El pasado 27 de julio (del 2002), la compañía farmacéutica Wyeth dio a conocer que no va a continuar sacando al mercado de Estados Unidos el "anticonceptivo" Norplant, a pesar de la presunta "evidencia" nueva de su "eficacia".

El Norplant consiste de seis tubitos del tamaño de un fósforo o cerilla cada uno que se implantan debajo de la piel del brazo de la mujer. Durante cinco años, los tubitos sueltan paulatinamente la hormona levonorgestrel para presuntamente impedir la ovulación --aunque en realidad el Norplant también impide la implantación del embrión (el ser humano recién concebido) en el útero de su madre, constituyendo ello un aborto temprano.

Concluye el litigio por los daños que el Norplant causó a miles de mujeres en Estados Unidos

Según informa la organización provida de Estados Unidos, Ohio Right to Life, ha concluido el litigio entre la empresa Amercian Home Products, fabricante del Norplant, y las mujeres a las cuales este anticonceptivo-abortivo causó daños físicos. La compañía acordó pagar indenmizaciones 36.000 mujeres que la demandaron por no advertirles adecuadamente acerca de los posibles efectos colaterales y las complicaciones del fármaco. El uso del Norplant en Estados Unidos se ha reducido a una ínfima fracción de lo que era. Queda por ver si en América Latina y en otros países se cometerá el mismo error de fabricar y poner en el mercado este dañino y mortífero producto. Fuente: "Norplant Lawsuits Settled", Ohio Right to Life Educational Foundation Bulletin, abril del 2000.

Los fabricantes del anticonceptivo Norplant en Estados Unidos están negociando un acuerdo a nivel nacional, para compensar monetariamente a alrededor de 40.000 mujeres que dicen haber sido perjudicadas por el uso de éste. El acuerdo podría costarle a los fabricantes hasta 100 millones de dólares.

El Norplant consiste de varios cilindros pequeños que contienen hormonas sintéticas y que son colocados debajo de la piel del brazo de la mujer. El Norplant también puede causar abortos en las primeras etapas del embarazo, por cuanto puede impedir la implantación en el útero del óvulo fecundado, es decir, del nuevo ser humano.

La companía Hoechst Marion Russell, distribuidora de Norplant en este país, anunció la medida debido a que una demanda cada vez menor hacía que su distribución ya no fuera comercialmente viable. Ya en 1995, la British Medical Association había recomendado a sus médicos asociados no continuar ofreciendo Norplant a sus pacientes.



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia