El riesgo de cáncer de mama debido a la píldora

¿Cómo es posible que la píldora anticonceptiva pueda causar el cáncer?

Dos de las hormonas más importantes que tienen que ver con la reproducción, son los estrógenos y las progestinas. La mayoría de las píldoras que se utilizan para el control de la natalidad, contienen ambas hormonas sintéticas, aunque algunas sólo contienen progestinas. Los experimentos han demostrado que estas hormonas hacen que las células mamarias se multipliquen más rápidamente, lo cual las hace más vulnerables a los carcinógenos o agentes que causan el cáncer.

 

¿Ha sido probada esta afirmación?

Por supuesto que sí, 18 de los 21 estudios realizados desde 1980 con respecto a la conexión entre la píldora y el cáncer de mama, mostraron que las mujeres que toman la píldora tienen un mayor riesgo de cáncer que las que no la toman. El análisis que se hizo en 1990 de las investigaciones que se habían llevado a cabo, [1] mostró que las mujeres que toman la píldora durante 4 años o más, aumentan en un 72%, el riesgo de contraer cáncer de mama.

¿Qué significa el término “aumentan en un 72% “?

Significa que la mujer que toma la píldora tiene un riesgo de un 72% más de probabilidad de contraer cáncer de mama. Por ejemplo, si una mujer ya tiene un riesgo de un 10% de contraer cáncer, un aumento del 72% aumentaría su riesgo al 17.2%.

¿Cuán serio es el problema del cáncer de mama?

Es a nivel mundial. Se trata del tipo de cáncer más común en la mujer y la más frecuente causa de muertes debido al cáncer en mujeres norteamericanas entre las edades de 20 y 59. En EE.UU. anualmente alrededor de 175,000 mujeres reciben el diagnóstico de cáncer de mama, y más de 43,000 mueren de esta enfermedad.[2] Esto significa que aproximadamente una de cada ocho mujeres contraerán este cáncer en algún momento de su vida, y la cuarta parte de ellas morirán debido a éste. El uso de la píldora anticonceptiva, especialmente a temprana edad, con toda certeza aumenta el riesgo de contraer cáncer de mama. Este riesgo es aún mayor, cuando se combina con otros factores, como por ejemplo el aborto provocado, el tratamiento con hormonas, el hecho de que ya hubo un cáncer en la familia y otros factores más.

EE.UU. tiene uno de los más altos índices de uso de contraceptivos orales (del 73 al 90% de las mujeres nacidas después de 1950 [3,4]), y también de abortos provocados, a través del mundo; especialmente en mujeres jóvenes (por ejemplo, 44 abortos por cada 1,000 mujeres menores de 19 años, comparado con 30 abortos por cada 1,000 mujeres en otros países [5].)

¿Corren un mayor riesgo algunos grupos de mujeres?

Así es. Las investigaciones muestran que la píldora anticonceptiva aumenta el riesgo de cáncer en algunos grupos más que en otros. Los grupos que corren un mayor riesgo son los de mujeres jóvenes, mujeres que no han dado a luz, que tienen algún caso de cáncer de mama en su familia, o que tomaron la píldora durante mucho tiempo (4 años o más). También corren un mayor riesgo las mujeres de la raza negra.

¿Por qué corren esas mujeres un mayor riesgo?

El cáncer de mama es más común en EE.UU. entre las mujeres de la raza negra que entre las de la raza blanca de igual edad (45.6, comparado con 40.3 nuevos casos cada año por cada 100,000 mujeres [6]), y es la segunda más común causa de muerte (el cáncer del pulmón es la primera), entre las mujeres de la raza negra. Esto podría ser la consecuencia de un mayor uso de los anticonceptivos hormonales, y de la frecuencia con que abortan. Las mujeres de la raza negra que contraen cáncer de mama generalmente tienen un tipo de cáncer más agresivo, que resulta en un período de supervivencia más corto.

