Experiencias y lecciones de vida Read more

Experiencias y lecciones de vida

En diciembre de 1998 me diagnosticaron una enfermedad terminal y me pronosticaron como máximo 5 años de vida.

A unos cuantos días de que se cumpla la fecha más no el pronóstico, he querido reflexionar y compartir con ustedes algunas de las experiencias vividas y lecciones aprendidas.

Mi batalla contra el cáncer Read more

Mi batalla contra el cáncer

Por Magaly Llaguno

Escribí la historia de mi batalla contra el cáncer que consume mi cuerpo, en obediencia a lo que estoy segura es un mandato de Dios. Puesto que mi propósito al escribir mi historia es darle gloria a Dios y ayudar a los que se encuentren en circunstancias similares a las mías, es necesario que las personas que lean este testimonio sepan, que soy una pobre y débil criatura, que sin la ayuda de Dios no hubiera podido librar esta difícil batalla.

Un testimonio viviente de amor a la vida Read more

Un testimonio viviente de amor a la vida

Por Magaly Llaguno

Comenzó su carrera de medicina y al año solicitó la admisión en el Opus Dei. Estudió teología en Roma y se hizo Doctor en derecho canónico, además de médico. En 1971 al regresar a España – su país natal – recibió la ordenación sacerdotal. “Qué alegría”, se habrá dicho a sí mismo, “ahora podré poner todos mis talentos al servicio de Dios y de mis hermanos.”

Un mensaje para todos los que defendemos la vida Read more

Un mensaje para todos los que defendemos la vida

Magaly Llaguno,
Directora Ejecutiva de VHI

Durante mi tiempo de oración y meditación una mañana, Dios trajo a mi mente enseñanzas que todos los cristianos conocemos, pero de las cuales a veces nos olvidamos. La lectura de la Liturgia de las Horas ese día era del Salmo 8: “Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el ser humano para darle poder? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos, todo lo sometiste bajo sus pies: rebaños de ovejas y toros, y hasta las bestias del campo, las aves del cielo, los peces del mar, que trazan sendas por las aguas. Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!”

Los niños inocentes Read more

Los niños inocentes

P. Mariano de Blas La fiesta de los primeros niños que murieron inocentemente por Dios : 28 de diciembre. Entonces murieron después de haber nacido. Y eran poquitos. Hoy mueren antes de nacer. Y son millones. Si por cada niño muerto injustamente depositáramos una flor, llenaríamos muchos estadios de flores. Los primeros murieron porque estorbaban […]

Meditaciones Read more

Meditaciones

La sed que sólo Dios puede saciar

A través de la parabola del pobre Lázaro y el rico (San Lucas 16: 19-31), Jesús nos enseña que aquellos que no ayudan de algún modo a su prójimo, no podrán entrar al Reino de los Cielos y tendrán que ir a otro lugar, donde sufrirán tormentos. Sin embargo, hay otra importante enseñanza de Jesús en esta parábola, que no es tan obvia.

El cristianismo y el misterio del sufrimiento Read more

El cristianismo y el misterio del sufrimiento

Por la Dra. Alice Von Hildebrand

En su magnífica novela, “Los hermanos Karamasov”, Dostoyevsky afirma que la tierra está empapada de las lágrimas de la humanidad. Es cierto que esta tierra es un valle de lágrimas. A toda hora, alrededor del mundo, hay gente que sufre y esto hace que la humanidad se pregunte el por qué.

Cinco casos ilustrativos sobre el derecho a la vida Read more

Cinco casos ilustrativos sobre el derecho a la vida

1.- El padre es asmático, la madre tuberculosa. Tienen cuatro hijos. El primero es ciego, el segundo es sordo, el tercero murió y el cuarto tiene tuberculosis. La madre está embarazada nuevamente. ¿Recomendarías el aborto? 2.- Un hombre blanco viola a una niña negra de 13 años y queda embarazada. ¿Recomendarías al padre de la […]

En esto pensad… Read more

En esto pensad…

Himno Y salta el pequeño Juan En el seno de Isabel. Duerme en el tuyo Jesús. Todos se salvan por él. Cuando el ángel se alejó, María salió al camino. Dios ya estaba entre los hombres. ¿Cómo tenerle escondido? Ya la semilla de Dios crecía en su blando seno. Y un apóstol no es apóstol […]