Padre Shenan J. Boquet
Presidente 
Human Life International

Nos hemos enterado del recientemente concluido congreso, titulado “La extinción biológica”, del cual fue anfitrión la Pontificia Academia para las Ciencias (PCC) del Vaticano. Al respecto, hemos expresado nuestra gran preocupación por el daño que se puede causar a las almas cuando en la Iglesia se da una falsa impresión al invitar a conferenciantes que promueven el control demográfico coercitivo, incluyendo el infame programa de China de solo dos hijos por familia y de abortos y esterilizaciones forzosas.

Uno de estos conferenciantes fue Paul Ehrlich, un científico totalmente desacreditado que ha publicado libros favorables al aborto forzoso y otros crímenes contra la dignidad humana. Al terminar este congreso, Ehrlich expresó su satisfacción acerca del evento y declaró que todas las presentaciones, excepto una, fueron “excelentes” y que “todos estuvieron de acuerdo” con que la anticoncepción es un “imperativo moral”, si es que el mundo va a evitar los peores efectos de la “sexta extinción biológica” que ya está en curso. En una reciente entrevista que le hizo el periódico inglés “The Guardian”, Ehrlich sugirió que reducir la población mundial a mil millones de personas tendría un “efecto global provida”. (La población mundial actual es de 7 mil millones de personas.)

Padre Shenan Boquet
Presidente
Human Life International
 

Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos, pues esos tales no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y, por medio de suaves palabras y lisonjas, seducen los corazones de los sencillos. (Romanos 16:17-18).
 

El meollo de la “cultura” de la muerte es el rechazo de Dios y de Su plan para la salvación y el florecimiento de los que lo aman. Aunque este rechazo asume diferentes formas, hay una que nos preocupa de manera particular: el disenso de Sus enseñanzas acerca de la dignidad y el carácter sagrado de la vida humana.
 

Hace poco, Melinda Gates, que públicamente disiente de la doctrina católica que rechaza la anticoncepción pero que es considerada una “católica ferviente”, atribuyó su “éxito” en la vida a la anticoncepción:


Padre Shenan J. Boquet
Presidente
Human Life Internationa
l

Todos debemos profundizar, con la gracia de Dios y sin demora, nuestra vida espiritual. Vivimos en tiempos difíciles. Es hora de decir la verdad con amor y claridad acerca de la confusión que está afectando a los fieles en relación con la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, la familia y la Eucaristía. Debido a mis viajes, me encuentro con muchos sacerdotes de todo el mundo. No me creerían si les digo lo preocupados que se sienten acerca de lo que escuchan de Roma y cómo muchos obispos están interpretando la Exhortación Apostólica del Papa Francisco Amoris laetitia

Si usted ha estado leyendo las publicaciones de Human Life International sobre este tema, sabrá que hemos sido muy respetuosos al afirmar la belleza de la doctrina tradicional de la Iglesia y, al mismo tiempo, insistir en que la práctica no debe contradecir dicha doctrina. Donde exista esa contradicción, la integridad ha fracasado. No se puede echar a un lado la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio como si fuese una pieza arqueológica antigua y llena de polvo. No podemos proceder con “compasión” como si esa doctrina no existiese.

Hemos agradecido su fidelidad a los obispos que, al ver la confusión reinante, han reconocido su responsabilidad pastoral hacia sus sacerdotes y catequistas, han afirmado los elementos positivos de Amoris laetitia, y, al mismo tiempo, han enseñado que este documento no ha cambiado en nada la doctrina tradicional sobre la indisolubilidad del matrimonio y la recepción de la Eucaristía.

Tristemente, los colaboradores más cercanos del Santo Padre no apoyan esta interpretación. Uno de los obispos que sostiene la continuidad de la doctrina y la práctica acerca del matrimonio y la Eucaristía fue duramente criticado públicamente por uno de los cardenales nombrados recientemente por el Papa Francisco. La crítica carecía de sustancia alguna. Los valientes cardenales que presentaron en privado al Papa sus dudas (dubia, en latín) fueron pasados por alto, a pesar de que su presentación se caracterizó por la caridad y la precisión en las cuestiones doctrinales en torno al texto de Amoris laetitia. Debido al silencio del Papa, estos cardenales hicieron públicas sus dudas, para responder a la confusión de muchos fieles que previamente les habían consultado y con la esperanza de suscitar un diálogo sobre estas cuestiones. También ellos fueron duramente criticados en público por parte de muchos miembros de la Curia. La crítica fue expresada, no en términos teológicos, sino por medio de cuestionamientos de los presuntos motivos. En tiempos de mayor sensatez estos injustos ataques personales hubieran sido desestimados por parte de personas pensantes, quienes los hubieran considerado una confesión de la vacuidad de los argumentos de los críticos.

Recientemente los obispos de Malta han publicado unas directrices, para que aquellos de sus fieles que se han divorciado y vuelto a casar civilmente sin anular su primer matrimonio puedan comulgar luego de algún tipo de discernimiento, si se “sienten en paz con Dios”. Hasta la fecha no ha habido clarificación por parte de la Santa Sede, a pesar de que los obispos malteses han reafirmado que su postura es acorde con Amoris laetitia. Esta triste situación sigue a los informes que nos han llegado de que un obispo austriaco de hecho apoya en Amoris laetitia su previa y peligrosa práctica de dar la Comunión a católicos de su diócesis que viven en relaciones adúlteras.

Nota de Prensa de Human Life International (HLI)

Declaración del Padre Shenan J. Boquet, Presidente de HLI, acerca de la orden ejecutiva de Donald Tump que prohíbe el uso del dinero de los contribuyente de EEUU para financiar el aborto en el extranjero:

“La familia entera de HLI quisiera agradecer al nuevo Presidente de EEUU, Donald J. Trump, por reinstaurar la ley conocida como Política de Ciudad México, la cual asegura que la ayuda económica de EEUU a otros países no vaya a organizaciones que cometen o promueven el aborto. Esta orden ejecutiva de sentido común es un importante paso hacia la restauración de la credibilidad de EEUU como país que tiene una política de ultramar que respeta la vida humana inocente. Esta política también es objeto de apoyo por parte de la mayoría de los estadounidenses. Según las encuestas de Gannett del 2009, la orden ejecutiva del entonces Presidente Barack Obama de revocar la Política de Ciudad México fue considerada un ejemplo de extremismo en cuanto a la promoción del aborto en el extranjero en vez de la promoción de la salud de las mujeres. Nuestros afiliados y colaboradores en todo el mundo han sido testigos de los estragos que cada día han causado la política extranjera de EEUU en favor del control demográfico, y cómo este perjudica a las mujeres, a las familias y a la credibilidad de EEUU en los países en desarrollo.

“Sin embargo, hay mucho que queda por hacer. La Política de Ciudad México debe ser permanente y deben realizarse auditorías a las organizaciones que reciben subsidios del gobierno federal de EEUU a través de su Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y otras agencias federales, para asegurar que esta política de verdad entre en vigor. El gobierno de Donald Trump ha cumplido con una importante promesa a los que lo eligieron. Oramos para que estas decisiones provida continúen y que todo el apoyo federal al aborto que queda todavía sean eliminado sin demora, de manera que cada vez nos acerquemos más al día en que terminen todos los abortos, que toda vida humana inocente sea bienvenida y que todas las mamás reciban el apoyo que necesitan en su decisión de acoger nuevas vidas en este mundo”.

Contacto en español: Adolfo J. Castañeda, MA, STL Director de Educación para el Mundo Hispano Vida Humana Internacional Sección hispana de HLI (305) 260-0525 Miami, Florida, EEUU

Cecilia Rodríguez Galván
Asesora de Vida Humana Internacional
Temas Educativos

 

En 2008, 26 Ministros de Educación y 30 Ministros de Salud se reunieron en la Ciudad de México en la cumbre de la XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA y adoptaron la Declaración Ministerial “Prevenir con Educación” (“la Declaratoria” o “la DM”). Con esta declaración se creó uno de los compromisos más ambiciosos para los grupos que implementan la “educación” sexual genitalista en todo el mundo y que se dirigió específicamente a América Latina como un área de “educación” integral en sexualidad (EIS).

 

Tras la firma de la DM, se han realizado evaluaciones de su implementación por parte del gigante abortista Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés). La IPPF ha detectado cómo en gran parte de la región, tanto en materia legislativa como en el desarrollo de programas y contenido curricular, han logrado alcanzar los objetivos de la declaración. En 2015 el promedio de avance general para los 17 países evaluados fue de 69% [1].

 

Entre las acciones programáticas de la IPPF está el asegurar la implementación de “consejería” amigable a los jóvenes, que va acompañada de la eliminación de la patria potestad para la toma de decisiones de salud [2].

 

Entre las estrategias, los recursos y el marco legal de la IPPF, está el imponer los “derechos sexuales y reproductivos” [aborto encubierto], así como el establecimiento de recursos, marcos legales para lograr introducirlos en la educación y la salud, y campañas que han demostrado ineficacia a nivel mundial [3].

 

La “educación” sexual de la IPPF planteada a partir del sistema educativo y de salud en todo el mundo reclama ser “promoción de la salud sexual”. Sin embargo, podemos evidenciar que NO está enfocada en dar información veraz respecto del uso de la sexualidad sino en informar que a cualquier edad la libertad sexual es un “derecho” [4].

 

La Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo que la ONU llevó a cabo en El Cairo en 1994 (CIPD), donde intentó implantar el aborto como un “derecho” internacional, supuso la creación de nuevos currículos cuyo implantación dejó al derecho soberano de cada país [5]. Sin embargo, a través de los años el presunto “bien” de incluir “servicios sexuales y reproductivos” ha dado como resultado el mal que constituye el fomento de las relaciones sexuales en los jóvenes, como veremos a continuación.

 

Por ejemplo, en Inglaterra, un meta-análisis, que incluyó 30 estudios en 9,642 chicas adolescentes, demostró que los programas no logran que las jóvenes retrasen las relaciones sexuales. Otros 11 estudios, en este caso, de varones, en 7,418 jóvenes, llegaron a la misma conclusión. Se estudió la incidencia de las campañas y los programas escolares impartidos durante 30 años con vistas a lograr el retraso de la actividad sexual, el aumento del uso de anticonceptivos y la reducción de embarazos en adolescentes. Los autores concluyen que la “educación” sexual que se ha impartido desde 1970 no ha conseguido ninguno de esos tres objetivos [6]. No estamos a favor de que se les informe ni dé anticonceptivos a los estudiantes. Pero el punto es que ni siquiera esta meta, que es informe a la fracasada ideología de esta “educación” sexual, se logró cumplir.

 

Otro estudio que cubrió los años de 1998 a 2007, arrojó que las clínicas de salud diagnosticaron casi 250,000 casos nuevos de infecciones de transmisión sexual (ITS) en 1998 y que esta cifra se elevó a casi 400,000 en 2007. En cuanto a otros casos de ITS, las clínicas registraron casi 150,000 en 1998 y casi 250,000 en 2007. Y en cuanto a los casos de ITS en las clínicas de medicina genitourinaria (GUM clinics), se registraron 300,000 casos de ITS en 1998 y 350,000 en 2007 [7].

 

La “educación” sexual de la IPPF y otras entidades antivida ha sido un monumental fracaso en todo el mundo y, en particular, en América Latina. Los padres de familia deben tomar nota de ello y unirse a otros padres, para impedir que continúe el daño moral, espiritual y físico a sus hijos que estos programas causan.

 

Notas: [1]. Cf. El documento completo en PDF con todas sus gráficas y fuentes, pág., 3 en: [2]. Cf. Íbid., pág. 4. [3]. Cf. Íbid., pág. 5. [4]. Cf. Íbid., pág. 10. [5]. Cf. CIPD, par. [6]. Cf. British Medical Journal (324: 1426; 2002). Citado en Ibíd., pág. 12. [7]. Cf. “Sexualy Transmitted Infections”. Health Protection Agency Centre. TOI Infections. 18 de marzo de 2009. Gráfica citada en Ibíd., pág. 13.



Vida Humana necesita su Ayuda para continuar defendiendo la Fe, la Vida y la Familia