¿Cuál es el riesgo para las mujeres jóvenes?

Los estudios llevados acabo en mujeres que utilizaban anticonceptivos orales a una temprana edad, indican que cuando ellas contraen cáncer de mama tienen tumores más grandes y agresivos, así como una mayor posibilidad de metástasis y un período más corto de supervivencia. [7]

¿Y si ha habido un caso de cáncer de mama en mi familia?

Las mujeres que están en esa situación y toman la píldora, corren un mayor riesgo debido a ambos factores. Por ejemplo, si la madre o la hermana de una mujer ha contraído cáncer de mama, aumentan sus riesgos por otros factores, como el aborto y los contraceptivos orales.

¿Son más riesgosos algunos anticonceptivos?

Sí. Las investigaciones han mostrado que el riesgo de cáncer de mama es casi el triple en las mujeres que usaron la Depo-Provera dos años o más, antes de cumplir los 25 años. [8] El Norplant, que contiene un químico similar al de la Depo-Provera, podría acarrear un riesgo parecido.

¿Los contraceptivos orales afectan a otros tipos de cáncer?

Las píldoras anticonceptivas disminuyen el riesgo de cáncer uterino y de los ovarios, pero aumentan el de cáncer de mama, cervical y del hígado. Se calcula que entre 40,000 y 80,000 nuevos casos de cáncer surgirán en EE.UU. anualmente, cuando se tome en cuenta el efecto que tienen los anticonceptivos orales en los otros tipos de cáncer.

¿Existen otros riesgos debido a los anticonceptivos?

Ciertamente. Los efectos bien conocidos de la píldora son un aumento en la frecuencia con que ocurren los coágulos, presión alta y ataques al corazón, así como migrañas, depresión, pérdida del deseo sexual y otros efectos más. Menos conocido es el hecho de que los anticonceptivos orales y las progestinas inyectables (como la Depo-Provera), aumentan considerablemente el riesgo de contraer y transmitir el VIH (HIV-virus del SIDA).[9,10] Por añadidura, los actuales contraceptivos orales a veces tienen el efecto de provocar el aborto. [11]

¿Cómo puedo protegerme?

Muchos de los factores de riesgo con respecto al cáncer de mama pueden ser evitados: las hormonas (incluyendo los anticonceptivos hormonales), el aborto, el abuso del alcohol, la obesidad, y el exponerse a la radiación. Por añadidura, por cada hijo que da a luz una mujer reduce aún más su riesgo. Cada mes que la mujer amamanta a su hijo reduce el riesgo de cáncer de mama, y también lo reduce el tener un hijo a más temprana edad. La vitamina A (la cual no deben tomar en dosis altas las mujeres que podrían salir embarazadas), y algunos medicamentos “anti-estrógenos” podrían ofrecer alguna protección. Toda mujer (especialmente si tiene uno o más factores de riesgo), debe consultar a un médico con regularidad y practicarse ella misma un examen de los senos.

Puesto que los contraceptivos hormonales y el aborto son tan peligrosos, ¿qué otras opciones tienen las parejas?

Los métodos de planificación natural de la familia (PNF) están disponibles, no requieren el uso de químicos y/o cirugías y no aumentan el riesgo de cáncer. La PNF se basa en la auto-observación que lleva al diagnóstico de los días fértiles de cada mujer, para que libre y responsablemente el matrimonio decida el momento adecuado de tener sus hijos. La observación se basa en el moco cervical y/o la temperatura y/o las características del cuello uterino y/o cálculos (en el método del Ritmo), aunque este último tiene poca efectividad.

Uno de los estudios más grandes que se han llevado a cabo sobre el moco cervical (el método Billings), realizado en 19,843 mujeres en la India por la Organización Mundial de la Salud (OMS), mostró un índice de embarazo de sólo un 0.2 anualmente por cada 200 mujeres.[12] Los métodos de planificación natural de la familia han sido usados para diagnosticar y tratar una gran cantidad de problemas de la reproducción (dolores excesivos y sangramiento durante la menstruación, por ejemplo), que pueden ser tratados más sanamente con métodos menos tóxicos (por ejemplo, suplementos de calcio y magnesio y los fármacos que contienen Ibuprophen).

¿Cómo puedo obtener más información sobre el riesgo de cáncer de mama debido a la píldora?

Puede obtener el libro Breast Cancer, Its Link to Abortion and the Birth Control Pill del Dr. Chris Kahlenborn, publicado por la organización One More Soul. Once de los diecisiete capítulos de este libro tratan sobre el riesgo de cáncer debido a la píldora anticonceptiva. Contiene una extensa bibliografía de más de 500 citas sobre este y otros temas similares. Este folleto se basa en la información que contiene el libro del Dr. Kahlenborn.

¿Donde puedo obtener información sobre la planificación natural de la familia?

De diversas organizaciones; muchas diócesis católicas tienen oficinas para enseñar la planificación natural de la familia, dirigidas a la vida familiar. Las parroquias y los hospitales católicos también constituyen buenas fuentes de información.

Referencias: l. Romieu I, Berlin J.et al. Oral contraceptives and breast cancer. Review and meta-analysis. Cancer. 1990;66: 2253-2263. 2. Landis SH et al. Cancer Statistics, 1999. CA Cancer J Clin. 1999; 49:12-23. 3. Collaborative Group on Hormonal Factors in Breast Cancer. Breast cancer and hormonal contraceptives: further results. Contraception. 1996; 34: Sl-Sl06. 4. Brinton LA, Daling JR et al. Oral contraceptives and breast cancer risk. J Natl Cancer Inst. 6/7/95 87:827-835. 5. Tietze C. Induced Abortion: A World Review. 5th ed. Population Council; 1983. 6. National Cancer Institute. SEER Cancer Statistics Review. 1973-1992: Tables and Graphs. Bethesda, Maryland. 7. Olsson H. Ranstam J, et al. Proliferation and DNA ploidy in malignant breast tumors in relation to early contraceptive use and early abortions. Cancer. 1991; 11: 2043-2046. 8. Skegg DCG, Noonan EA, et al. Depot medroxyprogesterone acetate and breast cancer [A pooled analysis of the World Health Organization and New Zealand studies.] JAMA. 1995: 799-804. 9. Ungchusak et al. Determinants of HIV infection among female commercial sex workers in northern Thailand: results from a longitudinal study. J Ac Inmune Defic Syn Hum Retro. 1996. 12: 500-507. 10. Mostad SB et al. Hormonal contraception, vitamin A deficiency and other risk factors for shedding HIV-1 infected cells from the cervix and the vagina. The Lancet 1997. 350: 922-927. 11. Larimore WL, Stanford J. Postfertilization effects of oral contraceptives and their relationship to informed consent. Arch Fam Med. 9; 2000: 126-133. 12. Ryder RE. “Natural Family Planning” : Effective birth control supported by the Catholic Church. Br Med J.1993; 307:723-726.

El Dr. Chris Kahlenborn es un médico de medicina interna que tiene su consulta privada en Altoona, Estado de Pennsylvania. Es el autor del libro “Breast Cancer, Its Link to Abortion and the Birth Control Pill” (El cáncer de mama, su relación con el aborto y la píldora para el control de la natalidad), en el cual se basó este folleto publicado por la organización One More Soul en inglés con el título: “Breast Cancer Risk from The Pill”. Puede obtener dicho libro de: One More Soul, llamando (en EE.UU.) al 1-800-307-7685 y enviando un donativo de $25.00 por la edición de cubierta suave y $35.00 por la más fuerte. O escriba a: One More Soul 1846 North Main Street, Dayton, OH 45405. E-mail: Ann@omsoul.com. Página web: www.OMSoul.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *