidad en el mundo en desarrollo. La maternidad debe ser considerada una vocación valiosa y no una carga para la sociedad. Sólo entonces las verdaderas raíces de la pobreza se abordarán.

Melinda Gates y sus socios, incluyendo el gobierno británico y los más grandes proveedores del aborto en el mundo han lanzado una campaña de recaudación de $4 mil millones de dólares para instaurar el control de la natalidad en África, Asia y Latinoamérica. La Señora Gates dice que “No es controversial” el hecho que grupos poderosos y gobiernos promuevan el control de la natalidad en mujeres pobres, pero los hechos muestran que la anticoncepción es controversial por un sinnúmero de razones.

Vea el Video y comparta los hechos: http://youtu.be/bLdr2Am5GaA

www.FactsforMelindaGates.com

_____________________________

La Columna de esta semana es de la colaboradora estadounidense de HLI, Denise Hunnell, MD.

Espíritu y Vida es el boletín electrónico semanal de la columna de la Vida Humana Internacional.

El siguiente artículo fue publicado originalmente en CNSNews.com.

Noticias » Spirit & Life - Columna Semanal de HLI » La falsa y peligrosa solución de Melinda Gates a la pobreza



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia