La teología del cuerpo y la Eucaristía Read more

La teología del cuerpo y la Eucaristía

En nuestra reflexión anterior sobre la teología del cuerpo de Juan Pablo II, abordamos el tema de la sacramentalidad primordial del cuerpo del hombre y de la mujer. Juan Pablo II quiso decir con ello que Dios ha impreso en el cuerpo del hombre y la mujer esa naturaleza esponsal, que caracterizó Su alianza con Su Pueblo Israel y que caracteriza Su nueva y definitiva alianza en Cristo con Su esposa la Iglesia, signo de la unidad de la familia humana [1]. De manera que la alianza matrimonial entre el hombre y la mujer, ya en su nivel natural, es reflejo y signo de la alianza que Dios ha querido siempre establecer con la humanidad. Ese carácter esponsal del cuerpo del hombre y de la mujer ha sido una preparación para la elevación a la categoría de sacramento, es decir, de signo eficaz (que hace presente la unión Cristo-Iglesia), que Jesús hizo del matrimonio humano.

La teología del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio Read more

La teología del cuerpo y la sacramentalidad del matrimonio

En nuestra reflexión anterior sobre la teología del cuerpo de Juan Pablo II, abordamos el tema del matrimonio y la familia como ícono (imagen) de la Santísima Trinidad. Sin embargo, además de reflejar la Trinidad, el amor conyugal también ha sido creado por Dios, para reflejar la unión de Dios con la humanidad. El envío del Hijo Eterno al mundo, por parte de Dios Padre [1], y la entrega que el Hijo hizo de Sí mismo por todos nosotros [2], constituyó una nuevo derramamiento del amor de la Santísima Trinidad sobre la toda la creación [3].

El misterio de Dios en la teología del cuerpo Read more

El misterio de Dios en la teología del cuerpo

Ya nos referimos en nuestro boletín anterior al misterio de Dios, del cual, según nos enseña Juan Pablo, el cuerpo del hombre y de la mujer son los signos más elocuentes de la creación material. Pero, ¿a qué se refiere este “misterio escondido desde siglos en Dios” [1]?

Es cierto que Dios es un misterio y, como tal, trasciende infinitamente las capacidades de conocimiento del ser humano. Pero también es cierto que Dios mismo ha querido que el ser humano lo conozca en esta vida, aunque sea de forma limitada. Por ello, Dios se ha revelado a sí mismo en la creación –que es la revelación natural que el hombre puede descubrir por su sola razón, sin necesidad de la fe [2]—y de forma más profunda y completa por medio de la revelación sobrenatural en la historia de la salvación, que alcanza su cúspide definitiva en Jesucristo [3]. “Dios se ha revelado plenamente enviando a su propio Hijo, en quien ha establecido su alianza para siempre. El Hijo es la Palabra definitiva del Padre, de manera que no habrá ya otra Revelación después de Él” [4].

La dimensión sacramental del cuerpo Read more

La dimensión sacramental del cuerpo

En sus catequesis sobre la teología del cuerpo, Juan Pablo habla de la “sacramentalidad” del cuerpo: “En esta dimensión, se constituye un sacramento primordial, entendido como signo que transmite eficazmente en el mundo visible el misterio invisible escondido en Dios desde la eternidad” [1]. El Papa no está diciendo que el cuerpo humano es un sacramento en el sentido en que lo son los siete sacramentos de la Iglesia, que Cristo ha instituido [2]. El sentido en que el Santo Padre usa la palabra “sacramento” para referirse al cuerpo, es mucho más amplio del que se refiere a los siete sacramentos. Lo que Juan Pablo II quiere decir es que el cuerpo es un signo que, de cierto modo, nos ”revela” el misterio invisible de Dios, Quien es espíritu puro [1].

¿Qué es la teología del cuerpo? Read more

¿Qué es la teología del cuerpo?

La teología del cuerpo es el título que el Papa Juan Pablo II le dió a las 129 catequesis sobre el amor, la sexualidad humana y el matrimonio que impartió entre septiembre de 1979 y noviembre de1984 [1].

Es una pena que estas catequesis no hayan sido divulgadas más de lo que ya lo han sido. La riqueza que contienen tiene el potencial de renovar el matrimonio, la familia y la vida entera de la Iglesia y del mundo. Lo que Juan Pablo II nos plantea no es solamente una visión renovada de la sexualidad humana y el matrimonio, sino una visión renovada del hombre y de la mujer como imagen de Dios y, por implicación, una visión renovada de la doctrina católica completa. A través del prisma del matrimonio y el amor conyugal, el Papa nos plantea un redescubrimiento de quién es Dios, quién es Cristo, qué es la Iglesia y quiénes somos nosotros mismos.

La castidad como virtud social Read more

La castidad como virtud social

La castidad es esa virtud que nos capacita para poner nuestra sexualidad al servicio del amor auténtico, que consiste en el don de sí a Dios y a los demás, y en la transmisión de la vida. El amor cristiano tiene dos vocaciones, dos llamados de Dios: uno a la vida consagrada y el otro al matrimonio.